LOS NE­GO­CIOS PRO­MO­VI­DOS POR MAN­CE­RA, FI­NAN­CIA­DOS POR LOS HA­BI­TAN­TES DE LA CIU­DAD

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - COOR­DI­NA­DOR DEL GRU­PO PAR­LA­MEN­TA­RIO DE MO­RE­NA EN LA ASAM­BLEA LE­GIS­LA­TI­VA.

La ile­gal pri­va­ti­za­ción de es­pa­cios pú­bli­cos es la mar­ca que dis­tin­gue al go­bierno de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra. En me­nos­ca­bo de los in­tere­ses pú­bli­cos, en su ad­mi­nis­tra­ción se ha da­do pre­fe­ren­cia a ne­go­cios par­ti­cu­la­res, y a la con­si­guien­te acu­mu­la­ción de mul­ti­mi­llo­na­rias ga­nan­cias pri­va­das. Ade­más, es­te ti­po de con­tra­tos, el des­tino de los re­cur­sos pú­bli­cos ha si­do ma­ne­ja­do con opa­ci­dad ab­so­lu­ta.

En Mo­re­na no nos opo­ne­mos a la in­ver­sión pri­va­da, ni a la le­gí­ti­ma ob­ten­ción de ga­nan­cias de los em­pre­sa­rios, siem­pre y cuan­do se ajus­ten al mar­co le­gal y res­pe­ten el Es­ta­do de De­re­cho. A lo que nos opo­ne­mos es al ile­gí­ti­mo usu­fruc­to de los bie­nes y re­cur­sos pú­bli­cos en be­ne­fi­cio de unos cuan­tos, ines­cru­pu­lo­sos ne­go­cian­tes, vin­cu­la­dos con go­ber­nan­tes co­rrup­tos.

En con­tras­te con lo ocu­rri­do en el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en re­la­ción con la construcción del se­gun­do pi­so, en la ac­tua­li­dad, los nue­vos se­gun­dos pi­sos son un ejem­plo in­cues­tio­na­ble de la fal­ta de trans­pa­ren­cia en gas­tos y re­cau­da­ción del ser­vi­cio.

En efec­to, con el pre­tex­to de que el go­bierno ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra ha­cer­se car­go de es­te ti­po de pro­yec­tos, a par­tir del go­bierno de Mar­ce­lo Ebrard, los se­gun­dos pi­sos han si­do concesionados a em­pre­sas pri­va­das. Ta­les son los ca­sos, por ejem­plo, de la Au­to­pis­ta Ur­ba­na Nor­te y el Via­duc­to Bi­cen­te­na­rio, las cua­les en con­jun­to re­pre­sen­ta­ron, al pri­mer tri­mes­tre de 2014, 39% de los in­gre­sos de pea­je y ope­ra­ción de la fir­ma es­pa­ño­la OHL Mé­xi­co.

Asi­mis­mo, al cie­rre de 2013, los in­gre­sos de­ri­va­dos de la cuo­ta de pea­je de los pri­me­ros tramos de la Au­to­pis­ta Ur­ba­na Sur, pro­pie­dad de Car­so, as­cen­die­ron a 146.3 mi­llo­nes de pe­sos, mon­to on­ce ve­ces su­pe­rior al ob­te­ni­do el año an­te­rior, de acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio El Fi­nan­cie­ro.

En el úl­ti­mo año, el pre­cio del pea­je cre­ció, en al­gu­nos ca­sos, has­ta cua­tro ve­ces, co­mo por ejem­plo en la Au­to­pis­ta Ur­ba­na Nor­te, cu­yo cos­to pa­só de 1.32 pe­sos a 5.2 pe­sos por ki­ló­me­tro o el de la Su­per­vía Po­nien­te, que se in­cre­men­tó 62%: de 38.80 pe­sos a 62 pe­sos.

Por ta­les ra­zo­nes, el gru­po par­la­men­ta­rio de Mo­re­na en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va ha pro­pues­to que los se­gun­dos pi­sos sean gra­tui­tos. Es in­mo­ral, el col­mo de la ava­ri­cia del go­bierno ca­pi­ta­lino y de sus cóm­pli­ces, que los ciu­da­da­nos de­ban pa­gar pa­ra el de­re­cho a tran­si­tar por sus pro­pias cal­za­das. ¿Pa­ra qué sir­ven, en­ton­ces, los im­pues­tos?

Otro ca­so si­mi­lar es el de las fo­to­mul­tas, con­ce­sio­na­das a la em­pre­sa Au­to­traf­fic, em­pre­sa que ob­tie­ne 46% de las ga­nan­cias ad­qui­ri­das por con­cep­to de im­po­si­ción de mul­tas, mis­mas que as­cien­den, de ma­ne­ra apro­xi­ma­da, a 200 mi­llo­nes de pe­sos men­sua­les.

Al día de hoy se han im­pues­to un mi­llón 400 mil mul­tas. Si se es­ta­ble­ce un pro­me­dio, por lo de­más me­su­ra­do, de 500 pe­sos por san­ción, pue­de es­ti­mar­se una re­cau­da­ción de 700 mi­llo­nes de pe­sos. Es de­cir, que por la ins­ta­la­ción de cá­ma­ras y ma­ne­jo de per­so­nal, Au­to­traf­fic se ha em­bol­sa­do 322 mi­llo­nes de pe­sos ne­tos.

Re­cien­te­men­te la Asam­blea Le­gis­la­ti­va de­ci­dió que la ope­ra­ción de los par­quí­me­tros le fue­ra trans­fe­ri­da a la Se­cre­ta­ría de Mo­vi­li­dad. Ca­be sub­ra­yar que el ma­ne­jo del di­ne­ro ob­te­ni­do por tal con­cep­to ha ca­re­ci­do, por com­ple­to, de trans­pa­ren­cia, to­da vez que se des­co­no­ce su des­tino. En el peor de los col­mos po­si­bles, el se­cre­ta­rio de la re­fe­ri­da de­pen­den­cia, es el prin­ci­pal ope­ra­dor po­lí­ti­co de Man­ce­ra y el PRD. Por con­si­guien­te, quién nos ase­gu­ra que la re­cau­da­ción no se des­ti­na­rá a la com­pra de vo­tos o al pa­go de dá­di­vas pa­ra pre­ser­var las clien­te­las políticas.

Mo­re­na no es­tá de acuer­do con es­ta ines­cru­pu­lo­sa ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios del go­bierno de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra. En 2018, cuan­do Mo­re­na go­bier­ne la Ciu­dad de Mé­xi­co, re­vi­sa­re­mos es­te ti­po de con­tra­tos. Y se echa­rán aba­jo aque­llos que no be­ne­fi­cien a los ca­pi­ta­li­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.