En la lu­cha con­tra el fe­mi­ni­ci­dio ANA PÉ­REZ GARRIDO

Las ONG y gru­pos de apo­yo a las mu­je­res es­tán lu­chan­do pa­ra lo­grar que los que co­me­ten de­li­tos con­tra las mu­je­res rin­dan cuen­tas.

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / MUNDO - PAO­LA RIZZI Me­tro World News

En 2010, en una pe­que­ña ciu­dad en el Es­ta­do de Mé­xi­co, co­no­ci­do co­mo Edo­mex, Li­ma Buen­día fue en­con­tra­da muer­ta en su ca­sa que com­par­tía con su pa­re­ja.

Buen­día, de 28 años, era agre­di­da por su pa­re­ja, un po­li­cía, y re­cien­te­men­te le ha­bía di­cho a su ma­dre que te­nía in­ten­ción de in­for­mar de su tor­tu­ra­dor; sus ma­le­tas pre­pa­ra­das fue­ron en­con­tra­das jun­to a su cuer­po. Pe­ro su muer­te fue rá­pi­da­men­te ca­ta­lo­ga­da co­mo un sui­ci­dio. Su ma­dre Iri­nea de­ci­dió to­mar el asun­to en sus pro­pias ma­nos, es­tu­dió la ley y ob­tu­vo el apo­yo de una ONG fe­mi­nis­ta y de de­re­chos hu­ma­nos.

En 2015, Iri­nea lo­gró re­abrir el ca­so acu­san­do fe­mi­ci­dio, ape­lan­do a nue­vas le­yes me­xi­ca­nas so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro, jun­to con Ana Ye­li Pé­rez Garrido, una de­fen­so­ra del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal Ciu­da­dano de fe­mi­ni­ci­dio, que du­ran­te dé­ca­das ha lu­cha­do sin des­can­so pa­ra sal­var la vi­da de la mu­jer me­xi­ca­na. El pre­sun­to ase­sino se en­cuen­tra ac­tual­men­te en la cár­cel.

En Mé­xi­co el por­cen­ta­je de fe­mi­ni­ci­dios só­lo re­pre­sen­tan el 10% de to­das las muer­tes. Pe­ro las ci­fras reales son más im­pac­tan­tes: En 2015, 2 mil 352 mu­je­res fue­ron ase­si­na­das en Mé­xi­co, un pro­me­dio de sie­te mu­je­res por día. Sin em­bar­go, esa ci­fra es re­la­ti­va­men­te ba­ja si se con­si­de­ra que el año pa­sa­do hu­bo 20 mil muer­tes en el país, la ma­yo­ría de­bi­do a la gue­rra en­tre los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co y el ejér­ci­to.

“Pe­ro nues­tra prin­ci­pal lu­cha es con­tra la sub­es­ti­ma­ción y la im­pu­ni­dad de los crí­me­nes con­tra las mu­je­res”, ex­pli­ca Pé­rez Garrido. En Mé­xi­co el fe­mi­ni­ci­dio no es só­lo un neo­lo­gis­mo feo pa­ra ser uti­li­za­do en el de­ba­te po­lí­ti­co o en los pe­rió­di­cos. Des­de 2011, el fe­mi­ni­ci­dio ha si­do con­si­de­ra­do co­mo un de­li­to es­pe­cí­fi­co y aho­ra es una par­te del Có­di­go Pe­nal.

“To­do co­men­zó con los ho­mi­ci­dios en Ciu­dad Juá­rez. Des­de los años no­ven­ta, cien­tos de mu­je­res jó­ve­nes han si­do se­cues­tra­das, vio­la­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das, con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad pa­ra los ase­si­nos.

“To­do co­men­zó con los ho­mi­ci­dios en Ciu­dad Juá­rez. Des­de los años no­ven­ta, cien­tos de mu­je­res jó­ve­nes han si­do se­cues­tra­das, vio­la­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das, con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad pa­ra los ase­si­nos. Pri­me­ro fue­ron las ma­dres quie­nes exi­gie­ron jus­ti­cia, a con­ti­nua­ción, pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos, ju­ris­tas y po­lí­ti­cos, prin­ci­pal­men­te las fe­mi­nis­tas de las or­ga­ni­za­cio­nes”.

Es una ba­ta­lla que en 2009 lle­vó a la con­de­na de Mé­xi­co por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos por ne­gli­gen­cia en la pro­tec­ción de la vi­da de las mu­je­res, apo­yan­do una cam­pa­ña pa­ra in­tro­du­cir la pa­la­bra fe­mi­ni­ci­dio en la le­gis­la­ción.

En el con­tex­to me­xi­cano, só­lo el 30% de los ca­sos se cla­si­fi­can co­mo vio­len­cia do­més­ti­ca, la ma­yo­ría de los fe­mi­ni­ci­dios son de­bi­dos al trá­fi­co y el uso de las mu­je­res co­mo bo­tín en la gue­rra del nar­co. “De­fi­nir la in­frac­ción fue muy com­ple­jo”, di­ce Pé­rez Garrido. De acuer­do con el ar­tícu­lo 325 del Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral in­tro­du­ci­do en 2011 (que ope­ra en to­dos los es­ta­dos ex­cep­to en Ciu­dad Juá­rez y Chihuahua) el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio se cla­si­fi­ca co­mo “el ase­si­na­to de una mu­jer por ra­zo­nes de se­xo”.

