PES SE­ÑA­LA ATA­QUES EN SU CON­TRA

El pre­si­den­te del Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES) acla­ró que él ja­más pi­dió que se re­gre­sa­ra el nom­bre de Ciu­dad de México a Dis­tri­to Fe­de­ral por una su­pues­ta re­la­ción “sa­tá­ni­ca” en las si­glas CDMX —co­mo se pu­bli­có en al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA -

¿De­man­da­rán al me­dio que pu­bli­có es­ta no­ta fal­sa en su con­tra?

– Ha si­do muy di­fí­cil, por­que siem­pre es­ta­mos a fa­vor de la li­ber­tad de ex­pre­sión. El te­ma es que, co­mo ve­mos atrás de es­to un ata­que po­lí­ti­co del go­bierno de la ciu­dad por nues­tras crí­ti­cas muy agu­das con res­pec­to a su pro­yec­to (de Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de México) y al con­ver­tir­se en un te­ma po­lí­ti­co, sen­ti­mos que des­afor­tu­na­da­men­te Big Da­ta se es­tá pres­tan­do a es­te jue­go, por­que to­do es una gran in­ven­ción. (Em­pe­zó con) un co­rreo elec­tró­ni­co que lle­ga de un se­ñor de ape­lli­do La­rios a ser­vi­cios par­la­men­ta­rios y ellos nos en­vían es­te co­rreo elec­tró­ni­co a no­so­tros, lo que es to­tal­men­te ab­sur­do. Su­pues­ta­men­te es una ini­cia­ti­va ciu­da­da­na, una ini­cia­ti­va que es ab­sur­da.

Yo vo­té sien­do dipu­tado fe­de­ral por­que el Dis­tri­to Fe­de­ral cam­bia­ra su nom­bre a la Ciu­dad de México y pues no voy a es­tar con­tra­di­cien­do mi vo­to y mis ex­pre­sio­nes pú­bli­cas. Al ver, des­afor­tu­na­da­men­te, que es­to es­tá acon­te­cien­do, pues in­cia­mos una que­re­lla pe­nal pa­ra que nos di­ga Big Da­ta de dón­de sa­có es­ta in­for­ma­ción.

¿Só­lo de­man­da­rán a ese me­dio?

– La que­re­lla es en con­tra de Big Da­ta, que es el ori­gen de es­ta in­fa­mia, pe­ro tam­bién es­tá yen­do con­tra quien re­sul­te res­pon­sa­ble, por­que que­re­mos que se lle­gue has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias pa­ra que se in­ves­ti­gue si hay po­lí­ti­cos atrás.

¿Có­mo te ha afec­ta­do es­ta pu­bli­ca­ción?

– La ver­dad es que por eso se to­mó la de­ci­sión, es­to vo­ló y vo­ló muy rá­pi­do, in­clu­si­ve en te­le­vi­sión se re­pi­tió la in­for­ma­ción, en mu­chos la­dos, en me­dios se­rios. La pre­gun­ta es por qué no in­ves­ti­ga­ron, por qué no pre­gun­ta­ron al Cons­ti­tu­yen­te, por qué no me bus­ca­ron pa­ra pre­gun­tar­me si en efec­to yo es­ta­ba dan­do una declaración tan ab­sur­da co­mo esa. Es­to es­tá pla­nea­do jus­ta­men­te pa­ra des­pres­ti­giar­me, pa­ra ha­cer­me pa­sar co­mo un fa­ná­ti­co cuando la gen­te sa­be per­fec­ta­men­te que de­fien­do mi ma­ne­ra de pen­sar y de creer.

¿Por qué los ata­can?

– La ver­dad es que he­mos es­ta­do muy activos en el Cons­ti­tu­yen­te. No­so­tros es­ta­mos sien­do muy crí­ti­cos del pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción, que es un ca­tá­lo­go de sue­ños gua­ji­ros, de ideas, de co­sas muy pe­li­gro­sas, es­tán ha­blán­do­le a sus clien­te­las. Ima­gí­na­te una Cons­ti­tu­ción de vein­ti­tan­tas pá­gi­nas de de­re­chos y me­dia pá­gi­na de obli­ga­cio­nes.

¿Es­pe­ran que con­ti­núe es­ta cam­pa­ña en su con­tra?

