“Yo le cum­plí al Amé­ri­ca y el Amé­ri­ca cum­plió con­mi­go” ARLINDO DOS SAN­TOS

Con mo­ti­vo del Cen­te­na­rio azul­cre­ma, Pu­blis­port pla­ti­có con Arlindo dos San­tos, el pri­mer ju­ga­dor en ano­tar en el Es­ta­dio Az­te­ca, ca­sa de las Águi­las

Publimetro Ciudad de Mexico - - PUBLISPORT - VANIA SÁN­CHEZ @Co­nV­deVan

Pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia hu­mil­de de Bahía, Bra­sil y con­tan­do con tan só­lo 13 años de edad, Arlindo dos San­tos Cruz de­jó la es­cue­la pa­ra sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia; an­tes de in­cur­sio­nar en el mun­do del fut­bol, fue pes­ca­dor y car­pin­te­ro. Ini­ció su ca­rre­ra fut­bo­lis­ti­ca en 1957 con el Bo­ta­fo­go, club en don­de de­bu­tó y fue cam­peón en di­ver­sas oca­sio­nes. De­bi­do a sus in­creí­bles cua­li­da­des den­tro del te­rreno de jue­go fue con­si­de­ra­do por la pren­sa bra­si­le­ña co­mo el su­ce­sor de Wal­dir Pereira, me­jor co­no­ci­do co­mo Di­dí y emi­gró al fut­bol me­xi­cano en 1965 pa­ra en­fi­lar­se con el con­jun­to de Amé­ri­ca.

“Amé­ri­ca es el cul­pa­ble de que yo es­té aquí, yo le agra­dez­co al Amé­ri­ca to­do lo que he con­se­gui­do en Mé­xi­co, to­do lo que soy es gra­cias al Amé­ri­ca; fue el equi­po que me tra­jo por pri­me­ra vez. Yo cum­plí con Amé­ri­ca y el Amé­ri­ca cum­plió con­mi­go”, co­men­tó Dos San­tos al cues­tio­nar­le so­bre cuál es su sen­ti­mien­to ha­cia el club.

Asi­mis­mo, el ex de Amé­ri­ca men­cio­nó que nun­ca so­ñó con ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal, pe­ro re­cal­có que siem­pre le ha gus­ta­do el fut­bol e in­clu­si­ve si­gue prac­ti­can­do el de­por­te más her­mo­so del mun­do: “El fut­bol es el gran ju­gue­te que Dios pu­so en mi vi­da pa­ra sa­car ade­lan­te a mi fa­mi­lia, no pue­do de­cir que es­tu­ve ba­ta­llan­do, que lu­ché pa­ra lle­gar; prác­ti­ca­men­te fue él quien me en­con­tró. El fut­bol me ha da­do to­do, así co­mo yo tam­bién he da­do to­do por él”.