Exis­ten ra­zo­nes cuan­do al me­nos una de es­tas cir­cuns­tan­cias sub­sis­te: el cuer­po pre­sen­ta lesiones di­fa­ma­to­rias y de­gra­dan­tes, ta­les co­mo que­ma­du­ras y mu­ti­la­cio­nes; hay sig­nos de asal­to se­xual; la víc­ti­ma fue se­gre­ga­da; exis­te una ín­ti­ma re­la­ción con el pre­sun­to ase­sino; el cuer­po es aban­do­na­do en la ca­lle; exis­ten pre­ce­den­tes de vio­len­cia o aco­so en la fa­mi­lia, en el lu­gar de tra­ba­jo o de es­tu­dio en­tre la víc­ti­ma y el pre­sun­to ase­sino.

Ade­más de cla­si­fi­car el de­li­to, en 2007, la Ley ge­ne­ral de ac­ce­so de las mu­je­res a una vi­da li­bre de vio­len­cia es­ta­ble­ció la “aler­ta de gé­ne­ro” cuan­do se re­pi­ten vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res. “Una de las pri­me­ras so­li­ci­tu­des se re­fe­ría a Edo­mex, go­ber­na­do por el ac­tual pre­si­den­te de Mé­xi­co, Pe­ña Nieto”, di­ce Pé­rez Garrido. “He­mos re­co­gi­do un mon­tón de da­tos que de­mues­tran que 922 fe­mi­ni­ci­dios ocu­rrie­ron en­tre 2005 y 2010 en ese es­ta­do. En 2010 so­li­ci­ta­mos la aler­ta, que el go­ber­na­dor re­cha­zó en va­rias oca­sio­nes, has­ta que en 2015 un jui­cio por pri­me­ra vez nos dio la ra­zón, con­de­nan­do a Edo­mex co­mo res­pon­sa­ble del au­men­to de fe­mi­ni­ci­dios por omi­sión”.

En la ac­tua­li­dad la aler­ta de gé­ne­ro ha si­do de­cla­ra­da en cua­tro es­ta­dos y otros 20 tie­nen pe­ti­cio­nes pen­dien­tes. En los pe­rió­di­cos locales to­dos los días hay no­ti­cias y re­cur­sos so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro, co­mo en el es­ta­do de Mi­choa­cán, don­de en los pri­me­ros seis me­ses de 2016 hu­bo 437 fe­mi­ni­ci­dios. En ju­nio, Mi­choa­cán de­cla­ró aler­ta de gé­ne­ro. En al­gu­nos mu­ni­ci­pios las lla­ma­das “pa­tru­llas de la po­li­cía de gé­ne­ro” se han ac­ti­va­do.

“La pro­mul­ga­ción de la aler­ta sig­ni­fi­ca pri­me­ro dar a co­no­cer la vio­la­ción de los de­re­chos de la mu­jer en un área es­pe­cí­fi­ca,” ex­pli­ca Pé­rez Garrido. “Pe­ro nos en­con­tra­mos con una gran can­ti­dad de re­sis­ten­cia por par­te de las au­to­ri­da­des. Des­de que la aler­ta se ha ac­ti­va­do, el go­bierno tie­ne el de­ber de ase­gu­rar las ac­cio­nes de pre­ven­ción, in­ves­ti­ga­ción y seguridad, con­tro­la­dos por las aso­cia­cio­nes”.

Pe­ro la pe­lea más du­ra es con­tra la im­pu­ni­dad: “La ta­sa de im­pu­ni­dad es del 98%, mien­tras que en el ca­so del fe­mi­ni­ci­dio es del 99%”. Só­lo el 30% de los fe­mi­ni­ci­dios se re­co­no­cen en los tribunales. Des­de que el de­li­to fue in­tro­du­ci­do en el có­di­go pe­nal 2012-2015 só­lo hu­bo 169 con­de­nas de fe­mi­ni­ci­dio. “El prin­ci­pal pro­ble­ma es la im­pu­ni­dad fun­cio­nal de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Si fun­cio­nan mal na­die los cas­ti­ga”, di­ce Pé­rez Garrido. “No hay una pre­pa­ra­ción y una ten­den­cia con­si­de­ra­ble a subestimar los crí­me­nes con­tra la mu­jer y cas­ti­gar a las víc­ti­mas. Apo­yé al pa­dre de una ni­ña ase­si­na­da que se en­fren­tó du­ran­te años con­tra las au­to­ri­da­des que no in­ves­ti­ga­ban la muer­te de su hi­ja: la per­so­na que le ayu­dó fue un fun­cio­na­rio que es­cri­bió una ape­la­ción, pe­ro lo hi­zo en se­cre­to por­que no que­ría an­ta­go­ni­zar al sis­te­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.