Va­nes­sa HUPPENKOTHEN

Una de las co­men­ta­ris­tas de­por­ti­vas más be­llas de la te­le­vi­sión, ha de­mos­tra­do co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, lo que la lle­vó a una de las em­pre­sas más pres­ti­gio­sas de ese ám­bi­to: ESPN.

Publimetro Ciudad de Mexico - - PUBLISPORT.MX -

em­pre­sa?

— To­do es muy di­fe­ren­te a lo que he he­cho pe­ro es­toy muy emo­cio­na­da, y con­ten­ta de aho­ra ha­blar de lo que más me gus­ta, de trans­mi­tir­lo, de que la gen­te se apa­sio­ne jun­to con­mi­go y ob­via­men­te de in­for­mar del de­por­te.

¿Có­mo cam­bió tu ru­ti­na en cuan­to a ho­ra­rios, tras­la­dos, et­cé­te­ra.?

— Los ho­ra­rios son un po­co com­pli­ca­dos por­que de re­pen­te sa­li­mos un po­co más tar­de pe­ro de eso ese tra­ta. So­mos un no­ti­cie­ro que va a mu­chos la­dos de Amé­ri­ca y a ve­ces los ho­ra­rios no son co­mo los de Mé­xi­co, a ve­ces va­mos en ho­ra­rio es­te­lar en Es­ta­dos Uni­dos que tie­nen dos ho­ras me­nos, en al­gu­nos paí­ses de La­ti­noa­me­ri­ca tam­po­co tie­nen el mis­mo ho­ra­rio, en­ton­ces sa­li­mos un po­co más tar­de.

Pe­ro de igual for­ma sa­les tan con­ten­to por ha­ber rea­li­za­do tu tra­ba­jo y ha­ber he­cho un buen pro­gra­ma que no se sien­te, al contrario, traes la adre­na­li­na a to­do y quie­res se­guir ha­blan­do del de­por­te, en­ton­ces no me ha cos­ta­do tra­ba­jo, al contrario, lo he dis­fru­ta­do mu­cho.

¿Sien­tes que las mu­je­res to­da­vía no han lo­gra­do la su­fi­cien­te cre­di­bi­li­dad co­mo pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos?

— El me­dio en el que es­ta­mos es­tá do­mi­na­do por hom­bres pe­ro ca­da vez hay más mu­je­res, que ca­da vez so­mos más las que ha­bla­mos de un te­ma que los hom­bres no lo va­lo­ran co­mo de­bie­ran; nos apa­sio­na igual que a ellos, nos gus­ta, le te­ne­mos un amor gran­de, so­mos muy pa­sio­na­les en cuan­to a los deportes y es lo que se de­be de to­mar en cuen­ta.

Ob­via­men­te la cre­di­bi­li­dad vie­ne de la mano, la pre­pa­ra­ción y el co­no­ci­mien­to del te­ma del que es­ta­mos ha­blan­do.

Y ya co­mo par­te del equi­po, a Va­nes­sa le to­có su pri­me­ra di­ná­mi­ca lla­ma­da “Se­ma­na de la Mu­jer”, una cam­pa­ña en pro de la au­to­ex­plo­ra­ción pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de ma­ma.

“Es im­por­tan­te re­cor­dar la im­por­tan­cia de la au­to­ex­plo­ra­ción, ven­cer los mie­dos, de es­tar apo­ya­das por nues­tros fa­mi­lia­res, de ha­cer­nos che­queos ca­da seis me­ses, ca­da año”.

Hay mu­je­res que to­da­vía no es­tán cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la au­to­ex­plo­ra­ción, ¿qué men­sa­je les man­das?

— Cuen­ta mu­cho la edu­ca­ción res­pec­to a eso, la con­fian­za que le po­de­mos te­ner a nues­tra fa­mi­lia y la que le de­be­mos de dar a las mu­je­res de nues­tra fa­mi­lia. Te­ne­mos ma­dres her­ma­nas, mu­je­res a nues­tro al­re­de­dor que hay que dar­le la con­fian­za y ese em­pu­jon­ci­to pa­ra que no ten­gan pe­na de na­da, que ven­zan sus mie­dos y que en­tien­dan que la pre­ven­ción es par­te fun­da­men­tal de una en­fer­me­dad en ca­so de que se dé pa­ra po­der­la de­tec­tar a tiem­po.

¿Tú con que fre­cuen­cia te au­to­ex­plo­ras?

— Yo, por lo me­nos, una vez a la se­ma­na, de re­pen­te hay cues­tio­nes que di­ces: ¿qué es es­to? ¿no es nor­mal, sí es nor­mal?, y si hay al­go ra­ro ir al doc­tor de in­me­dia­to, al gi­ne­có­lo­go en es­te ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.