In­som­nio: lo que hay de­trás de no po­der dor­mir

Aun­que puede pa­re­cer al­go sin im­por­tan­cia, los pro­ble­mas para con­ci­liar el sue­ño pue­den te­ner se­rias repercusiones en la sa­lud

Publimetro Ciudad de Mexico - - NUEVAMUJER.COM - OLI­VIA O’GAM Editora Nue­va Mu­jer

De acuer­do con la Clí­ni­ca Ma­yo, el in­som­nio es uno de los tras­tor­nos del sue­ño más co­mu­nes. Sus ma­ni­fes­ta­cio­nes son no po­der con­ci­liar el sue­ño o bien des­per­tar­se ex­ce­si­va­men­te tem­prano y no po­der vol­ver a dor­mir­se. Otros de los sín­to­mas del in­som­nio son: an­sie­dad, de­pre­sión o irri­ta­bi­li­dad. Di­fi­cul­tad para con­cen­trar­se o re­cor­dar cier­tos de­ta­lles. In­cre­men­to de erro­res o ac­ci­den­tes y des­per­tar­se du­ran­te la no­che.

En lo que res­pec­ta a las cau­sas más ge­ne­ra­les del in­som­nio, los ex­per­tos des­ta­can tres:

1.- El es­trés.

Mu­chas de las preo­cu­pa­cio­nes y trau­mas que ocu­rren du­ran­te el día nos acom­pa­ñan a la ho­ra de dor­mir y nos im­pi­den con­ci­liar el sue­ño. Es­to tam­bién ocu­rre con las en­fer­me­da­des que in­te­rrum­pen nues­tro ci­clo ha­bi­tual de sue­ño.

2.- Ma­los há­bi­tos de sue­ño.

Mu­chos de no­so­tros te­ne­mos la cos­tum­bre de ver te­le­vi­sión, la compu­tado­ra o el te­lé­fono mó­vil jus­to an­tes de dor­mir. Aun­que no pa­rez­ca, es­to in­te­rrum­pe nues­tro ci­clo de sue­ño y apla­za nues­tra ho­ra de dor­mir.

3.- Co­mer mu­cho an­tes de dor­mir.

Las ce­nas abun­dan­tes sue­len cau­sar ma­les­ta­res co­mo aci­dez es­to­ma­cal o re­flu­jo, lo que evi­ta que el cuer­po des­can­se y pue­da con­ci­liar el sue­ño.

El ries­go de pa­de­cer in­som­nio puede in­cre­men­tar­se por fac­to­res co­mo: la edad (des­pués de los 60 años los pa­tro­nes de sue­ño se mo­di­fi­can y el in­som­nio se in­cre­men­ta). La sa­lud (si tie­nes un pro­ble­ma de ti­po fí­si­co o emo­cio­nal, es po­si­ble que tu ci­clo de sue­ño se vea in­te­rrum­pi­do). El es­trés ex­ce­si­vo (hay tem­po­ra­das que sen­ci­lla­men­te es­ta­mos ba­jo mu­cha pre­sión, pe­ro, si es­to lle­ga a pro­lon­gar­se, el in­som­nio po­dría con­ver­tir­se en cró­ni­co). Por otro la­do, los ho­ra­rios de tra­ba­jo irre­gu­la­res, así co­mo los cons­tan­tes via­jes, tam­bién pue­den ser un fac­tor de­ter­mi­nan­te para que apa­rez­ca el in­som­nio.

El Ins­ti­tu­to del Sue­ño apun­ta que exis­ten 3 ti­pos de in­som­nios: cró­ni­co, de cor­to pla­zo y tran­si­to­rio, que pue­den ser cau­sa­dos por: fac­to­res psi­co­ló­gi­cos, un es­ti­lo de vi­da po­co sa­lu­da­ble o en­fer­me­da­des. El in­som­nio tran­si­to­rio, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ocu­rre por pe­rio­dos cor­tos de tiem­po y se puede pre­sen­tar cuan­do nos an­gus­tia al­gu­na si­tua­ción, aun­que tam­bién se da cuan­do una per­so­na es­tá de viaje. El in­som­nio de cor­to pla­zo sue­le dar­se en un pe­rio­do de 2 a 3 se­ma­nas y des­apa­re­cer una vez que se ha re­suel­to aque­llo que nos preo­cu­pa. Mien­tras que el in­som­nio cró­ni­co puede es­tar re­la­cio­na­do con otros pro­ble­mas de sa­lud de ti­po res­pi­ra­to­rio o mus­cu­lar.

El Ins­ti­tu­to del Sue­ño en Es­pa­ña (IIS) apun­ta que, en ge­ne­ral, las mu­je­res sue­len dor­mir un ma­yor nú­me­ro de ho­ras que los hom­bres y te­ner un sue­ño más pro­fun­do; sin em­bar­go, tam­bién es ha­bi­tual que su­fran una con­ti­nua sen­sa­ción de can­san­cio y som­no­len­cia.

Es im­por­tan­te des­ta­car que el sue­ño de las mu­je­res se ve po­de­ro­sa­men­te in­flui­do por fac­to­res co­mo el ta­ba­co, tras­tor­nos de áni­mo y los cam­bios hor­mo­na­les por los que atra­ve­sa­mos du­ran­te to­da nues­tra vi­da.

De acuer­do con el IIS, la mens­trua­ción tam­bién in­flu­ye en nues­tro ci­clo de sue­ño. Y es que los días pre­vios al pe­rio­do, un por­cen­ta­je im­por­tan­te de mu­je­res re­gis­tra pro­ble­mas para con­ci­liar el sue­ño o, por lo me­nos, dis­mi­nu­ye la ca­li­dad.

És­te tam­bién se ve afec­ta­do por el sín­dro­me pre­mens­trual, ya que exis­ten mu­je­res que tie­nen di­fi­cul­ta­des para dor­mir de 3 a 6 días pre­vios al pe­rio­do. Ade­más, tie­nen pe­sa­di­llas y des­pier­tan cons­tan­te­men­te du­ran­te la no­che.

Es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan re­gu­lar la ho­ra en la que te vas a dor­mir. De es­ta for­ma se ge­ne­ra una ‘ru­ti­na’ para dor­mir en la que el ce­re­bro se pro­gra­ma ha­cien­do que el sue­ño sea más pro­fun­do y con­ti­nuo. Ade­más, re­sal­tan la im­por­tan­cia de re­du­cir ac­ti­vi­da­des que in­ter­fie­ren con el sue­ño co­mo el uso del ce­lu­lar.

La di­fi­cul­tad para dor­mir puede ocul­tar otros pro­ble­mas de sa­lud, por eso es im­por­tan­te que con­sul­tes a un ex­per­to en me­di­ci­na del sue­ño, si de ma­ne­ra cons­tan­te tie­nes pro­ble­mas para dor­mir y has no­ta­do que es­to em­pie­za a afec­tar tu vi­da dia­ria.

|DREAMSTIME

La mens­trua­ción in­flu­ye de for­ma con­si­de­ra­ble en el ci­clo de sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.