¿SER CONS­CIEN­TES?

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER -

Mu­cho se es­cu­cha en es­tos tiem­pos acer­ca de ser cons­cien­tes, pe­ro ¿qué en­cie­rra en reali­dad es­te con­cep­to? La con­cien­cia es men­cio­na­da por mu­chas tra­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les co­mo aque­lla pre­sen­cia si­len­cio­sa que ates­ti­gua to­do cuan­to ocu­rre en nues­tra vi­da, que só­lo ve, ob­ser­va y no juz­ga, que es­tá co­nec­ta­da con aque­lla par­te más ele­va­da o su­pre­ma­men­te in­te­li­gen­te del uni­ver­so y que es, pre­ci­sa­men­te por eso, la que sa­be me­jor có­mo lle­var a la vi­da pro­pia y en toda la ex­ten­sión de la pa­la­bra, a la vi­da mis­ma, a los si­guien­tes pa­sos evo­lu­ti­vos. Por eso es que re­sul­ta tan tras­cen­den­te co­mo in­di­vi­duos y co­mo so­cie­dad dar gi­ros su­fi­cien­te­men­te pre­ci­sos co­mo pa­ra rom­per con los mis­mos círcu­los vi­cio­sos y ver­da­de­ra­men­te an­dar en es­pi­ral, es de­cir, en el si­guien­te pel­da­ño de lo que nos to­que apren­der. Pe­ro sin al­guien o al­go que aco­ja la en­se­ñan­za, que es­té aler­ta, que re­ci­ba los re­sul­ta­dos de las ex­pe­rien­cias, no hay cre­ci­mien­to, no hay si­guien­te pa­so, só­lo re­co­rri­dos en un círcu­lo que se en­cie­rra en sí mis­mo, que es­tá au­to-con­te­ni­do y, por lo tan­to, sin avan­ce. Des­de el ni­vel per­so­nal has­ta cual­quie­ra de nues­tros ni­ve­les gru­pa­les: co­mu­ni­da­des, or­ga­nis­mos, em­pre­sas y go­bier­nos, sin una con­cien­cia edu­ca­da pa­ra rom­per la mem­bra­na ha­cia la ru­ta en as­cen­so, ten­dre­mos siem­pre lo mis­mo, es co­mo co­mer de los desechos. No es­tá mal in­ver­tir tan­to tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo en cui­dar del “bie­nes­tar” a ni­vel fí­si­co, lo que sí es ab­sur­do, es des­cui­dar los de­más as­pec­tos que nos con­for­man co­mo in­di­vi­duos y so­cie­dad. ¿Cuán­to gas­ta us­ted en ver­se bien? ¿Cuán­to in­vier­te en su es­par­ci­mien­to? ¿Y cuán­to in­vier­te en el desa­rro­llo de su con­cien­cia? Si le due­le una mue­la, in­me­dia­ta­men­te va al den­tis­ta, si le ha­ce fal­ta un ves­ti­do pa­ra la fies­ta no du­da en ir a com­prar­lo, si hue­le mal, no du­da en ba­ñar­se. ¿Qué ha­ce cuando le due­le una emo­ción? ¿Qué ha­ce cuando tie­ne un pro­ble­ma añe­jo por el que su dis­cur­so pa­re­ce dis­co ra­ya­do? ¿Qué ha­ce cuando si­gue te­nien­do las mis­mas ac­ti­tu­des an­te las mis­mas si­tua­cio­nes? ¿Qué ha­ce cuando se sor­pren­de ya muy tar­de, de­ci­dien­do exac­ta­men­te igual que las ve­ces an­te­rio­res? ¿Qué ha­ce por su con­cien­cia? La con­cien­cia, igual que el cuer­po que ejer­ci­ta­mos en un gim­na­sio, tam­bién se ejer­ci­ta, tam­bién de­be edu­car­se y por su­pues­to, tam­bién de­be dár­se­le un lu­gar cons­cien­te en la vi­da. La con­cien­cia tam­bién se ali­via, tam­bién se lim­pia y tam­bién de­be es­tar sa­na y ves­tir­se de ga­la. Sin desa­rro­llo de la con­cien­cia no pue­de ha­ber evo­lu­ción, o co­mo de­cía un gran maes­tro, se­gui­re­mos sien­do las mis­mas bes­tias pe­lu­das pe­ro más so­fis­ti­ca­das: go­ber­nan­do al mun­do en­te­ro con po­lí­ti­cas rim­bom­ban­tes, sa­tu­ra­das de cen­tros co­mer­cia­les que se de­vo­ran al pla­ne­ta y lle­nas de nue­vas tec­no­lo­gías que ha­cen pa­re­cer co­mo que he­mos apren­di­do al­go, pe­ro al fi­nal, bes­tias pe­lu­das con los mis­mos vie­jos pa­ra­dig­mas y retos sin re­sol­ver, pro­fun­da­men­te egoís­tas y en­fo­ca­das só­lo en la su­per­vi­ven­cia pri­mi­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.