Hands On: Ma­fia III

Pro­ba­mos por va­rias ho­ras el tí­tu­lo de Han­gar 13 y 2K. És­tas son nues­tras im­pre­sio­nes

Publimetro Ciudad de Mexico - - ESPECIAL MODA - @mo­bli­na mme­drano@ign.com

Con un tí­tu­lo co­mo Ma­fia III, no só­lo se tra­ta de que el jue­go sea tre­men­da­men­te di­ver­ti­do, sino que tam­bién tie­ne que ser in­tere­san­te. Han­gar 13 real­men­te lo en­tien­de y la na­rra­ti­va de Ma­fia III es es­pec­ta­cu­lar. No so­la­men­te es el mon­ta­je; son los diá­lo­gos, el rea­lis­mo, el cui­da­do que ca­da cua­dro tie­ne y, por su­pues­to, la mú­si­ca, que no só­lo acom­pa­ña los mo­men­tos más im­por­tan­tes e im­pac­tan­tes, sino que ade­más los lle­na de sen­sa­cio­nes que en ver­dad ha­cen que se te eri­ce la piel.

Po­cas co­sas son tan dis­fru­ta­bles co­mo ma­ne­jar por una ciu­dad di­gi­tal en la que las le­yes no apli­can pa­ra ti, mien­tras que es­cu­chas a los Ro­lling Sto­nes; o ver una cuts­ce­ne de una fa­bu­lo­sa his­to­ria con la mú­si­ca de Aret­ha Fran­klin. El sound­track de Ma­fia III es un ho­me run.

La bru­ta­li­dad en el jue­go es cla­ve. Des­de an­tes de que co­mien­ces a ju­gar, Han­gar 13 pone un avi­so en don­de acla­ra que la bar­ba­rie pre­sen­ta­da en la his­to­ria no re­pre­sen­tan en nin­gún sen­ti­do su opi­nión. Lla­ma la aten­ción y asu­mo que es­to se re­fie­re es­pe­cí­fi­ca­men­te al ra­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción desata­da en Es­ta­dos Uni­dos, que des­afor­tu­na­da­men­te si­gue sien­do tan ac­tual co­mo lo era en la épo­ca del jue­go, a fi­na­les de los 60.

Du­ran­te el hands-on pro­ba­mos dos par­tes: la pri­me­ra es el ini­cio del jue­go y la se­gun­da te ade­lan­ta den­tro del mis­mo, por va­rias ho­ras. En la pri­me­ra par­te tan­to la his­to­ria co­mo las mi­sio­nes son muy li­nea­les. Los pro­ble­mas por lo ge­ne­ral tie­nen una so­lu­ción ideal, aun­que el jue­go te ofrez­ca mu­chas li­ber­ta­des. To­da es­ta “in­tro­duc­ción” (que en reali­dad du­ra unas tres ho­ras) es muy dis­fru­ta­ble ya que va te­jien­do la his­to­ria mien­tras que cru­za mi­sio­nes que van sal­tan­do en el tiem­po.

El pri­mer gran re­to vie­ne cuan­do te tie­nes que es­ca­bu­llir en una ba­se pa­ra en­con­trar al lí­der de un gru­po. Mien­tras que al­ter­nas en­tre si­gi­lo, head shots a dis­tan­cia, ti­ros a que­ma­rro­pa, sil­bi­dos pa­ra dis­traer a tus enemi­gos y aná­li­sis de tu ra­dar, ten­drás la op­ción de cu­rar­te si es que en­cuen­tras un kit mé­di­co.

Pe­ro en la se­gun­da par­te, la li­ber­tad es mu­cho más mar­ca­da. Ca­da mi­sión la pue­des abor­dar de una for­ma dis­tin­ta: pue­des pe­dir apo­yo, uti­li­zar un sni­per o en­trar si­gi­lo­sa­men­te. Es ge­nial por­que la va­rie­dad de ar­mas y bom­bas que tie­nes te per­mi­ten to­mar va­rios ca­mi­nos y crée­me, si lan­zas una bom­ba mo­lo­tov las co­sas se­rán muy dis­tin­tas a si dis­pa­ras a lo lejos o de­ci­des ata­car con con­tac­to.

Una de las co­sas que más dis­fru­té fue el en­torno y la in­ter­ac­ción con el mis­mo. New Bor­deaux lu­ce ab­so­lu­ta­men­te fa­bu­lo­so y por su­pues­to, no po­dría fal­tar la es­ce­na en el icó­ni­co Mar­di Gras. La ilu­mi­na­ción es ab­so­lu­ta­men­te her­mo­sa y mien­tras los días y las no­ches pa­san, el mun­do de Ma­fia III se sien­te vi­vo. De­bo de­cir que sí me en­con­tré con un gru­po de per­so­na­jes que es­ta­ban in­mó­vi­les en su po­si­ción, pe­ro sal­vo ese ca­so los de­más fun­cio­nan de for­ma ge­nial con el es­ce­na­rio.

En cuan­to al do­bla­je en es­pa­ñol, lo pro­bé por al­gu­nos ni­ve­les y de­bo de­cir­les que no es ma­lo, pe­ro tam­po­co es la­tino. Es­to es una cues­tión com­ple­ta­men­te de gus­tos, pe­ro es una reali­dad que el do­bla­je cas­te­llano po­dría mo­les­tar a al­gu­nos. Aun­que per­so­nal­men­te pre­fie­ro ju­gar en in­glés, hu­bie­ra si­do ge­nial te­ner la op­ción de es­cu­char­lo en es­pa­ñol la­tino.

Lin­coln Clay es un gran pro­ta­go­nis­ta, que con to­do y su vio­len­cia y ra­bia, que­dé fas­ci­na­da por su his­to­ria. Aun­que pa­ra al­gu­nos las mi­sio­nes po­drían ser re­pe­ti­ti­vas –mien­tras que pa­san de ma­tar a uno y otro–, el de­mo fue real­men­te di­ver­ti­do. Sa­lien­do de aquel cuar­to dos ideas pre­do­mi­na­ban en mi ca­be­za: “los es­cri­to­res de Han­gar 13 son muy bue­nos” y “oja­lá pu­die­ra ju­gar un po­co más”. MAR ME­DRANO

/ ES­PE­CIAL

La bru­ta­li­dad en las ca­lles de New Bor­deaux en Ma­fia III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.