DEL CAOS AL OR­DEN

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER -

El caos es os­cu­ri­dad por­que aún no es­tá or­de­na­do, y la luz es el caos que se or­de­na a tra­vés del amor. Una co­sa de­vie­ne de la otra, y am­bas se re­tro­ali­men­tan en un ci­clo eterno. Apren­der so­bre el or­den del Uni­ver­so, es tam­bién apren­der a or­de­nar nues­tro pro­pio pa­trón de vi­da pa­ra su con­se­cuen­te evo­lu­ción. Si us­ted quie­re avan­zar rá­pi­da­men­te en su ca­mino, apren­da de es­tas le­yes que no fue­ron in­ven­ta­das por nin­gu­na re­li­gión, sino más bien des­cu­bier­tas y des­cri­tas por las al­mas sa­bias que su­pie­ron ob­ser­var el fun­cio­na­mien­to de nues­tro mun­do hu­mano con res­pec­to al cos­mos. El or­den es el eje de la na­tu­ra­le­za pa­ra com­po­ner­se co­mo ma­te­ria, pues sin es­te or­den asom­bro­so de pa­tro­nes geo­mé­tri­cos per­fec­tos, na­da podría en­ca­jar pa­ra crear lo que co­no­ce­mos. La na­tu­ra­le­za nos mues­tra cla­ra­men­te có­mo una co­sa em­bo­na den­tro de otra, y de es­ta ma­ne­ra na­da es­tá se­pa­ra­do, co­mo tam­po­co se ac­túa de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, es de­cir que per­te­ne­ce­mos siem­pre a un or­den je­rár­qui­co. Por ejem­plo, un tiem­po fui­mos res­pon­sa­bi­li­dad de al­guien pa­ra po­der cre­cer, y des­pués nos con­ver­ti­mos en los res­pon­sa­bles de al­go o de al­guien. El or­den y la res­pon­sa­bi­li­dad son ejes del amor y de la li­ber­tad. La li-ber­tad no ra­di­ca en es­ca­bu-llir­se de es­tos dos prin­ci­pios, ¡no se con­fun­da nun­ca! La ver­da­de­ra li­ber­tad es la de ele­gir cuán­do y de qué ma­ne­ra to­ma­re­mos y crea­re­mos or­den, pa­ra po­der ele­gir tam­bién de qué que­re­mos ser res­pon­sa­bles; de lo con­tra­rio se­rá en­ton­ces la vi­da la que nos pon­ga en or­den y la que nos in­di­que de qué de­be­mos res­pon­sa­bi­li­zar­nos, pues por que­rer eva­dir es­te com­pro­mi­so, nos lle­ga jus­to lo que más que­ría­mos eva­dir, o co­mo en el sa­lón de cla­ses: si que­re­mos ser de los úl­ti­mos en par­ti­ci­par, nos to­ca­rá la peor par­te. No co­me­ta­mos el te­rri­ble error de con­fun­dir la li­ber­tad co­mo si­nó­ni­mo de fal­ta de com­pro­mi­so, de no ren­dir­le a na­die, de no en­tre­gar cuen­tas, por­que es exac­ta­men­te lo opues­to: li­ber­tad es sa­ber a quién amar, có­mo amar­lo, cuan­do amar­lo, por qué amar­lo, pa­ra qué amar­lo, trá­te­se de lo que se tra­te, y no te­ner que amar a quien me­nos quie­ro amar por­que no me que­da de otra. Así co­mo las abe­jas, re­que­ri­mos siem­pre de un or­den, de un maes­tro, de un guía, de un lí­der, por­que de lo con­tra­rio lo que es­ta­ba en or­den se vuel­ve caos y la li­ber­tad se vuel­ve li­ber­ti­na­je sin ton ni son. Co­mo in­di­vi­duos y co­mo sociedad ne­ce­si­ta­mos au­to­ri­dad, por­que es na­tu­ral, y sin és­ta to­do re­gre­sa al caos. Pe­ro la au­to­ri­dad tam­bién de­be es­tar ali­nea­da a es­tas le­yes, de lo con­tra­rio se vuel­ve una mo­fa de au­to­ri­ta­ris­mo que só­lo con­tri­bu­ye al caos. Los ni­ños ne­ce­si­tan au­to­ri­dad, las fa­mi­lias ne­ce­si­tan au­to­ri­dad, los gru­pos, las so­cie­da­des, los ciu­da­da­nos, ne­ce­si­ta­mos au­to­ri­dad. Por­que au­to­ri­dad es si­nó­ni­mo de con­duc­ción, guía, con­ten­ción y, en un con­cep­to, or­den. Só­lo con or­den es po­si­ble con­ver­tir los sue­ños en reali­dad. Cuan­do to­dos quie­ren brin­car­se es­tas le­yes, y eva­dir es­tos prin­ci­pios, vie­nen las lec­cio­nes por obli­ga­to­rie­dad, y so­mos lle­va­dos –por la iner­cia de lo que es­ta­mos crean­doha­cia el ex­tre­mo de te­ner que or­de­nar y ser res­pon­sa­bles de pre­ci­sa­men­te aque­llo que me­nos que­re­mos, de lo que me­nos apre­cia­mos, y de lo que más tra­ba­jo nos cues­ta. Pe­ro eso es nues­tra elec­ción. Re­cuer­de siem­pre que el Uni­ver­so no cas­ti­ga, sen­ci­lla-men­te so­mos sem­bra­do­res que re­ci­ben siem­pre aque­llo que co­se­cha­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.