LA EM­BOS­CA­DA A MI­LI­TA­RES EN SI­NA­LOA HA IM­PAC­TA­DO A LA SO­CIE­DAD, ¿CÓ­MO RES­PON­DER AN­TE UNA AGRE­SIÓN DE ES­TA MAG­NI­TUD A UNA INS­TI­TU­CIÓN CO­MO EL EJÉR­CI­TO?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - Lee las co­lum­nas com­ple­tas en: www.publimetro.com.mx

La se­gu­ri­dad es un ta­lón de Aqui­les del go­bierno fe­de­ral, du­ran­te la cam­pa­ña se di­jo que se te­nía una es­tra­te­gia y que un pi­lar se­ría la crea­ción de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal. A 4 años de dis­tan­cia, la úni­ca es­tra­te­gia de­mos­tra­da ha si­do ocul­tar la reali­dad y de­jar de ha­blar de los con­flic­tos; la Gen­dar­me­ría que­dó co­mo una mi­nús­cu­la di­vi­sión den­tro de la Po­li­cía Fe­de­ral. La ver­da­de­ra cues­tión de fon­do, que es la re­con­fi­gu­ra­ción, mo­der­ni­za­ción, pro­fe­sio­na­li­za­ción y cer­ti­fi­ca­ción de las po­li­cías es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, si­gue sien­do una uto­pía. En­fren­ta­mos una cri­sis per­ma­nen­te, re­cor­de­mos la si­tua­ción de las “au­to­de­fen­sas” en Mi­choa­cán y Gue­rre­ro, la fu­ga de Joa­quín Guz­mán Loe­ra, el au­men­to de la vio­len­cia en es­ta­dos co­mo Gue­rre­ro, Ta­mau­li­pas, Mi­choa­cán, Ve­ra­cruz, Nue­vo León y el Es­ta­do de Mé­xi­co, los la­men­ta­bles su­ce­sos de Ayot­zi­na­pa, Tan­hua­to, Tlatla­ya y No­chixtlán. To­dos es­tos he­chos y otros más de­mues­tran que ha fal­ta­do vo­lun­tad po­lí­ti­ca y pe­ri­cia en el go­bierno para aten­der es­te te­ma sen­si­ble y tam­bién ha fal­ta­do de­ci­sión para que los es­ta­dos ha­gan su par­te con el pro­pó­si­to de que las fuer­zas ar­ma­das de­jen de ha­cer la­bo­res po­li­cia­les, vuel­van a sus cuar­te­les y se pre­ven­ga la co­mi­sión de de­li­tos, no só­lo se reac­cio­ne una vez que ocu­rrie­ron. Es­ta cri­sis se ha acen­tua­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad en la po­bla­ción en mar­zo-abril de 2016, se ubi­ca en 72.4% se­gún el INE­GI. ¡Va­ya men­sa­je a la so­cie­dad! La em­bos­ca­da que su­frió un gru­po de ele­men­tos de la Se­cre­ta­ría de la Defensa Na­cio­nal que co­bró la vi­da de cin­co sol­da­dos y de­jó he­ri­dos a 10, es una se­ria afren­ta, se ha­bla de cier­to con­tu­ber­nio de au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, y con­fir­ma que el cri­men or­ga­ni­za­do se ha for­ta­le­ci­do en cier­tas re­gio­nes a cau­sa de la omi­sión del go­bierno fe­de­ral. Si la zo­na don­de fue el ata­que es el es­ce­na­rio de una lu­cha en­tre cár­te­les, el go­bierno de­be ac­tuar. Hoy más que nun­ca re­que­ri­mos de una ver­da­de­ra es­tra­te­gia de in­te­li­gen­cia y de in­ter­ven­ción para re­cu­pe­rar la paz cu­ya ba­se sea el cum­pli­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho. Le que­dan dos años a la ad­mi­nis­tra­ción, es­ta­mos a tiem­po para re­di­rec­cio­nar los es­fuer­zos en se­gu­ri­dad a fin de ac­tuar a fa­vor de las fa­mi­lias me­xi­ca­nas. Na­da se ha ganado en 4 años ocul­tan­do la reali­dad, el pri­mer pa­so de­be ser re­co­no­cer los pro­ble­mas, ge­ne­rar con­fian­za a tra­vés de he­chos y de­mos­trar que en Mé­xi­co na­die de­be es­tar por en­ci­ma de la ley. Es ho­ra de ac­tuar.

