EL DÍA QUE SE PER­DIÓ LA CONSCIENCIA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER -

Hay coin­ci­den­cias que mar­can días ra­ros, días fue­ra de lo co­mún, días en que el mundo se une pa­ra asom­brar­se, pa­ra asus­tar­se y en­mu­de­cer, así pa­só el 9/11, jus­to esa ma­ña­na del año dos mil uno, el pla­ne­ta tie­rra des­per­ta­ba ho­rro­ri­za­do al ver las imá­ge­nes de avio­nes que im­pac­ta­ban en el co­ra­zón del país más po­de­ro­so de mundo. Un ene­mi­go le­jano usa­ba sus avio­nes pa­ra ata­car­los en su pro­pio sue­lo, ma­tan­do a mu­chos y cam­bian­do la vi­da de to­dos, sí por que des­pués de esa fe­cha hay un an­tes y un des­pués pa­ra to­dos, en la for­ma de via­jar, de co­mu­ni­car­nos, en la for­ma en que te re­la­cio­nes con ellos. Nos afec­tó a to­dos, nos cam­bió el es­ti­lo, la for­ma, nos mar­có pa­ra siem­pre. Y no ha­bía que es­pe­rar mu­chos años pa­ra que las coin­ci­den­cias nos mar­ca­ran de nue­vo, el pa­sa­do 11/9 el mundo des­per­tó de nue­vo asom­bra­do, asus­ta­do y en­mu­de­ci­do, los ame­ri­ca­nos ha­cían que de nue­vo vol­vié­ra­mos a ver­los, nos die­ron una mues­tra más de que son mor­ta­les, que se equi­vo­can y que sus ne­ce­si­da­des tam­bién se sa­tis­fa­cen po­lí­ti­ca­men­te con pa­la­bre­ría ba­ra­ta. Na­die lo po­día creer, se equi­vo­ca­ron prác­ti­ca­men­te to­dos, los ana­lis­tas, los en­cues­ta­do­res, los pro­nos­ti­ca­do­res, los pe­rio­dis­tas, los me­dios y es que, a pe­sar de que a to­ro pa­sa­do hoy mu­chos quie­ran de­cir un “yo lo di­je”, un “yo si es­ta­ba se­gu­ro que ga­na­ría” po­cos fue­ron los que acer­ta­ron. A to­dos nos pa­re­cía im­po­si­ble que un hom­bre con su vi­da, con su ideo­lo­gía, con su tra­yec­to­ria fue­ra a ser ele­gi­do en una de­mo­cra­cia ra­ra pe­ro pu­ra co­mo el pre­si­den­te de uno de los paí­ses más po­de­ro­sos y, hoy, pe­li­gro­sos del mundo. Pe­ro así fue, el pró­xi­mo vein­te de enero Do­nald Trump en­tra­rá por la puer­ta gran­de a la Ca­sa Blan­ca, con mu­chas pro­me­sas qué cum­plir, con mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos ate­rro­ri­za­dos por lo que sus ac­cio­nes pue­dan afec­tar sus vi­das. En nues­tro país nos que­da es­pe­rar, pre­pa­rar­nos y se­guir en la lu­cha de siem­pre que por acá las co­sas es­tán tam­bién com­pli­ca­das. Si de al­go es­toy se­gu­ro es que su mal­di­to mu­ro, ese que di­ce que nos va a par­tir y que ade­más nos va a cos­tar, no es otra co­sa que él mis­mo, nun­ca ima­gi­né un mu­ro fí­si­co, el cual se­gu­ro va a ha­cer (ya que de lo pro­me­ti­do lo cum­pli­do). Siem­pre su­pe que lo com­pli­ca­do se­ría li­diar con un per­so­na­je co­mo él, có­mo rom­per sus ba­rre­ras po­lí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas, có­mo tre­par de ma­ne­ra in­te­li­gen­te en la men­te de al­guien que no lo es, có­mo pre­ten­der ir por el ca­mino rec­to con al­guien que ha mos­tra­do que no lo es, có­mo no que­rer bur­lar­lo si él se ha bur­la­do de to­dos, el tiem­po pon­drá las co­sas en su lu­gar y le pon­drá en la fren­te a los que vo­ta­ron por él la fuer­te sen­ten­cia “aho­ra tie­nen al pre­si­den­te que se me­re­cen”. Y no­so­tros no per­da­mos de vis­ta que Trump no lle­ga a la Ca­sa Blan­ca por cua­tro años, ha­rá la im­po­si­ble por se­guir en­ga­ñan­do a los que ca­ye­ron pa­ra du­rar ahí los ocho que to­dos los que lle­gan a ese pues­to quie­ren.

Y de las coin­ci­den­cias aque­lla ma­ña­na de sep­tiem­bre es­ta­ba en Los Án­ge­les en la vís­pe­ra del Grammy La­tino, don­de por cier­to, la per­so­na­li­dad ho­me­na­jea­da se­ría Ale­jan­dro Sanz, to­do se cam­bió, se pa­ró, se can­ce­ló y tu­vi­mos que vol­ver por tie­rra en un avión lleno de es­tre­llas que des­pe­go de Ti­jua­na una vez que abrie­ron los Es­ta­dos Uni­dos su es­pa­cio aéreo. Es­ta co­lum­na la es­cri­bo en Ti­jua­na don­de es­toy por tra­ba­jo, la se­ma­na que en­tra en Las Ve­gas se­rá el Grammy La­tino ce­re­mo­nia que se­gu­ro no se­rá la mis­ma, la que se te­nía pla­nea­da, aho­ra es­ta­rá lle­na de men­sa­jes alu­si­vos al pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump y sus pro­me­sas an­ti­la­ti­nas y de Sanz me que­da su men­sa­je del miér­co­les con el que rom­pió las re­des con sus palabras en Twit­ter:

“@Ale­jan­droSanz Hoy me he des­per­ta­do con la de­cep­ción cla­va­da en el al­ma pe­ro con la con­vic­ción de que hay que sa­cu­dir­se el mie­do y lu­char con­tra el des­tino”.

Y pa­ra lo que sigue, sa­cu­da­mos la ca­be­za, en no­so­tros es­tá rom­per cuan­ta barrera o mu­ro se nos pon­ga en­fren­te, no suel­tes las rien­das de tu des­tino y sal to­dos los días con la fir­me con­vic­ción de que pro­ble­mas siem­pre ha­brá, pe­ro la mi­sión de ser fe­liz es­tá en ca­da uno, no te suel­tes, sigue fir­me, que de las locuras del per­so­na­je en cues­tión sus mis­mos go­ber­na­dos se de­ben en­car­gar, pues pron­to les va a que­dar cla­ro que el mu­ro es él y ellos van a pa­gar las con­se­cuen­cias. ¡Fe­li­ci­dad pu­ra pa­ra to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.