Alex DOMÍNGUEZ

El ex me­dio­cam­pis­ta del Amé­ri­ca pla­ti­có en ex­clu­si­va con Publisport acer­ca de los 100 años de vi­da del equi­po y ase­gu­ró que ves­tir la pla­ye­ra azul­cre­ma se vuel­ve un gran vi­cio

Publimetro Ciudad de Mexico - - PUBLISPORT.MX - KARINA BOBADILLA @Ka­ri_A­zul Lee la en­tre­vis­ta com­ple­ta en www.publisport.com.mx

Co­rría el mi­nu­to 119 y to­do pa­re­cía es­tar per­di­do, pe­ro el sil­ban­te se­ña­ló una fal­ta ape­nas afue­ra del área, la de la es­pe­ran­za. En­ton­ces, Car­los Rei­no­so to­mó el ba­lón, se per­fi­ló y lo man­dó guar­dar con un de­re­cha­zo que re­ba­só la ba­rre­ra pa­ra con­su­mar la vol­te­re­ta y ha­cer his­to­ria: An­te Bo­ca Ju­niors, Amé­ri­ca fue cam­peón por pri­me­ra vez de la Co­pa In­te­ra­me­ri­ca­na. El Es­ta­dio Az­te­ca es­ta­lló y tam­bién un sue­ño des­de la tri­bu­na, el de un jo­ven de ape­nas 17 años que era tes­ti­go de aque­lla ha­za­ña.

Tre­ce años des­pués, aquel mu­cha­cho na­ci­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co pu­do com­pro­bar que los sue­ños se cum­plen, cuan­do To­nin­ho sen­ten­ció la se­rie con el 2-1 (glo­bal 3-2) an­te el Olim­pia y las Águi­las con­quis­ta­ron su se­gun­da Co­pa In­te­ra­me­ri­ca­na, en­ton­ces Ale­jan­dro Domínguez ya no fes­te­jó el tí­tu­lo des­de las gra­das co­mo en 1978, sino que dio la vuel­ta en la can­cha jun­to con el equi­po del que ya era me­dio­cam­pis­ta his­tó­ri­co.

Ése es el re­cuer­do que el aho­ra ex ju­ga­dor de 55 años guar­da en su me­mo­ria co­mo el más va­lio­so te­so­ro que le dio el con­jun­to azul­cre­ma.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ha­ber ju­ga­do en el equi­po más im­por­tan­te y po­lé­mi­co de Mé­xi­co?

— Fue cum­plir un sue­ño, mi fa­mi­lia siem­pre fue afi­cio­na­da al Amé­ri­ca y con­for­me fui cre­cien­do se dio la opor­tu­ni­dad de ju­gar y lue­go se abrió la pri­me­ra es­cue­la de fut­bol, prác­ti­ca­men­te en Mé­xi­co, que era la del Amé­ri­ca, y des­de ahí em­pe­zó mi pe­re­gri­nar en ese equi­po, em­pe­cé ju­gan­do en la es­cue­la, lue­go fuer­zas bá­si­cas, lue­go el pri­mer equi­po y to­da una vi­da has­ta el día de hoy si­guien­do a ese equi­po.

¿Qué am­bien­te se per­ci­bía den­tro del ves­ti­dor azul­cre­ma con los téc­ni­cos de aque­llos años?

— Siem­pre hay den­tro de la plan­ti­lla ju­ga­do­res que son ti­tu­la­res, que son su­plen­tes y otros que son par­te del equi­po, en es­te ca­so los jó­ve­nes que se van in­cor­po­ran­do al de­sa­rro­llo, siem­pre es com­pli­ca­da

la con­vi­ven­cia de tan­tos egos por­que to­dos tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra ser ti­tu­la­res, sin em­bar­go, se de­can­ta el téc­ni­co, las cir­cuns­tan­cias, el mo­men­to, pa­ra que unos jue­guen, otros es­pe­ren, otros en­tren de re­le­vo y otros com­ple­men­ten el tra­ba­jo ge­ne­ral, es muy com­pli­ca­do, ahí ra­di­ca la fun­ción del téc­ni­co de ad­mi­nis­trar to­das esas si­tua­cio­nes emo­cio­na­les y dar­le opor­tu­ni­dad a ca­da uno de ellos; esa es una si­tua­ción muy im­por­tan­te den­tro del ves­ti­dor y en un equi­po tan im­por­tan­te co­mo el Amé­ri­ca y tan me­diá­ti­co que to­do es una su­ma­to­ria de par­tes que si por alguna ra­zón no es­tán bien amal­ga­ma­das hay de­te­rio­ro den­tro del de­sa­rro­llo del equi­po.

