ANTE EL AU­MEN­TO DEL DE­LI­TO EN EL PAÍS, ¿SE DE­BE­RÍA SA­CAR DE LA SEGOB LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE LA SE­GU­RI­DAD?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / LA OPINIÓN DE LAS SENADORAS -

Des­de el año 2012, en el Con­gre­so le­van­ta­mos la voz para se­ña­lar nues­tra preo­cu­pa­ción de que Segob ab­sor­bie­ra las fun­cio­nes de la en­ton­ces Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, pues se crea­ría una “se­cre­ta­ría de ta­ma­ño mons­truo­so” in­ca­paz de aten­der to­das sus obli­ga­cio­nes, mien­tras que tam­bién se co­rría el ries­go de crear una “po­li­cía po­lí­ti­ca”. El tiem­po nos dio la ra­zón, esa con­cen­tra­ción fue un error. El Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca apos­tó por ha­cer del Se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción: “res­pon­sa­ble de la con­duc­ción po­lí­ti­ca del país, je­fe de la po­li­cía, es­tra­te­ga de in­te­li­gen­cia, de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos, vo­ce­ro de se­gu­ri­dad, je­fe de ga­bi­ne­te, ope­ra­dor elec­to­ral, in­ter­lo­cu­tor con el Con­gre­so, or­ques­ta­dor del Pac­to por Mé­xi­co y Can­ci­ller”, co­mo lo se­ña­ló Ac­ción Na­cio­nal en 2013. Des­de ha­ce tres años, pun­tua­li­za­mos que es­te mo­de­lo era de­ma­sia­do arries­ga­do y una re­ce­ta para el fra­ca­so. Pe­ro en Los Pi­nos la so­ber­bia su­peró a la ló­gi­ca. El ejem­plo más cla­ro es que no han si­do ca­pa­ces de com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad. Se­gún da­tos de la or­ga­ni­za­ción me­xi­ca­na Se­má­fo­ro De­lic­ti­vo, en el pri­mer tri­mes­tre de 2016 se do­cu­men­tó un in­cre­men­to de 15% en los ho­mi­ci­dios re­la­cio­na­dos con el cri­men or­ga­ni­za­do. Son alar­man­tes los da­tos de la En­cues­ta Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Ur­ba­na 2015, que pu­bli­ca el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI), pues se­ña­la que en el país hu­bo un apro­xi­ma­do de 23 mi­llo­nes 285 mil víc­ti­mas de al­gún de­li­to en 2015 lo que re­pre­sen­tó una pér­di­da pro­me­dio de 6 mil 398 pe­sos por per­so­na. Lo peor es que el 93.7% de los de­li­tos no fue­ron de­nun­cia­dos, lo cual es mues­tra de que los me­xi­ca­nos no con­fían en las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de la im­par­ti­ción de jus­ti­cia o ven te­dio­sos los pro­ce­di­mien­tos en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pues en el 45.9% de los de­li­tos de­nun­cia­dos y con ave­ri­gua­ción pre­via no pa­só na­da o no fue re­suel­to el de­li­to. Es­ta si­tua­ción es muy gra­ve, sig­ni­fi­ca que apro­xi­ma­da­men­te só­lo el 3.5% de los ilí­ci­tos son cas­ti­ga­dos. En su­ma, es un he­cho que Segob está re­ba­sa­da en sus fun­cio­nes. A pe­sar de la con­cen­tra­ción, hoy se ca­re­ce de una es­tra­te­gia in­te­gral para com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad que nos cues­ta el 1.27% del PIB. Se ha dis­traí­do de sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes, se per­dió la gobernabilidad en Ve­ra­cruz ante un ex go­ber­na­dor que hoy está pró­fu­go por la mis­ma in­efi­ca­cia, hay po­cos avan­ces en los ca­sos más re­le­van­tes en los que se ha cues­tio­na­do el res­pe­to a de­re­chos hu­ma­nos co­mo en Ayot­zi­na­pa, Tlatla­ya, Tan­hua­to y No­chixtlán. La si­tua­ción es crí­ti­ca. Hoy ve­mos que tan­to fue un error cen­tra­li­zar fa­cul­ta­des en una so­la se­cre­ta­ría co­mo pre­ten­der ocul­tar ba­jo la al­fom­bra los he­chos de vio­len­cia en el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Es evi­den­te que re­que­ri­mos un cam­bio es­truc­tu­ral.