El Ejér­ci­to me­xi­cano es or­gu­llo na­cio­nal. Ins­ti­tu­ción ejem­plar ema­na­da del pue­blo y leal a él. Por su dis­ci­pli­na, ca­pa­ci­dad y cer­ca­nía con la so­cie­dad, po­see uno de los ín­di­ces más al­tos de con­fian­za en re­la­ción a otras ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les. Su fun­ción prin­ci­pal es la de de­fen­der la in­te­gri­dad, la in­de­pen­den­cia y la so­be­ra­nía de la na­ción. Sin em­bar­go, a nues­tro Ejér­ci­to tam­bién se le en­co­mien­dan otras ta­reas que van de la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas a ni­vel na­cio­nal, al com­ba­te al nar­co­trá­fi­co; pa­san­do por su par­ti­ci­pa­ción en la­bo­res de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, cam­pa­ñas de re­fo­res­ta­ción, ope­ra­cio­nes de reac­ción in­me­dia­ta en si­tua­cio­nes de desas­tre den­tro y más allá de nues­tras fron­te­ras; sin ol­vi­dar su par­ti­ci­pa­ción en Ope­ra­cio­nes de Man­te­ni­mien­to de la Paz de la ONU. Es im­por­tan­te se­ña­lar tam­bién que de la mano con las an­te­rio­res fun­cio­nes, nues­tro Ejér­ci­to tran­si­ta ha­cia la mo­der­ni­za­ción en uso de nue­va tec­no­lo­gía y de la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de jus­ti­cia mi­li­tar. Por es­tas ra­zo­nes, la in­dig­na­ción na­cio­nal no se hi­zo es­pe­rar al co­no­cer los he­chos ocu­rri­dos en Cu­lia­cán, Si­na­loa, cuan­do per­so­nal mi­li­tar fue em­bos­ca­do con ar­mas de gran vo­lu­men y po­ten­cia de fue­go al pres­tar au­xi­lio a un in­di­vi­duo he­ri­do. El sal­do es de to­dos co­no­ci­do: 5 mi­li­ta­res muer­tos y otros 10 he­ri­dos. La con­mo­ción que es­ta no­ti­cia sus­ci­tó en­tre la so­cie­dad en su con­jun­to, se su­ma a la so­li­ci­tud de quie­nes opi­nan que es ne­ce­sa­rio que se re­de­fi­nan las mi­sio­nes y las fun­cio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das, es­pe­cial­men­te en lo que con­cier­ne a las ta­reas que a se­gu­ri­dad pú­bli­ca se re­fie­re. En mo­men­tos en los que los mi­li­ta­res es­tán lla­ma­dos a ac­tuar con trans­pa­ren­cia, res­pe­tan­do de­re­chos hu­ma­nos, en el mar­co del Es­ta­do de de­re­cho, es le­gí­ti­mo que se les pre­gun­te y se les es­cu­che so­bre la re­fle­xión que exis­te al in­te­rior de los cuar­te­les, en re­la­ción a la so­bre­car­ga de tra­ba­jo que rea­li­zan. Por otro la­do, al no ser es­ta la primera vez en la que caen mi­li­ta­res en es­tric­to cum­pli­mien­to de su deber, y al co­no­cer que la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Ur­ba­na, arro­ja que la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad de los me­xi­ca­nos ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años, es­ta­mos lla­ma­dos a apo­yar al Ejér­ci­to con vo­lun­tad po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra para ele­var el nú­me­ro de pla­zas, mo­der­ni­zar la in­fra­es­truc­tu­ra mi­li­tar y ac­tua­li­zar los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos ne­ce­sa­rios co­mo la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

MARIANA GÓ­MEZ DEL CAM­PO MAR­CE­LA GUE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.