“Des­pués de sa­lir cam­peón con Bo­ta­fo­go en la tem­po­ra­da 61-62 y des­pués de le­van­tar la co­pa en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Sao Pao­lo, Bra­sil, Amé­ri­ca apa­re­ció en mi vi­da en 1964, yo ya es­ta­ba he­cho un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal, ellos ve­nían por mi gran ami­go Di­dí que ha­bía si­do bi­cam­peón, los re­pre­sen­tan­tes de Amé­ri­ca ha­bla­ron con él, pe­ro les di­jo que no po­día ir de­bi­do a que te­nía otros com­pro­mi­sos, in­me­dia­ta­men­te él ha­blo con­mi­go y me di­jo -com­pa­ñe­ro tú es­tás sol­te­ro, tie­nes la opor­tu­ni­dad de ir al fut­bol me­xi­cano, ya les in­di­qué a los di­rec­ti­vos que ha­blen con­ti­go-. El do­min­go en el Ma­ra­ca­ná, du­ran­te el Clá­si­co en­tre Fla­men­go y Bo­ta­fo­go di uno de mis gran­des par­ti­dos, al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de Amé­ri­ca es­ta­ban ahí, en­tre ellos el en­ton­ces en­tre­na­dor del club, Ale­jan­dro Es­co­pe­lli (QEPD) y di­jo –yo quie­ro a es­te ne­gri­to–, des­pués de ese par­ti­do ha­bla­ron con­mi­go y yo acep­té la pro­pues­ta pa­ra ve­nir, pe­ro an­tes dis­pu­té un tor­neo con la Se­lec­ción en Li­ma, Pe­rú, en don­de fui con­si­de­ra­do el me­jor ju­ga­dor. Al fi­na­li­zar el par­ti­do, los pe­rio­dis­tas me di­je­ron que que­rían ha­blar con el nue­vo ju­ga­dor de Amé­ri­ca de Mé­xi­co, yo no sa­bía que era yo; ha­ble con el re­pre­sen­tan­te de la de­le­ga­ción y le di­je - Us­te­des ya ne­go­cia­ron sin to­mar­me en cuen­ta, yo pre­fe­rí es­tar aquí an­tes de ir­me, pe­ro si us­te­des ya no me quie­ren, di­gan­me y me voy-, ellos ar­gu­men­ta­ron que el mo­ti­vo por el que me ven­dían era de­bi­do a que Bo­ta­fo­go es­ta­ba en nú­me­ros ro­jos ya que ha­bían ven­di­do a Ama­ril­do a Ita­lia y el di­ne­ro se ha­bía des­apa­re­ci­do y la úni­ca ma­ne­ra de re­cu­pe­rar ese di­ne­ro era ven­dien­do ju­ga­do­res, pe­ro Amé­ri­ca no que­ría ni a ju­ga­do­res de la ta­lla de Ga­rrin­cha oa Za­ga­llo, Amé­ri­ca me que­ría a mí, que­ría a Arlindo”, re­cor­dó Dos San­tos al pre­gun­tar­le so­bre có­mo fue que lle­gó al club más gran­de de Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, Arlindo tam­bién men­cio­nó que cuan­do se hi­zo ofi­cial su tras­pa­so tu­vo que en­viar una car­ta a la afi­ción bra­si­le­ña en don­de re­cal­có que él era quién que­ría sa­lir del equi­po y no era Bo­ta­fo­go quién lo ven­día, de­bi­do a que la afi­ción ame­na­za­ba con agre­dir al Bo­ta­fo­go.

“La afi­ción de­cía que con Arlindo y Pe­lé, Bra­sil te­nia ase­gu­ra­do el tri­cam­peo­na­to en el Mun­dial de In­gla­te­rra 1966, por lo que ame­na­za­ron la de­pen­den­cia del Club si yo sa­lía, por lo que en­vié la car­ta, des­de ahí to­me la de­ci­sión de no ter­mi­nar la gi­ra y via­jar a Mé­xi­co sin ter­mi­nar la gi­ra; fue así co­mo un 17 de enero de 1965 lle­gué a Amé­ri­ca, una se­ma­na des­pués de­bu­té en un par­ti­do en que Amé­ri­ca ga­na­ba o es­ta­ba eli­mi­na­do de la Co­pa; con el pie de­re­cho pi­sé el Es­ta­dio de la Uni­ver­si­dad, fal­ta­ban 20 o 30 se­gun­dos pa­ra que ter­mi­na­rá el par­ti­do y anoté el gol de la vic­to­ria, ga­nó el Amé­ri­ca 1-0 ca­li­fi­ca­mos a se­mi­fi­nal con­tra Cruz Azul y des­pués a la fi­nal con Mo­re­lia, sa­li­mos cam­peo­nes, en ese en­ton­ces te­nía 37 años que el equi­po no ga­na­ba un cam­peo­na­to, en ese año Amé­ri­ca ga­nó Co­pa, Li­ga y por en­de, Cam­peón de Cam­peo­nes”.