¿Có­mo vi­vía el Clá­si­co na­cio­nal an­te Chi­vas?

— Se vi­ve dos se­ma­nas pre­vias, es el par­ti­do, an­tes de ju­gar el Clá­si­co, cuan­do jue­gas y el par­ti­do si­guien­te del Clá­si­co. Te en­cuen­tras a mu­cha gen­te, la mis­ma fa­mi­lia te va di­cien­do te va po­nien­do en aler­ta so­bre el par­ti­do pró­xi­mo, de lo que sig­ni­fi­ca lle­gar en el me­jor es­ta­do men­tal y, fut­bo­lís­ti­co, al par­ti­do y ob­via­men­te la se­ma­na pre­via es de mu­cha ten­sión, de mu­cha con­cen­tra­ción, de cui­da­dos en to­dos los as­pec­tos pa­ra es­tar lo me­jor po­si­ble ese día por­que prác­ti­ca­men­te es tras­cen­den­tal en tu de­sa­rro­llo de­por­ti­vo, si te va bien pa­ra la pos­te­ri­dad es que siem­pre vas a ser de esos chi­cos que se desem­pe­ña­ron bien en ese par­ti­do, y si te va mal siem­pre vas a te­ner esa si­tua­ción de res­pon­sa­bi­li­dad y siem­pre es muy im­por­tan­te, hay una car­ga ex­tra de aten­ción, de con­cen­tra­ción de des­can­so, de to­do lo que se vi­ve al­re­de­dor de un par­ti­do así.

En ese sen­ti­do (men­tal) vas cre­cien­do con tu de­sa­rro­llo, cuan­do eres no­va­to ob­via­men­te tie­nes una res­pon­sa­bi­li­dad di­fe­ren­te a la ho­ra de en­fren­tar un par­ti­do así, cuan­do es­tás en tus ini­cios, o ya eres un ju­ga­dor con­so­li­da­do, ca­da uno de ellos son eta­pas que se van vi­vien­do; y sí, hay al­gún ti­po de pre­pa­ra­ción emo­cio­nal de for­ta­le­ci­mien­to pa­ra el de­sa­rro­llo del par­ti­do, pe­ro sí, es­tás más aten­to, mo­di­fi­cas al­gu­nas ru­ti­nas pa­ra es­tar en la me­jor con­di­ción.

¿Lle­ga a ser pe­li­gro­so ves­tir la pla­ye­ra de las Águi­las?

— Se vuel­ve un vi­cio ves­tir la pla­ye­ra. Al usar­la siem­pre hay con­tro­ver­sia, por­que es­tás o por­que no, o por los que quie­res es­tar, real­men­te es com­pli­ca­do, pe­ro te vas acos­tum­bran­do en el me­jor de los ca­sos; hay quie­nes no pue­den acos­tum­brar­se a esa pre­sión, y hay otros que ma­ne­jan bien sus es­ta­dos emo­cio­na­les.

No, tu­ve la for­tu­na de per­te­ne­cer a una épo­ca, en­tre el 80 y el 94, don­de el equi­po fue muy ga­na­dor, no me to­có un pe­rio­do muy largo de abs­ti­nen­cia co­mo se ha pre­sen­ta­do y ob­via­men­te nun­ca tu­ve una si­tua­ción así, por ahí te en­cuen­tras a al­guien que no es­tá de acuer­do en que jue­gues en ese equi­po pe­ro nun­ca de ame­na­zas, de al­gún ti­po de agre­sión ex­tra, afor­tu­na­da­men­te, y no sé si hoy se dé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.