La se­gu­ri­dad pú­bli­ca es un fac­tor que re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la repu­tación de to­do país. Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Fe­li­pe Calderón, Mé­xi­co des­cen­dió en la es­ca­la del pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal al de­cla­rar­le la gue­rra al nar­co­trá­fi­co, lo que pro­pi­ció vio­len­cia inusi­ta­da: 136 mil muer­tos, 5,397 des­apa­re­ci­dos y cer­ca de 150 mil per­so­nas des­pla­za­das. La Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca crea­da en ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­nis­tas fue cues­tio­na­da por su in­efi­ca­cia y por la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre di­fe­ren­tes ins­tan­cias de se­gu­ri­dad. Ante los cues­tio­na­dos re­sul­ta­dos de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, el go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to ha acer­ta­do al res­ti­tuir­le la fun­ción coor­di­na­do­ra de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción. Gra­cias a es­ta de­ci­sión se ha for­ta­le­ci­do y con­so­li­da­do el fun­cio­na­mien­to de coor­di­na­ción lo­cal en ca­da una de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas ar­ti­cu­lan­do los es­fuer­zos de las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les que par­ti­ci­pan en el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. La Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad y la crea­ción de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal for­man par­te del mo­de­lo de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, así co­mo la im­ple­men­ta­ción del nue­vo Sis­te­ma de Jus­ti­cia Pe­nal, de la mano de la Ley Na­cio­nal del Sis­te­ma In­te­gral de Jus­ti­cia Pe­nal para Ado­les­cen­tes, de la Ley Na­cio­nal de Eje­cu­ción Pe­nal y la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que crea el Man­do Mix­to, que se en­cuen­tra pen­dien­te de aná­li­sis y apro­ba­ción en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. El es­ta­do de Nue­vo León es el ejem­plo más re­pre­sen­ta­ti­vo y exi­to­so que de­mues­tra que a tra­vés de una efi­caz coor­di­na­ción en­tre los tres ór­de­nes de go­bierno, el ejér­ci­to y los ciu­da­da­nos se puede re­ver­tir una si­tua­ción de vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad.

En con­se­cuen­cia, no se de­be de sus­traer de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción la res­pon­sa­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad. Es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer los es­fuer­zos que la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to ha li­de­ra­do acom­pa­ñán­do­los de un de­ci­di­do apo­yo fi­nan­cie­ro al Ejér­ci­to a fin de ele­var el nú­me­ro de pla­zas, mo­der­ni­zar la in­fra­es­truc­tu­ra mi­li­tar y ac­tua­li­zar los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos ne­ce­sa­rios co­mo la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. De­be re­co­no­cer­se en es­te sen­ti­do, que el Ejér­ci­to me­xi­cano ha in­cor­po­ra­do en su ac­tuar un cui­da­do­so res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos evi­tan­do el abu­so de la au­to­ri­dad. Al fi­na­li­zar el se­xe­nio an­te­rior pre­va­le­ció la per­cep­ción de que la gue­rra que Calderón ha­bía de­cre­ta­do ha­bía si­do per­di­da. En es­ta ad­mi­nis­tra­ción la opi­nión es di­fe­ren­te, sin em­bar­go, re­co­no­ce­mos que la ur­gen­cia por ma­yor se­gu­ri­dad pú­bli­ca es indiscutible. To­dos as­pi­ra­mos a te­ner paz y pros­pe­ri­dad.

MA­RIA­NA GÓ­MEZ DEL CAM­PO SE­NA­DO­RA DE LA RE­PÚ­BLI­CA

MARCELA GUE­RRA SE­NA­DO­RA DE LA RE­PÚ­BLI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.