Mi­che­lle Oba­ma: ocho años de re­no­va­ción y po­der fe­me­nino

An­tes de su lle­ga­da, el rol de Pri­me­ra Da­ma era le­jano en su so­fis­ti­ca­ción o que­dó en plano se­cun­da­rio. Pe­ro ella mo­der­ni­zó to­do a tra­vés de su in­du­men­ta­ria y sus ac­cio­nes.

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / MUNDO - LUZ LANCHEROS Me­tro World News

De 1960 a 1963, la ma­yo­ría de mu­je­res de a pie as­pi­ra­ban a la so­fis­ti­ca­ción co­mo va­lor as­pi­ra­cio­nal. Ellas eran las que que­rían la ele­gan­cia, las que de­bían acer­car­se a la mo­da. Y quién me­jor pa­ra en­car­nar to­das esas as­pi­ra­cio­nes que una mu­jer ca­si en sus mis­mas con­di­cio­nes: Jac­que­li­ne Ken­nedy, que en­car­na­ba esos va­lo­res eu­ro­peos con los que que­rían iden­ti­fi­car­se mu­chas amas de ca­sa. Ella era el gla­mur que le dio el es­ta­tus de le­yen­da a la pre­si­den­cia de John F. Ken­nedy. Se po­día equi­pa­rar, en ese en­ton­ces, a mu­je­res co­mo

Gra­ce de Mó­na­co o la rei­na Isa­bel. Eran otros días los de es­plen­dor y la rí­gi­da per­fec­ción co­mo ar­ma co­mu­ni­ca­ti­va. De son­ri­sas im­pos­ta­das y ves­ti­dos he­chos pa­ra la foto ofi­cial.

Ca­si me­dio si­glo des­pués, Mi­che­lle Oba­ma lo cam­bia­ba to­do. Lo ha­cía evo­can­do el mis­mo po­de­río, pe­ro so­bre to­do, acer­cán­do­se a una mu­jer que no só­lo po­día po­sar, sino que que­ría apo­de­rar­se del mun­do. Aho­ra la mo­da de­bía acer­car­se e iden­ti­fi­car­se con ella.

Por­que Mi­che­lle en­ten­dió, a tra­vés de la sen­ci­llez y la ver­sa­ti­li­dad, que la mu­jer era más que un flo­re­ro y tam­bién tra­ba­ja­ba. Tan­to de jeans, co­mo de ves­ti­do de ama de ca­sa de Me­dio Oes­te o en­fun­da­da en un Ca­ro­li­na He­rre­ra, ha sa­bi­do adap­tar su es­ti­lo de ma­dre tra­ba­ja­do­ra a las di­ver­sas cau­sas y pú­bli­cos a los que se di­ri­gió en ocho años de man­da­to de su ma­ri­do. Y to­do se lo de­be, en gran par­te, a al­guien que ha sa­bi­do lo que ella quie­re pro­yec­tar: su es­ti­lis­ta Me­re­dith Koop. Adap­tan­do el ves­ti­do, adap­tan­do el men­sa­je Me­re­dith Koop ha estado jun­to a la pri­me­ra da­ma sa­lien­te des­de 2009. Co­men­zó su ca­rre­ra co­mo so­cia de ven­tas en la bou­ti­que Ikram. Ahí co­no­ció a Mi­che­lle, des­de que era es­po­sa del se­na­dor Oba­ma. Gra­cias a ella ha lu­ci­do en gran­des even­tos a di­se­ña­do­res re­pre­sen­ta­ti­vos de la in­dus­tria de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se, co­mo Ralph Lau­ren, Os­car de la Ren­ta, Ca­ro­li­na He­rre­ra, Mi­chael Kors, Nar­ci­so Ro­drí­guez, Jo­seph Al­tu­za­rra y Naeem Kham,

en­tre otros.

Tam­bién ha usa­do mar­cas un po­co más ac­ce­si­bles co­mo J. Crew y Ann Tay­lor. De es­ta ma­ne­ra, ayu­dó a Oba­ma a sa­lir­se del rol im­pues­to por Jac­que­li­ne Ken­nedy y Nancy Rea­gan, con su for­ma­lis­mo en sas­tre, al usar co­lo­res, ves­ti­dos que cual­quier otra usa­ría y al to­mar de­ci­sio­nes arries­ga­das y nun­ca re­pe­tir­se.

De he­cho, es­to es lo que más le ha gus­ta­do a la Pri­me­ra Da­ma: que ella sa­be que la mo­da es un men­sa­je. De es­ta ma­ne­ra, Me­re­dith ha con­tri­bui­do a que ella ha­ya sa­bi­do apre­ciar a los crea­do­res de ca­da país al que ha he­cho una vi­si­ta de Estado. Pa­ra To­kio usó Ken­zo y pa­ra Lon­dres usó Ch­ris­top­her Ka­ne, por ejem­plo, de tal ma­ne­ra que se res­pe­ta­se la tra­di­ción de mo­da de ca­da país. Es­to lo hi­zo tam­bién en el su­yo, al ves­tir de di­se­ña­do­res la­ti­nos y de es­tu­dian­tes, pa­ra im­pul­sar ta­len­tos y man­dar un men­sa­je de uni­dad.

To­do es­to le ha gran­jea­do un va­lor que cual­quier po­lí­ti­co desea­ría: la em­pa­tía. Nun­ca ha si­do cri­ti­ca­da, co­mo otras mu­je­res en su po­si­ción, de des­pil­fa­rrar el era­rio pú­bli­co en ves­ti­dos ale­ja­dos de la reali­dad de las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses. De he­cho, ella mis­ma los pa­ga. Y tam­bién ha si­do cer­ca­na a la mo­da, al ser la Pri­me­ra Da­ma en ejer­ci­cio en sa­lir en la re­vis­ta Vo­gue y de es­tar más que nun­ca cer­ca­na a una in­dus­tria tan im­por­tan­te en su país. Y su la­bor es re­fle­ja­da no só­lo en su vi­ra­li­dad o po­pu­la­ri­dad, sino en al­go tan efí­me­ro co­mo el

trend­set­ting: de he­cho, su ves­ti­do de Nar­ci­so Ro­drí­guez pa­ra el dis­cur­so de su ma­ri­do en el Estado de la Unión se ago­tó, así hu­bie­se cos­ta­do dos mil 95 dó­la­res.

¿Po­drá su su­ce­sor o su­ce­so­ra se­guir sus pa­sos? Es muy tem­prano pa­ra sa­ber­lo. Pe­ro Mi­che­lle Oba­ma pa­sa­rá a la his­to­ria de la mo­da po­lí­ti­ca co­mo una mu­jer que su­po com­bi­nar la mo­da más allá de su gla­mur y dar­le el po­der y la fuer­za que no tu­vo en años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.