La pi­ra­te­ría mu­si­cal ma­ta al ta­len­to

J Bal­vin, edi­tor in­vi­ta­do de Publimetro, con­si­de­ra que crea­do­res y com­po­si­to­res son los más per­ju­di­ca­dos por las des­car­gas ile­ga­les de mú­si­ca

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA - MA­RIO MEN­DO­ZA @Ma­rioFi­nan­zas

La pi­ra­te­ría mu­si­cal es una prac­ti­ca ile­gal que no só­lo pro­vo­ca pér­di­das mi­llo­na­rias, sino que aca­ba o ma­ta el na­ci­mien­to de nue­vos ta­len­tos y es­tre­llas: des­de com­po­si­to­res, arre­glis­tas y mú­si­cos, has­ta in­tér­pre­tes, in­ge­nie­ros de au­dio y jó­ve­nes que in­vier­ten to­do lo que tie­nen con tal de triun­far.

Un es­tu­dio de la agen­cia Da­rrell Pa­net­hie­re, ela­bo­ra­do pa­ra la UNES­CO, re­ve­ló que 40% de los pro­duc­tos y pie­zas mu­si­ca­les que se pro­du­cen de ma­ne­ra le­gal son co­pia­dos y co­mer­cia­li­za­dos de ma­ne­ra ile­gal.

Ello sig­ni­fi­ca que de­trás de los 15 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les que pro­du­ce la in­dus­tria for­mal en to­do el mun­do, se ge­ne­ran seis mil mi­llo­nes de dó­la­res más a tra­vés de la pi­ra­te­ría, cu­yas ga­nan­cias que­dan en­tre quie­nes re­pro­du­cen, ven­den e in­vier­ten en otros ne­go­cios aso­cia­dos a la de­lin­cuen­cia.

Muer­te de em­pleos y mi­gra­ción de ta­len­tos

Pa­ra di­men­sio­nar el da­ño que pro­du­cen los pi­ra­tas mu­si­ca­les, bas­ta de­cir que de acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da por alum­nos de la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción del la UNAM, ad­vier­te que la re­pro­duc­ción ile­gal de con­te­ni­dos mu­si­ca­les in­hi­be la in­ver­sión en nue­vas crea­cio­nes.

Lo an­te­rior, apun­ta la in­ves­ti­ga­ción, lle­ga a tal gra­do que só­lo 10% de las gra­ba­cio­nes re­cu­pe­ran el di­ne­ro in­ver­ti­do y eso se tra­du­ce en el de­sin­te­rés de los pro­duc­to­res, mú­si­cos, com­po­si­to­res y crea­ti­vos, quie­nes apues­tan por ar­tis­tas con­so­li­da­dos o ex­tran­je­ros, cu­ya fa­ma y po­der de ven­ta a ami­no­re las mer­mas.

“La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de tal pro­ble­ma es que no se crea mú­si­ca nue­va y ge­ne­ra­cio­nes com­ple­tas de ar­tis­tas se pier­den; los em­pleos se re­du­cen y se ago­tan los ta­len­tos”.

“Y pa­ra so­bre­vi­vir, las dis­que­ras, los pro­duc­to­res y can­tan­tes –fa­mo­sos o no fa­mo­sos– mi­gran a paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de las le­yes de pro­tec­ción del de­re­cho de au­tor son más fuer­tes, crean­do una ex­por­ta­ción de ta­len­tos que em­po­bre­ce los mer­ca­dos lo­ca­les”, re­fie­re la in­ves­ti­ga­ción ti­tu­la­da ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la pi­ra­te­ría en la in­dus­tria de la mú­si­ca, ci­ne y ro­pa?

Amé­ri­ca La­ti­na le­van­ta la mano

La Ofi­ci­na de Co­mer­cio Ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos (USTR) re­por­tó que Ar­gen­ti­na, Chi­le y Ve­ne­zue­la en­ca­be­zan la lis­ta de paí­ses con ín­di­ces ma­yo­res de vio­la­cio­nes a los de­re­chos de au­tor y pro­pie­dad in­te­lec­tual en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de se sus­cri­be la re­pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción ile­gal de mú­si­ca.

