BOB DY­LAN Y LAS SOM­BRAS DEL FU­TU­RO PA­SA­DO

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - FRAN­CIS­CO HER­NÁN­DEZ @PAKOSOMX * Es­ta co­lum­na no re­fle­ja el pun­to de vis­ta de Pu­bli­me­tro, sino de su au­tor, quien es co­la­bo­ra­dor de Ibe­ro 90

Era Man­hat­tan a fi­na­les de 1964. En una no­che de ese es­pa­cio-tiem­po, un poe­ta folk ori­gi­na­rio de Min­ne­so­ta, to­pa­ba su des­tino con el de cua­tro jó­ve­nes in­gle­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que es­ta­ban re­vo­lu­cio­nan­do la mú­si­ca de su tiem­po. Ese poe­ta, preo­cu­pa­do por las ca­la­mi­da­des mo­der­nas del hom­bre de la pos­gue­rra, y las tri­bu­la­cio­nes so­cia­les de su país, era el en­gra­ne fun­da­men­tal de la re­vo­lu­ción con­tra­cul­tu­ral más im­por­tan­te e in­flu­yen­te del si­glo XX.

La no­che que lo cam­bió to­do en el rock, fue la ba­se pa­ra en­ca­mi­nar­lo ha­cia la uni­ver­sa­li­dad de la cultura hu­ma­na.

El tre­ce de oc­tu­bre de 2016, la Aca­de­mia Sue­ca otor­gó el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra a Ro­bert Zim­mer­man, poe­ta al que nos re­fe­ri­mos, me­jor co­no­ci­do co­mo Bob Dy­lan. Fi­gu­ra y ge­nio no só­lo del rock and roll, sino de las ar­tes po­pu­la­res de los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, des­pués de dos dé­ca­das de su pri­me­ra no­mi­na­ción al pre­mio que ha re­ci­bi­do fi­nal­men­te, se ha con­ver­ti­do en el pri­mer mú­si­co, y en el pri­mer es­cri­tor no con­ven­cio­nal en re­ci­bir el No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Su nom­bre a par­tir de hoy es­ta­rá jun­to al de Gar­cía Már­quez, Ber­nard Shaw, Hess o Mis­tral.

A pe­sar de su in­ne­ga­ble apor­ta­ción a las le­tras de nues­tra es­pe­cie, hay los de­trac­to­res que con­si­de­ran es­te re­co­no­ci­mien­to co­mo una bro­ma. Un ac­to que re­ba­ja las al­tas le­tras, y su tra­di­ción im­pre­sa de siem­pre.

Es cier­to, Dy­lan es un poe­ta no con­ven­cio­nal, que no se lee, se es­cu­cha; que no se ana­li­za, se vi­ve; que no na­rra, de­nun­cia las in­jus­ti­cias, que en su épo­ca más van­guar­dis­ta, su­frían los Es­ta­dos Uni­dos y su so­cie­dad.

Pa­sa­ron cin­co dé­ca­das pa­ra que la Aca­de­mia que re­co­no­ce a los más ele­va­dos en la con­tri­bu­ción hu­ma­na, re­co­no­cie­ra al rock, por an­to­no­ma­sia, una ju­ve­nil ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, que des­de en­ton­ces, y sin pen­sar en el No­bel, ya te­nía a Dy­lan co­mo su por­ta­voz.

Cin­co dé­ca­das de si­len­cio de una Aca­de­mia an­qui­lo­sa­da, nos ha­cen pen­sar, que los van­guar­dis­tas de hoy, los que es­cri­ben en blogs, en re­des so­cia­les, en no­ve­las grá­fi­cas y vir­tua­les, se­rán re­co­no­ci­dos, al igual que Dy­lan, re­ci­bien­do un li­fe­ti­me achie­ve­ment, 50 años des­pués de su pro­pia re­vo­lu­ción.

Dy­lan es­tá vi­gen­te por su uni­ver­sa­li­dad y pro­tes­ta con­tra las in­jus­ti­cias de su tiem­po, que co­mo som­bras del pa­sa­do, ame­na­zan con vol­ver a los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.