PINK FLOYD, RO­GER WATERS Y LOS MU­ROS DE LA CDMX

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - FRAN­CIS­CO HER­NÁN­DEZ @PAKOSOMX * Es­ta co­lum­na no re­fle­ja el pun­to de vis­ta de Pu­bli­me­tro, sino de su au­tor, quien es co­la­bo­ra­dor de Ibe­ro 90.9

No ha­ce fal­ta que sea­mos la Ale­ma­nia di­vi­di­da pa­ra su­frir por la se­pa­ra­ción de los mu­ros y mu­ra­llas. El Dis­tri­to Fe­de­ral –o la CDMX co­mo nos la han ve­ni­do ven­dien­do–, y en ge­ne­ral, to­do nues­tro país, tie­nen los pro­pios.

El pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre, el go­bierno del DF, en coor­di­na­ción con el Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial y la Segob, im­pi­die­ron el pa­so de los ma­ni­fes­tan­tes que mar­cha­ban rum­bo a la plan­cha del Zó­ca­lo, pa­ra mos­trar su re­cha­zo an­te el go­bierno pe­ñis­ta, re­pre­sen­ta­do por un ré­gi­men lleno de erro­res, omi­sio­nes y a to­das lu­ces, do­lo­sos ac­tos re­pre­si­vos y co­rrup­tos.

Ese día, mi­les de per­so­nas, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, to­ma­ron su de­re­cho de li­bre ma­ni­fes­ta­ción pa­ra ha­cer­se oír y lle­gar en paz an­te un pre­si­den­te que se ha mos­tra­do cie­go y sor­do, co­mo to­dos los for­ma­dos en las fi­las de su par­ti­do.

La mu­ra­lla im­pues­ta por el ré­gi­men fue cons­trui­da no só­lo con va­llas y po­li­cías fe­de­ra­les, tam­bién con mi­les de aca­rrea­dos, ca­da uno co­mo un la­dri­llo más del mu­ro. Re­for­za­do és­te con la du­re­za del tam­bién mu­ro in­for­ma­ti­vo de los me­dios ofi­cia­lis­tas que ca­lla­ron es­ta pro­tes­ta.

Lo an­te­rior no es sor­pren­den­te por par­te del ré­gi­men: lo vis­ce­ral es el do­ble dis­cur­so del Je­fe de Go­bierno, que a la par de cer­car la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca, anun­cia­ba gra­tis el me­ga-concierto de Ro­ger Waters –ex ba­jis­ta de Pink Floyd– en el mis­mo Zó­ca­lo.

Waters, que en es­ta gi­ra pre­sen­ta una sor­pren­den­te re­vi­sión de su épo­ca do­ra­da con Pink Floyd, con­ti­núa en su lí­nea con­tes­ta­ría e in­sur­gen­te en con­tra de los opre­so­res de la so­cie­dad. Pro­tes­ta que vi­ve a tra­vés del con­cep­to que ha in­flui­do a sus se­gui­do­res en to­das es­tas dé­ca­das.

De pan y cir­co se ali­men­ta la ig­no­ran­cia que nu­tre los ac­tos re­pre­si­vos. Aquí ca­ben al­gu­nas pre­gun­tas so­bre el me­ga concierto del pró­xi­mo sá­ba­do 1 de oc­tu­bre: ¿Al­guien le ha­brá con­ta­do ya a Waters so­bre los mu­ros y mu­ra­llas me­xi­ca­nos? ¿Le zum­ba­ron los oí­dos a Pe­ña y le pue­de sig­ni­fi­car el dis­cur­so de Waters de la no­che del 28? ¿El mis­mo Ro­ger sa­brá que las ba­rri­ca­das más pe­li­gro­sas pa­ra Mé­xi­co no es­tán en los pla­nes de Trump, sino en los ac­tos de su go­bierno? ¿Sa­brán Pe­ña, Trump y Man­ce­ra que sus ba­rre­ras, men­ti­ras y ame­na­zas no se pue­den ocul­tar ba­jo el eclip­se de la Lu­na?

Y la más im­por­tan­te de to­das: ¿los asis­ten­tes al­za­rán el pu­ño en mues­tra de re­sis­ten­cia, o se­rá por me­ro en­tre­te­ni­mien­to? Por­que al fi­nal, co­mo Waters di­jo en su men­sa­je de con­sig­na, an­tes de to­car Ani­mals... “Si no es­tás enoja­do, en­ton­ces no es­tás po­nien­do aten­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.