IOAN GRI­LLO

Des­car­na­do es el re­la­to que el au­tor aven­ci­da­do en Mé­xi­co rea­li­za so­bre las pan­di­llas de La­ti­noa­mé­ri­ca en su li­bro Cau­di­llos del Cri­men. Ex­pli­ca cuá­les son sus ne­xos con el po­der po­lí­ti­co y qué ha­bría que ha­cer pa­ra erra­di­car­las.

Publimetro Ciudad de Mexico - - MUNDO - MATÍAS CAR­VA­JAL ME­TRO WORLD NEWS

“HOY DO­MI­NAN LOS SUPERVILLANOS” “No es coin­ci­den­cia que es­tas mi­li­cias cri­mi­na­les ha­yan bro­ta­do al mis­mo tiem­po en Bra­sil, Mé­xi­co, Co­lom­bia, etc, sino que mues­tra una ten­den­cia re­gio­nal, pro­duc­to de cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas” Ioan Gri­llo au­tor de Cau­di­llos del Cri­men

Atraí­do por el tru­cu­len­to ne­go­cio de las dro­gas, el au­tor de Cau­di­llos del

Cri­men ate­rri­zó en Mé­xi­co a prin­ci­pio del si­glo XXI pa­ra bus­car res­pues­tas del ori­gen y cús­pi­de de es­ta ver­da­de­ra pan­de­mia cri­mi­nal. “Cre­cí en Brigh­ton, un lu­gar de di­ver­sión en In­gla­te­rra don­de se con­su­men mu­chas dro­gas”, di­ce al tiem­po que re­cuer­da que cua­tro co­no­ci­dos mu­rie­ron por so­bre­do­sis de he­roí­na. “Esas muer­tes des­per­ta­ron mi in­te­rés por la bru­ta­li­dad del ne­go­cio de las dro­gas. Que­ría sa­ber có­mo fun­cio­na­ban los cár­te­les y quié­nes es­ta­ban de­trás de ellos”.

Ya en el DF co­men­zó a re­por­tear po­li­cia­les pa­ra el pe­rió­di­co New. “En el 2004 me en­via­ron a la fron­te­ra de Ta­mau­li­pas con Te­xas a cu­brir el nar­co­trá­fi­co. En ese en­ton­ces ya se in­cu­ba­ba una nue­va for­ma de vio­len­cia que ex­plo­tó en el 2008 y que bá­si­ca­men­te res­pon­de a la trans­for­ma­ción de pan­di­lle­ros en gru­pos mi­li­ta­ri­za­dos. Tam­bién coin­ci­de con el ini­cio de las de­ca­pi­ta­cio­nes”.

¿Qué di­fe­ren­cia a las pan­di­llas la­ti­noa­me­ri­ca­nas de las del res­to del mun­do?

La vio­len­cia. En Mé­xi­co, por ejem­plo, en los úl­ti­mos años se cuen­tan la ma­sa­cre de Ta­mau­li­pas (70 muer­tos), Ayo­zi­na­pa (43 es­tu­dian­tes des­apa­re­ci­dos) y una ba­ta­lla cam­pal en Mi­choa­cán que in­vo­lu­cró a mi­les de per­so­nas. No hay com­pa­ra­ción, por ejem­plo, de la vio­len­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca con la vio­len­cia de la ma­fia ita­lia­na.

¿Por qué en La­ti­noa­mé­ri­ca?

No es coin­ci­den­cia que es­tas mi­li­cias cri­mi­na­les ha­yan bro­ta­do al mis­mo tiem­po en Bra­sil, Mé­xi­co, Co­lom­bia, etc, sino que mues­tra una ten­den­cia re­gio­nal, pro­duc­to de cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas. Yo iden­ti­fi­co tres: de­sigual­dad, nar­co­trá­fi­co (LA­TAM pro­du­ce ca­si el 100% de la co­caí­na a ni­vel mun­dial) e ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les. Sin ins­ti­tu­cio­nes no hay jus­ti­cia, lo que lle­va a es­tos gru­pos a im­par­tir­la.

La ley de la sel­va…

Sí, do­mi­na­da por una nue­va ra­za de supervillanos que son un hí­bri­do de CEO cri­mi­nal, rocks­tar de­lic­ti­vo y ge­ne­ral pa­ra­mi­li­tar. Lle­nan el ima­gi­na­rio po­pu­lar co­mo an­ti­hé­roes de­mo­nía­cos. No só­lo pro­ta­go­ni­zan can­cio­nes

un­der­ground en el nar­co­mun­do, tam­bién los re­crean en te­le­no­ve­las, pe­lí­cu­las e, in­clu­so, vi­deo­jue­gos. Hoy do­mi­nan los supervillanos.

¿Hay so­lu­ción pa­ra es­te pro­ble­ma?

No exis­te una sil­ver bu­llet, pe­ro sí cier­tos es­fuer­zos que se pue­den ha­cer en la po­lí­ti­ca con­tra las dro­gas. Por ejem­plo, ¿qué sen­ti­do tie­ne que el con­su­mo si­ga sien­do pe­na­li­za­do en Mé­xi­co si es que Ca­li­for­nia lo va a le­ga­li­zar en el cor­to pla­zo? ¡Nin­guno! Tam­bién hay que po­ten­ciar las ins­ti­tu­cio­nes y com­ba­tir la de­sigual­dad.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.