SIN DESGARRARSE LAS VES­TI­DU­RAS

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - EN LA ESQUINCA DE DOS CA­LLES TO­ÑO ESQUINCA WWW.ANTONIOESQUINCA.COM

Apren­da a ser hu­mano, ex­pe­ri­men­te, vi­va, de­ci­da, ábra­se a las po­si­bi­li­da­des, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que ha­ga, pro­cu­re ha­cer­lo con la ma­yor de las con­cien­cias. Si de­ci­de te­ner hi­jos por te­ner­los, por­que le te­me a la so­le­dad, por­que no tie­ne otra co­sa que lle­ne su vi­da, co­mo re­qui­si­to so­cial o has­ta mo­da; si los aban­do­na a su suer­te, si no les da lo me­jor de sí mis­mo, en­ton­ces no se sor­pren­da cuan­do en su ado­les­cen­cia se con­vier­tan en lo que us­ted más te­me. Si us­ted de­ci­de trans­gre­dir el res­pe­to por los de­más, obs­tru­yén­do­los, ha­blan­do mal de ellos, no de­ján­do­les pa­sar, mo­les­tán­do­los, o de­me­ri­tán­do­los, no se des­ga­rre las ves­ti­du­ras cuan­do a sus se­res más que­ri­dos les pa­se lo mis­mo. Si só­lo es­tá cen­tra­do en sí mis­mo, en su­per­po­ner sus ne­ce­si­da­des pri­mi­ti­vas al bie­nes­tar de los de­más, si ti­ra ba­su­ra don­de se le ofre­ce, si no le im­por­ta el bien ajeno, si abu­sa de su po­der, si to­ma lo que no es su­yo, si en­ga­ña pa­ra pa­re­cer lo que no es, si co­rrom­pe cual­quier bue­na ac­ción, y en po­cas pa­la­bras, si es una man­za­na po­dri­da, no se des­ga­rre las ves­ti­du­ras cuan­do to­da la des­gra­cia que sem­bró con ahín­co le cai­ga de vuel­ta en las co­sas que más le im­por­tan. Eli­ja cons­cien­te, na­da más ni na­da me­nos, cons­cien­te de ju­gar el jue­go con sus con­se­cuen­cias, por­que las re­glas son sim­ples y cla­ras, na­da hay nue­vo ba­jo el sol. Ha­ga lo que ten­ga qué ha­cer, y ex­pe­ri­men­te lo que sien­ta que de­be ex­pe­ri­men­tar, pe­ro por fa­vor, por lo que más quie­ra: no se des­ga­rre las ves­ti­du­ras, por­que eso, ade­más de acre­cen­tar sus pro­ble­mas, cons­ti­tu­ye una ac­ti­tud mo­ji­ga­ta, ig­no­ran­te e in­sul­tan­te. Quie­nes lo quie­ren y a quie­nes di­ce us­ted que­rer, lo ne­ce­si­tan res­pon­sa­ble de sus ac­tos, por­que quien no lo es, se con­vier­te en una car­ga a la que hay que ha­cer­le el tra­ba­jo —pri­me­ro car­ga pa­ra su fa­mi­lia y des­pués car­ga pa­ra la so­cie­dad—. Si no le bas­ta ha­cer de sus ac­tos un tren de in­con­cien­cia, al me­nos no mo­les­te a los de­más con su des­ga­rra­mien­to de ves­ti­du­ras, no se sor­pren­da ni se con­vier­ta en víc­ti­ma. Us­ted es el au­tor del mun­do que di­se­ñó a ca­da pa­so de sus elec­cio­nes. ¿Qué bes­tia fue la que de­ci­dió ali­men­tar en ca­da ins­tan­te que la vi­da le ha pre­sen­ta­do? Só­lo bas­ta ha­cer una co­ne­xión re­fle­xi­va pa­ra dar­se cuen­ta de que mu­chí­si­mas ve­ces he­mos si­do sem­bra­do­res y pro­mo­to­res de aque­llo por lo que nos des­ga­rra­mos las ves­ti­du­ras. Si us­ted, co­mo to­dos, fue pro­gra­ma­do pa­ra ser una víc­ti­ma, un már­tir o un per­pe­tra­dor, re­gá­le­se el gran te­so­ro de ser cons­cien­te de qué lu­gar ocu­pa, pa­ra que de es­ta ma­ne­ra no ca­mi­ne en dos aguas, y tam­bién pa­ra que pue­da de­ci­dir des­pier­to ha­cia dón­de quie­re con­du­cir su des­tino. No vi­va en el inú­til ejer­ci­cio del so­bre­sal­to y des­pués la que­ja di­cién­do­le a los de­más qué tan ex­tra­ña­do es­tá y có­mo su­fre por­que su pa­re­ja lo en­ga­ñó, cuan­do se ca­sa­ron por mie­do o in­te­rés; de que sus hi­jos no le ha­cen ca­so, cuan­do us­ted no les hi­zo ca­so; de que lo ig­no­ren en el tra­ba­jo cuan­do us­ted trai­cio­nó a sus com­pa­ñe­ros o hi­zo su me­nor es­fuer­zo; y en una idea cen­tral: no se des­ga­rre las ves­ti­du­ras por­que la vi­da no le sea fa­vo­ra­ble, cuan­do us­ted le re­ga­ló a la vi­da lo peor de sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.