– Sí, sin du­da. Tu­vi­mos ahí otro ata­que que­rien­do de­cir que uno de nues­tros cons­ti­tu­yen­tes fue mi­nis­tro de cul­to. Es el ca­so de Aída Arre­gui, que no es mi­nis­tra de cul­to, su es­po­so es mi­nis­tro de cul­to y la es­tán li­gan­do a ella tam­bién en es­ta ca­te­go­ría. Es­tá cla­ra una lí­nea pa­ra tra­tar de di­fa­mar­nos, ha­cer­nos pa­re­cer lo que no so­mos an­te la opinión pú­bli­ca.

¿Qué es­tra­te­gias es­tán pen­san­do pa­ra de­fen­der es­tas pos­tu­ras?

– Pri­me­ro, agra­de­ce­mos a los me­dios que es­tán di­fun­dien­do in­for­ma­ción cer­te­ra y real. La se­gun­da es una es­tra­te­gia de acer­ca­mien­to con los gru­pos par­la­men­ta­rios por­que, fi­nal­men­te, pa­ra apro­bar la Cons­ti­tu­ción se van a ne­ce­si­tar dos ter­ce­ras par­tes. Si ellos es­tán plan­tean­do po­la­ri­za­ción al fi­nal van a ha­cer fal­ta nues­tros vo­tos y te­ne­mos que ir al­can­zan­do con­sen­sos de qué sí y qué no de­be es­tar en la Cons­ti­tu­ción. Y to­da­vía hay una ter­ce­ra es­tra­te­gia; no­so­tros es­ta­mos abier­tos a un diálogo con los re­dac­to­res de es­te pro­yec­to, in­clu­si­ve con el pro­pio Je­fe de Go­bierno, pa­ra que nos ex­pli­que mu­chas co­sas que no en­ten­de­mos de la Cons­ti­tu­ción. Sen­ti­mos que hay pun­tos irrea­li­za­bles.

¿Cuá­les son es­tos pro­yec­tos irrea­li­za­bles?

– (Ayer) pre­sen­té jus­ta­men­te una ini­cia­ti­va a uno de los ar­tícu­los, que la ver­dad es que no se en­tien­de. El ar­tícu­lo no­veno, in­ci­so C, pri­mer pá­rra­fo (del pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción) di­ce que “la Ciu­dad de México ga­ran­ti­za la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre to­das las per­so­nas, sin dis­tin­ción por cual­quie­ra de las con­di­cio­nes de di­ver­si­dad hu­ma­na. Su cum­pli­mien­to es de res­pon­sa­bi­li­dad co­mún”. Pri­mer pre­gun­ta, ¿qué es igual­dad sus­tan­ti­va? He­mos que­ri­do pre­gun­tar y se enojan cuando les pre­gun­ta­mos, que­re­mos que nos sa­quen de nues­tra ig­no­ran­cia. Es­tán can­tin­flean­do. Si que­re­mos que es­to sea ley la gen­te de­be en­ten­der cuá­les son sus de­re­chos.

No­so­tros es­ta­mos pro­po­nien­do que di­ga que “en la Ciu­dad de México, con la fi­na­li­dad de ga­ran­ti­zar y fo­men­tar un tra­to igua­li­ta­rio en­tre to­das las per­so­nas, que­da prohi­bi­da toda for­ma de dis­cri­mi­na­ción de­ri­va­da del ori­gen ét­ni­co na­cio­nal, del gé­ne­ro, de edad, dis­ca­pa­ci­da­des, las con­di­cio­nes so­cial, eco­nó­mi­ca, de sa­lud, la re­li­gión, las opi­nio­nes, pre­fe­ren­cias se­xua­les, el es­ta­do ci­vil o en ge­ne­ral cual­quier otra que aten­te con­tra la de­sigual­dad y la dig­ni­dad hu­ma­na”. Des­de mi pun­to de vista creo que es mu­cho más en­ten­di­ble.

“¿Por qué no pre­gun­ta­ron al Cons­ti­tu­yen­te, por qué no me bus­ca­ron pa­ra pre­gun­tar­me si en efec­to yo es­ta­ba dan­do una declaración tan ab­sur­da?”

Hu­go Eric Flo­res, pre­si­den­te del PES

NI­CO­LÁS COR­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.