AN­TE EL “DES­TA­PE” DE VA­RIOS PER­SO­NA­JES PO­LÍ­TI­COS, ¿PO­DE­MOS EN­TEN­DER QUE LA CA­RRE­RA PRE­SI­DEN­CIAL RUM­BO A 2018 HA INI­CIA­DO?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - MA­RIA­NA GÓ­MEZ DEL CAM­PO MAR­CE­LA GUE­RRA

Las elecciones del 5 de ju­nio de 2016 mar­ca­ron un pun­to de quie­bre en el ac­tual se­xe­nio. Fue­ron un pa­rá­me­tro pa­ra eva­luar no só­lo a los go­bier­nos es­ta­ta­les sino a la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral a 4 años de su ini­cio. El re­sul­ta­do lo co­no­ce­mos, fue un des­ca­la­bro sor­pren­den­te pa­ra el PRI.

Lo an­te­rior de­mues­tra dos co­sas: la pri­me­ra, que los par­ti­dos po­lí­ti­cos en Mé­xi­co de­ben ha­cer un tra­ba­jo ver­da­de­ra­men­te ho­nes­to y sa­car de sus fi­las a los per­fi­les que les ha­cen un da­ño im­por­tan­te a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y al país; por otro la­do, la ciu­da­da­nía en­vío un men­sa­je cla­ro a Los Pi­nos: “no va­mos por la ru­ta co­rrec­ta” ni en ma­te­ria eco­nó­mi­ca ni en la de se­gu­ri­dad.

Es le­gí­ti­mo el de­re­cho de cual­quie­ra a ex­pre­sar su as­pi­ra­ción pa­ra con­ten­der por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, sin em­bar­go, tam­bién es im­por­tan­te ser trans­pa­ren­tes y ha­cer­lo en un te­rreno jus­to. Des­de mi pers­pec­ti­va, quien ten­ga al­gu­na pre­ten­sión pue­de y de­be con­tri­buir con ideas des­de es­te mo­men­to pa­ra ge­ne­rar las so­lu­cio­nes que re­quie­re el país. Los ciu­da­da­nos ya no quie­ren pa­la­bras bo­ni­tas sino que exi­gen ac­cio­nes.

Se­gún Pa­ra­me­tría, en su úl­ti­ma car­ta so­bre la elec­ción pre­si­den­cial, el PAN aven­ta­ja a los de­más par­ti­dos con un 32% de pre­fe­ren­cia efec­ti­va. Le si­guen el PRI con 24%, Mo­re­na con 21% (con un per­so­na­je que lle­va años en una per­ma­nen­te cam­pa­ña pre­si­den­cial), PRD con 8% y con 4% o me­nos los de­más par­ti­dos. En Ac­ción Na­cio­nal es­ta­mos cons­cien­tes de que es­tos re­sul­ta­dos de­be­mos va­lo­rar­los en su jus­ta di­men­sión, con hu­mil­dad y sen­si­bi­li­dad. Por un la­do, hay ciu­da­da­nos que re­co­no­cen que en ma­te­ria eco­nó­mi­ca los se­xe­nios del PAN ge­ne­ra­ron es­ta­bi­li­dad, mues­tra de ello fue que no hu­bo un es­ce­na­rio de de­va­lua­ción del pe­so co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do, tam­bién hay quie­nes iden­ti­fi­can que se com­ba­tie­ron nues­tros prin­ci­pa­les pro­ble­mas en lu­gar de op­tar por ocul­tar­los. Por otro la­do, hay mexicanos que en sus es­ta­dos quie­ren po­ner al­to a dé­ca­das de ser go­ber­na­dos por un mis­mo par­ti­do y que, co­mo ocu­rrió en ju­nio pa­sa­do, iden­ti­fi­can el po­der de su vo­to pa­ra fre­nar años de abu­sos y cas­ti­gar la co­rrup­ción. Lo que no po­de­mos per­der de vis­ta es que es­ta­mos aún le­jos del 2018 y te­ne­mos fren­te a no­so­tros el de­ber de dar re­sul­ta­dos en los es­ta­dos que ac­tual­men­te go­ber­na­mos así co­mo de­be­mos ha­cer des­de el Con­gre­so lo que es­tá en nues­tras ma­nos pa­ra que el país sal­ga ade­lan­te en es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les.