De igual for­ma, Arlindo re­vi­vió en ex­clu­si­va co­mo fue que vi­vió aquel gol en la can­cha del es­ta­dio Az­te­ca el 29 de ma­yo de 1966, y ase­gu­ró que que­ría se­guir los pa­sos de Di­dí de­bi­do a que él ha­bía inau­gu­ra­do el Ma­ra­ca­ná en 1950. “Te­nía cin­co me­ses de ha­ber si­do ope­ra­do de un aneu­ris­ma, per­dí la opor­tu­ni­dad de ir al fa­mo­so mun­dial de In­gla­te­rra, pe­ro Dios sa­be por qué ha­ce las co­sas, si hu­bie­ra ido al Mun­dial no hu­bie­ra inau­gu­ra­do el Az­te­ca. En Bra­sil siem­pre fui con­si­de­ra­do co­mo el su­ce­sor de Di­dí yo me en­te­ré que el ha­bía si­do el ano­ta­dor del gol por una ca­sua­li­dad, des­de ese mo­men­to yo pe­día se­guir sien­do co­mo él. Un día an­tes del par­ti­do no pu­de dor­mir, es­ta­ba to­tal­men­te con­cen­tra­do pa­ra el par­ti­do, fa­bri­can­do ju­ga­das; a los 27 mi­nu­tos del par­ti­do acon­te­ció el mo­men­to es­pe­ra­do pa­ra mí, yo lo que­ría, yo lo es­pe­ra­ba”.

“Cuan­do vi­si­to el es­ta­dio, no só­lo re­cuer­do el gol, re- cuerdo que fui el pri­mer fut­bo­lis­ta en pi­sar el pas­to del Es­ta­dio Az­te­ca, cuan­do es­ta­ba en cons­truc­ción mi pri­mer día de en­tre­na­mien­to con Amé­ri­ca, me lle­va­ron por­que es­ta­ban pro­mo­vien­do la cons­truc­ción del es­ta­dio, pe­ro el gol es el más gran­de re­cuer­do que ten­go”, ma­ni­fes­tó.

Con una mi­ra­da lle­na de re­cuer­dos Arlindo tam­bién nos co­men­tó que re­cuer­da con gran ca­ri­ño a Jo­sé Al­ves Za­gue de­bi­do a que fue él quién lo en­se­ñó a vi­vir en Mé­xi­co; así mis­mo, el bra­si­le­ño ase­gu­ró que a pe­sar de no ser el me­jor equi­po de la his­to­ria del Amé­ri­ca, su equi­po co­man­da­do por Ataul­fo Sán­chez, Fer­nan­do Cuen­ta y Za­gue fue un equi­po muy uni­do, fuer­te y sin du­da al­gu­na el más com­ple­to en to­das sus lí­neas.

Pa­ra fi­na­li­zar Dos San­tos agra­de­ció a la afi­ción pues a pe­sar de ha­ber de­ja­do el fut­bol ha­ce 43 años, la gen­te lo si­gue que­rien­do y re­cor­dan­do.

“To­mé la de­ci­sión de re­ti­rar­me en 1968 de­bi­do a que sa­lió una re­vis­ta en don­de de­cían que des­pués de mi ope­ra­ción ha­bía per­di­do el 65% de mi ca­pa­ci­dad co­mo fut­bo­lis­ta y que si que­ría se­guir sien­do fut­bo­lis­ta, te­nía que acep­tar ser del mon­tón, en ese mo­men­to di­je ‘no pue­do de­jar el fut­bol aho­ra, me ten­go que pre­pa­rar pa­ra de­jar­lo an­tes de que él me de­je’, pe­ro no fue has­ta 1974, a los 34 años que de­jé el fut­bol y em­pe­cé a tra­ba­jar. Hi­ce mu­cho en po­co tiem­po, ya son 43 años que de­jé el pro­fe­sio­na­lis­mo y to­da­vía la gen­te me quie­re, la ma­yo­ría de los re­co­no­ci­mien­tos son des­pués de que me re­ti­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.