LAS CA­LA­VE­RAS ME PELAN LOS DIEN­TES

Los ex­tran­je­ros creen que a los me­xi­ca­nos nos da ri­sa la muer­te, a mí me pa­re­ce que NO. Só­lo ha­ce fal­ta ver el te­rri­ble due­lo de una ma­dre o un pa­dre al per­der a un hi­jo. Tal vez, lo que he­mos apren­di­do es a co­dear­nos con la muer­te y a reír­nos con hu­mor n

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TA­PIA @TAPIAFERNANDA Bus­ca es­ta co­lum­na en Twit­ter: #Fer­nan­daE­nPu­bli­me­tro

Pa va­riar, exis­te un Día Mun­dial de la SON­RI­SA y se ce­le­bra ca­da año el pri­mer vier­nes del mes de oc­tu­bre. Y no es idea MI­LLEN­NIAL, que va... por allá de 1999, Har­vey im­pul­só la idea de ce­le­brar­lo y en el año 2001, es­te crea­dor de la Smi­ley Fa­ce fa­lle­ció, pe­ro se creó la Har­vey Ball World Smi­le Foun­da­tion, en ho­nor al di­se­ña­dor. A par­tir de ese año la fun­da­ción es pa­tro­ci­na­do­ra del Día Mun­dial de la Son­ri­sa. ¡Ca­ri­tas fe­li­ces pa to­das y to­dos! Es­te día no es de equis o pa jun­tar­nos con Po­lo Po­lo o JoJoJor­ge Fal­cón... “ca­da año se re­cau­dan fon­dos pa­ra obras de ca­ri­dad. Se fo­men­ta la ale­gría y bue­nas obras en to­do el mun­do y tam­bién que por un día, por lo me­nos, sea­mos ama­bles con to­do el mun­do pa­ra con­ta­giar­los”. ¿Pa­ra qué? Pues en pri­mer lu­gar por­que reír es sa­lu­da­ble. Don Se­gis­mun­do Freud atri­bu­yó a las car­ca­ja­das “el po­der de li­be­rar al or­ga­nis­mo de ener­gía ne­ga­ti­va”. Al­go que ha si­do de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te al des­cu­brir­se que el cór­tex ce­re­bral li­be­ra im­pul­sos eléc­tri­cos un se­gun­do des­pués de co­men­zar a reír.

La cien­cia ex­pli­ca que “al reír­nos, el ce­re­bro emi­te una or­den que pro­vo­ca la se­gre­ga­ción de en­dor­fi­nas, sus­tan­cias que po­seen unas pro­pie­da­des si­mi­la­res a la mor­fi­na, ali­vian­do el do­lor, apor­tan­do equi­li­brio en­tre el tono vi­tal y la de­pre­sión”. Y US­TED di­rá, así co­mo de­ci­mos que el amor lo “sen­ti­mos en el co­ra­zón”, ¿dón­de dia­blos es­tá lo­ca­li­za­da la ri­sa? fá­cil, “en la zo­na pre­fron­tal de la cor­te­za ce­re­bral, don­de re­si­de la crea­ti­vi­dad, ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar en fu­tu­ros pró­xi­mos”. Si te que­das­te con la ca­ra de WHAT?! Re­fle­xio­na: a me­di­da que va­mos cre­cien­do, ga­na­mos en ma­du­rez pe­ro per­de­mos la es­pon­ta­nei­dad, la ri­sa fá­cil... pa­re­cie­ra que ol­vi­da­mos có­mo des­cu­brir el la­do có­mi­co de las co­sas. En otras cul­tu­ras tri­ba­les exis­tía la fi­gu­ra del pa­ya­so sa­gra­do, un he­chi­ce­ro que uti­li­za­ba el po­der de la ri­sa pa­ra cu­rar a los gue­rre­ros en­fer­mos. Me lo ima­gino ha­cién­do­les cos­qui­llas y és­tos to­dos ma­ra­quea­dos sin po­der reír por te­ner el la­bio par­ti­do. En la edad me­dia y aún des­pués, un rey no te­nía una cor­te com­ple­ta ¡¡¡sin bu­fón!!! Hoy en día, con­ven­ci­dos de los be­ne­fi­cios emo­cio­na­les, em­pre­sas co­mo IBM, AT&T, Ford, Ge­ne­ral Elec­tric, y el Ban­co de Amé­ri­ca, en­tre mu­chas otras, han adop­ta­do el “hu­mor en el tra­ba­jo”. Sa­ben que és­te sube la mo­ral y ayu­da al cum­pli­mien­to de me­tas por par­te de sus em­plea­dos. Aho­ra bien, uno no ne­ce­si­ta a un stan­do­pe­ro o a un buen cuen­ta chis­tes pa­ra reír, in­clu­so, a car­ca­ja­das.De he­cho se di­ce que só­lo 10 a 15% de la ri­sa es re­sul­ta­do de una bro­ma he­cha por al­guien más. La ma­yo­ría “son res­pues­tas a si­tua­cio­nes so­cia­les”. El ab­sur­do co­ti­diano, va­mos.

Y no im­por­ta el len­gua­je, la gen­te se ríe de for­ma muy pa­re­ci­da en to­dos los rin­co­nes del mun­do. De he­cho, los es­qui­na­les uti­li­zan el mis­mo ver­bo pa­ra “reír” que pa­ra “ha­cer el amor”, por eso pres­tan a su mu­jer a los vi­si­tan­tes, por­que se­gu­ro se las re­gre­sa­rá “con­ten­ta”. Y si eres de los que pien­sa que só­lo los hu­ma­nos reí­mos, te equi­vo­cas. ¡Los si­mios, los pe­rros y las ra­tas tam­bién! En cam­bio las hie­nas NO, só­lo emi­ten un so­ni­do que pa­re­cie­ra una car­ca­ja­da. Ha­blan­do de li­gue, al­gu­nos es­tu­dios in­di­can que si un hom­bre ha­ce reír a una mu­jer en la pri­me­ra ci­ta es que va por buen ca­mino. Aun­que no es­pe­res que pre­fie­ra a Ca­pu­li­na por so­bre de Brad Pitt. Aho­ra bien, un ni­ño de­be reír unas 400 ve­ces al día. Si no lo ha­ce... al­go no ca­mi­na bien. En cam­bio, el 64% de los adul­tos son­ríe me­nos de 20 ve­ces al día en su ca­sa y 72% son­ríe me­nos de 20 ve­ces en el tra­ba­jo. Y por si fue­ra po­co, exis­te un Con­gre­so In­ter­na­cio­nal del Hu­mor que, por cier­to, en­con­tró que en com­pa­ra­ción a 1950 la fre­cuen­cia de la ri­sa ha dis­mi­nui­do en­tre 66 y 82% mun­dial­men­te. Cla­ro, en el 50 aca­ba de fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra. Ori­ta en­tre te­rro­ris­mo is­lá­mi­co y cri­men or­ga­ni­za­do no hay ni pa dón­de ha­cer­se. Yo to­da­vía no es­cu­cho UN SÓ­LO CHISTE de nar­cos. Y eso que nos reí­mos seis ve­ces más cuan­do es­ta­mos en com­pa­ñía de otras per­so­nas que cuan­do es­ta­mos so­los y 30 ve­ces más cuan­do es­ta­mos en un gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.