HA­BLAN­DO, HA­CIEN­DO Y CREAN­DO

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER / SUBSECCIÓN - EN LA ESQUINCA DE DOS CA­LLES TO­ÑO ESQUINCA WWW.ANTONIOESQUINCA.COM

Hay un prin­ci­pio en el uni­ver­so, ma­ni­fes­ta­do de di­ver­sas ma­ne­ras en prác­ti­ca­men­te to­das las tra­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les, re­li­gio­nes y es­cue­las, que dic­ta que aque­llo a lo que se le pres­ta aten­ción y que se pro­nun­cia re­pe­ti­das ve­ces, se con­vier­te en la reali­dad que us­ted, yo y to­dos vi­vi­mos; así que si se­gui­mos es­ta ve­ta te­ne­mos que con­cluir que si us­ted quie­re ver el bien ma­ni­fes­ta­do, en­ton­ces tie­ne que pen­sar, ha­blar y ac­cio­nar el bien. Los pro­gre­sos en la bre­cha de la ma­te­ria­li­za­ción se ven de­te­ni­dos la ma­yo­ría de las ve­ces por los re­fle­jos con­tra­dic­to­rios que ge­ne­ra­mos. Pro­vo­ca­mos un cho­que de fuer­zas al de­cir que bus­ca­mos la sa­lud y al mis­mo tiem­po ha­bla­mos de la en­fer­me­dad que que­re­mos erra­di­car, por­que al nom­brar­la le da­mos to­do el cré­di­to y to­do el po­der. Y lo mis­mo ocu­rre con cual­quier co­sa que que­rra­mos bo­rrar del pa­no­ra­ma: en­tre más aten­ción, men­ción, y ac­ción pon­ga­mos so­bre eso, más y más cre­ce. Al ser co-crea­do­res de la reali­dad, es­ta­mos en per­fec­ta po­si­bi­li­dad de acre­cen­tar unas fuer­zas o las otras, y la elec­ción -siem­pre de los siem­pres- es nues­tra. Us­ted di­rá: hay que ser rea­lis­tas, no po­de­mos eva­dir lo que es­tá su­ce­dien­do; y efec­ti­va­men­te, te­ne­mos que to­mar con am­bas ma­nos aque­llo que nos acon­te­ce, pe­ro no co­mo aus­pi­cia­do­res, sino co­mo transformadores. Pa­re­ce muy te­nue, pe­ro es mu­chí­si­ma la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre apo­yar una cau­sa des­de el de­seo por un bien ma­yor que des­de la su­bor­di­na­ción a lo que se bus­ca cam­biar. To­do es ener­gía, y por lo tan­to so­mos ca­pa­ces de dar­le vi­da con nues­tra ener­gía a to­do aque­llo a lo que le da­mos aten­ción y en lo que po­ne­mos la in­ten­ción. ¿Ha no­ta­do que al en­fren­tar­se a un pro­ble­ma, en­tre más pien­se y ha­ble de él más cre­ce? Es co­mo si to­ma­ra la es­pi­ral des­cen­den­te a ve­lo­ci­da­des ace­le­ra­das. Si quie­re sa­nar de una en­fer­me­dad, no la pla­ti­que con to­do mun­do, no la es­par­za co­mo si fue­ra una no­ti­cia que to­dos tie­nen que sa­ber, no la re­pro­duz­ca ni en pen­sa­mien­to, ni en pa­la­bra ni en ac­ción, mu­cho me­nos la con­vier­ta en ten­den­cia o mo­da, y si real­men­te la quie­re ver par­tir, ve­rá có­mo le res­ta fuer­za al re­ti­rar­le su va­lio­sa ener­gía. Si tie­ne un pro­ble­ma de di­ne­ro, no pla­ti­que su des­gra­cia, no se en­deu­de en ca­li­dad de víc­ti­ma, no si­ga re­pi­tien­do que la si­tua­ción va de mal en peor, por­que en­ton­ces, por elec­ción –con­cien­te o no- se une a la ola que es­tá vi­vien­do lo mis­mo. Ope­re des­de el bien, ha­ble de la sa­lud, ha­ble de lo bueno que tie­ne, sea proac­ti­vo, ha­ga obras que ver­sen so­bre lo que quie­re, no dra­ma­ti­ce lo que di­ce no desear, y eso sí: ja­más de los ja­ma­ses se que­je, por­que en ese pre­ci­so ins­tan­te us­ted se con­vier­te en par­te ac­ti­va del pro­ble­ma. Us­ted y to­dos so­mos los re­pro­duc­to­res del eco que al­go tie­ne pa­ra sub­sis­tir, sea cons­cien­te de eso, por­que ahí ra­di­ca un enor­me po­der. El vie­jo ada­gio “el pez por su bo­ca muere” ha­ce per­fec­ta alu­sión de que son nues­tras pa­la­bras y ac­cio­nes las que es­cul­pen mo­men­to a mo­men­to eso que des­pués lla­ma­mos ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.