A tra­vés de su Re­por­te Es­pe­cial 301, pu­bli­ca­do es­te año, re­ve­ló que, ade­más de las na­cio­nes alu­di­das –que se ubi­can en el top mun­dial de pi­ra­te­ría–, exis­te una lis­ta se­cun­da­ria con 25 na­cio­nes que “de­ben ser vigiladas” por las mis­mas cau­sas.

Y en­tre ellos, apun­tó, des­ta­can: Bar­ba­dos, Bo­li­via, Bra­sil, Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Gua­te­ma­la, Ja­mai­ca, Mé­xi­co y Pe­rú, don­de hay ca­sos ex­tre­mos en los que la pro­duc­ción ile­gal de con­te­ni­dos mu­si­ca­les re­ba­sa 50% y has­ta 70%.

Gol­pes de la pi­ra­te­ría

El Ob­ser­va­to­rio Mun­dial de Lu­cha Con­tra la Pi­ra­te­ría re­por­tó que exis­ten cua­tro da­ños cla­ve que pro­vo­can los pi­ra­tas a la ca­de­na crea­ti­va de la in­dus­tria mu­si­cal:

“Qui­sie­ra con­cien­ti­zar a la gen­te de que com­pren la mú­si­ca ori­gi­nal. Es­te te­ma me gus­ta mu­cho por­que no es que la in­dus­tria pier­da mi­llo­nes. Es más bien por de­fen­der el ar­te, por va­lo­rar la crea­ción de la gen­te. Los com­po­si­to­res de­jan de ga­nar di­ne­ro cuan­do no se pa­ga por una canción. Hay mu­cha gen­te que tie­ne en­tra­das por lo que es­cri­ben y li­mi­ta sus po­si­bi­li­da­des de que si­gan crean­do. No so­la­men­te es el ar­tis­ta que ga­na di­ne­ro con su canción, sino to­das las per­so­nas que vi­ven de es­cri­bir y com­po­ner can­cio­nes”.

1. Éxo­do de crea­do­res ta­len­to­sos. La cre­cien­te pi­ra­te­ría en la ma­yor par­te de los paí­ses de Áfri­ca y Ame­ri­ca La­ti­na ha lle­va­do a mu­chos ar­tis­tas a sa­lir de su país pa­ra crear y pre­sen­tar sus obras en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos, don­de son me­jor re­tri­bui­dos, gra­cias al sis­te­ma vi­gen­te de de­re­cho de au­tor. 2. Des­truc­ción de los ci­mien­tos de las em­pre­sas cul­tu­ra­les lo­ca­les. Di­cha prác­ti­ca so­ca­va la in­dus­tria le­gal, que no pue­de com­pe­tir de ma­ne­ra jus­ta con los ba­jos pre­cios de­ri­va­dos de la ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta. 3. Obs­ta­cu­li­za el desa­rro­llo. Exis­ten paí­ses don­de la re­pro­duc­ción ile­gal re­ba­sa 60% del mer­ca­do, lo cual no só­lo des­tru­ye las nue­vas in­ver­sio­nes y el desa­rro­llo de las in­dus­trias cul­tu­ra­les, sino tam­bién el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en ge­ne­ral, ya que las em­pre­sas no pue­den cre­cer y ex­ten­der­se de ma­ne­ra sos­te­ni­ble.

4. Los pro­duc­tos pi­ra­tea­dos lle­van a un es­tan­ca­mien­to del em­pleo. Aun­que exis­ten una ci­fra glo­bal en la ma­te­ria, se sa­be que en na­cio­nes co­mo Es­ta­dos Uni­dos, se pier­den has­ta 100 mil pla­zas de tra­ba­jo ca­da año, ci­fra que en la Unión Eu­ro­pea se ele­va a 1.2 mi­llo­nes de pla­zas en ries­go y otro mi­llón en eco­no­mías co­mo la de Mé­xi­co.

NI­CO­LÁS CORTE

NI­CO­LÁS CORTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.