El 2018 se­rá un año his­tó­ri­co, un año en el que el país con­fir­me su vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca nu­tri­do de una po­bla­ción jo­ven que qui­zá no re­cuer­da las dé­ca­das en las que im­pe­ra­ba el par­ti­do he­ge­mó­ni­co pe­ro que es­tá de­seo­sa de que Mé­xi­co se ol­vi­de de las crisis, del es­tan­ca­mien­to y de la in­se­gu­ri­dad pa­ra ser el país pro­me­te­dor, de avan­za­da y de opor­tu­ni­da­des que po­de­mos ser. Te­ne­mos to­do, só­lo ne­ce­si­ta­mos de­ci­dir­nos. Nues­tro prin­ci­pal freno es la co­rrup­ción, el vo­to es la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa pa­ra com­ba­tir­lo.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE) tie­ne en­tre sus fa­cul­ta­des, la de ga­ran­ti­zar la ce­le­bra­ción pe­rió­di­ca y pa­cí­fi­ca de las elecciones pa­ra re­no­var a los in­te­gran­tes de los Po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Eje­cu­ti­vo de la Unión. Al mis­mo tiem­po, es la má­xi­ma au­to­ri­dad que ba­jo los prin­ci­pios de cer­te­za, le­ga­li­dad, in­de­pen­den­cia, má­xi­ma pu­bli­ci­dad y ob­je­ti­vi­dad, ase­gu­ra el desa­rro­llo de la vi­da de­mo­crá­ti­ca en el país.

An­te es­ta gran res­pon­sa­bi­li­dad, es im­por­tan­te que el INE se man­ten­ga aler­ta an­te las ac­cio­nes que lle­van a ca­bo per­so­na­jes que han anun­cia­do abier­ta­men­te su in­te­rés de ocu­par la si­lla pre­si­den­cial: An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, Ra­fael Moreno Va­lle, Mar­ga­ri­ta Za­va­la, Miguel Án­gel Man­ce­ra y Miguel Már­quez Már­quez. Es­to es­tá ocurriendo a 27 me­ses que aún le fal­tan al ac­tual je­fe del Eje­cu­ti­vo pa­ra con­cluir su man­da­to y a 18 me­ses de las elecciones que re­no­va­rán la pre­si­den­cia de nues­tro país.

La po­bla­ción en ge­ne­ral co­mien­za a per­ci­bir es­ta an­sie­dad po­lí­ti­ca de quie­nes tie­nen el de­re­cho le­gí­ti­mo de pos­tu­lar su can­di­da­tu­ra. Si bien es cier­to que exis­ten re­glas no es­cri­tas que for­man par­te del jue­go po­lí­ti­co pa­ra lle­gar al po­der, de­be­mos exi­gir que el mar­co le­gal exis­ten­te se res­pe­te.

El INE de­be ac­tuar con pron­ti­tud pa­ra se­ña­lar y con­te­ner me­dian­te una lla­ma­da de aten­ción, to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des que se­gún el ca­so, cons­ti­tu­yan ac­tos an­ti­ci­pa­dos de cam­pa­ña.

De acuer­do a la Ley Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes y Pro­ce­di­mien­tos

Elec­to­ra­les (LGIPE), durante los pro­ce­sos elec­to­ra­les fe­de­ra­les en que se re­nue­ven el ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral y las dos cá­ma­ras del Con­gre­so de la Unión, las pre­cam­pa­ñas da­rán ini­cio en la ter­ce­ra se­ma­na de no­viem­bre del año pre­vio al de la elec­ción. No po­drán du­rar más de se­sen­ta días.

La LGIPE es­ta­ble­ce tam­bién que por pro­pa­gan­da elec­to­ral se en­tien­den las reunio­nes pú­bli­cas, asam­bleas, mar­chas y, en ge­ne­ral, aque­llos ac­tos en que los pre­can­di­da­tos a una can­di­da­tu­ra se di­ri­gen a los afi­lia­dos, sim­pa­ti­zan­tes o al elec­to­ra­do en ge­ne­ral, con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner su res­pal­do pa­ra ser pos­tu­la­do co­mo can­di­da­to a un car­go de elec­ción po­pu­lar.

Aho­ra bien, tan­to pa­ra los can­di­da­tos que per­te­ne­cen a un par­ti­do po­lí­ti­co co­mo aque­llos que no desean pos­tu­lar­se por una or­ga­ni­za­ción de es­ta na­tu­ra­le­za, exis­ten es­ta­tu­tos, con­vo­ca­to­rias y re­glas es­ta­ble­ci­das, así co­mo san­cio­nes pre­vis­tas en ca­so de no aca­tar­se és­tas úl­ti­mas.

Mé­xi­co me­re­ce te­ner una de­mo­cra­cia a la al­tu­ra de es­te si­glo, los avan­ces que he­mos con­quis­ta­do en aper­tu­ra y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na nos lle­van a con­cluir que es­ta­mos a más de un año de que co­mien­ce un pro­ce­so elec­to­ral for­mal. Aten­tos per­ma­ne­ce­re­mos pa­ra que el INE ha­ga su tra­ba­jo. No hay op­ción. Del res­pe­to a nues­tro pro­ce­di­mien­to elec­to­ral de­pen­de la le­gi­ti­mi­dad, la for­ta­le­za y la go­ber­na­bi­li­dad de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.