E-LEC­CIO­NES

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - EN LA ESQUINCA DE DOS CA­LLES TOÑO ESQUINCA WWW.ANTONIOESQUINCA.COM ES­TA CO­LUM­NA EX­PRE­SA SÓ­LO EL PUN­TO DE VIS­TA DE SU AU­TOR

To­do acon­te­ci­mien­to lle­va con­si­go una lec­ción y lec­cio­nes de lec­cio­nes. Po­dría­mos de­cir que –es­ta vez– ga­na­ron el odio, el re­sen­ti­mien­to so­cial, el ra­cis­mo, y las de­más ba­jas pa­sio­nes de los se­res hu­ma­nos, con­te­ni­do to­do en un pro­ce­so ci­vi­li­za­do. De­be­mos es­tar aten­tos a no ge­ne­rar mie­do o de­s­es­pe­ran­za, ya que es­to es el con­duc­to di­rec­to y sin es­ca­las a más ira, odio y vio­len­cia. Es­tas elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses me re­cuer­dan a las vie­jas imá­ge­nes de una so­cie­dad más apre­ta­da, in­to­le­ran­te, rí­gi­da, de as­pi­ra­cio­nes su­ma­men­te su­per­fluas, y de gran­des men­ti­ras al in­te­rior. A esos ru­mo­res es­con­di­dos de pa­si­llo en­tre las fa­mi­lias, don­de el ve­cino de en­fren­te pa­re­cía im­pe­ca­ble, con to­dos los re­qui­si­tos pa­ra de­no­mi­nar­se una “bue­na fa­mi­lia” o una fa­mi­lia “nor­mal”, con to­das las de la ley, pe­ro que al acer­car la visión más allá de la pun­ta de la na­riz, iba de­ve­lán­do­se co­mo un nú­cleo bas­tan­te dis­fun­cio­nal, vi­vien­do pa­ra las apa­rien­cias, con gran­des y pro­fun­das des­com­po­si­cio­nes de la dig­ni­dad hu­ma­na, lle­na de hi­po­cre­sía y en­ga­ños. Sien­to co­mo si el co­ber­ti­zo de esa vie­ja fa­mi­lia que an­te los de­más de la cua­dra se os­ten­ta­ba co­mo “as­pi­ra­ción per­fec­ta”, se hu­bie­ra de­rrum­ba­do sú­bi­ta­men­te por si que­da­ban du­das. Pe­ro eso tie­ne al­go bueno, por­que co­mo pa­sa en una es­fe­ra más in­me­dia­ta, em­pu­ja a ver al nú­cleo pro­pio. Pro­ba­ble­men­te a va­lo­rar­lo más, a ver que a pe­sar de tan­to pro­ble­ma, no so­mos peo­res. A to­mar im­por­tan­cia de lo nues­tro, a ver­da­de­ra­men­te hon­rar­lo y to­mar­lo en­se­rio en­tre­gan­do to­do y lo me­jor de no­so­tros. Acon­te­ci­mien­tos co­mo és­te, aun­que de ba­se som­bría, son ig­ni­cio­nes pa­ra otra co­sa, pa­ra ser más cons­cien­tes, pa­ra re­sol­ver nues­tros pro­ble­mas con vo­lun­tad, con dig­ni­dad y em­pu­je: a po­ner el me­jor y el do­ble de es­fuer­zo en ca­da co­sa, pe­ro no el es­fuer­zo que cues­ta tra­ba­jo, sino que vie­ne de la com­pren­sión y del apre­cio por lo que so­mos, pa­ra sa­near­lo, me­jo­rar­lo, ha­cer­lo bri­llar. La ca­pa­ci­dad ima­gi­na­ti­va, in­ven­ti­va, crea­ti­va, crea­do­ra, y to­das las cua­li­da­des que nos ca­rac­te­ri­zan y que he­mos em­plea­do mu­cho tiem­po só­lo en so­bre­lle­var la vi­da, de­ben per­mear nues­tros ac­tos y ac­ti­tu­des, pe­ro so­bre to­do, pa­ra in­te­grar­nos en una so­la fuer­za; no pa­ra gue­rrear, sino pa­ra vi­brar en no­tas más al­tas y con el po­der de la unión. Co­mo di­jo Pi­tá­go­ras de Sa­mos, fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co griego del 582 a.C.: “Tú ve­rás que los ma­les de los hom­bres son fru­to de su elec­ción; y que la fuen­te del bien la bus­can le­jos, cuan­do la lle­van den­tro de su co­ra­zón”. En tan­to que son mo­men­tos de con­fu­sión y has­ta des­va­río, tam­bién lo son pa­ra to­mar nue­vas elec­cio­nes, de­jan­do ya de po­ner el va­lor en don­de no lo hay, pa­ra­dos en una ba­se que es fun­da­men­tal: la ver­dad, for­ta­le­cien­do la bon­dad, la ge­ne­ro­si­dad, la ho­nes­ti­dad, la rec­ti­tud, la in­te­gri­dad, el al­to es­pí­ri­tu que die­ron pie por al­mas gran­des a una enor­me na­ción co­mo la nues­tra, a no ol­vi­dar­lo de nue­vo, pe­ro no pa­ra ce­rrar­nos al mun­do ni pa­ra po­ner­nos en con­tra de na­die, sino pa­ra apro­ve­char es­te y otros even­tos co­mo una nueva opor­tu­ni­dad y un lla­ma­do a vol­ver­nos a mi­rar a los ojos, a re­co­no­cer nues­tras fa­llas, a ha­cer vi­da lo me­jor de ca­da uno, y de to­dos en con­jun­to, a ele­var la au­to-es­ti­ma co­lec­ti­va, a ser so­be­ra­nos pa­ra el bie­nes­tar y la li­ber­tad, y así abrir­nos al mun­do, con el ejem­plo de quien sa­be ver el men­sa­je de las lec­cio­nes, apren­de, cre­ce, y en­se­ña con el ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.