Fidel Cas­tro: las dos ca­ras de su muer­te

Pa­ra mu­chos un dic­ta­dor, pa­ra otros el má­xi­mo lí­der cu­bano

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / MUNDO - DA­VID COR­DE­RO M. Me­tro World News

Lue­go del triun­fo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en 1959 ba­jo el li­de­ra­to del Fidel Cas­tro – quien fa­lle­ció el vier­nes a sus 90 años–, fue­ron cien­tos de mi­les los cu­ba­nos que sa­lie­ron de la is­la, hu­yen­do de un ré­gi­men que des­de un prin­ci­pio mos­tra­ba se­ña­les an­ti­de­mo­crá­ti­cas, o exi­lia­dos por un go­bierno que no to­le­ra­ba la di­si­den­cia.

Así, exi­lia­do por el ré­gi­men, Ja­cin­to Ver­gel San­ta­ma­ría sa­lió de Cuba a prin­ci­pios de la Re­vo­lu­ción, aco­gi­do por la em­ba­ja­da del Va­ti­cano en Ar­gen­ti­na. Rom­pien­do con la per­cep­ción de que el nue­vo go­bierno cu­bano qui­ta­ba a los ri­cos pa­ra dar a los po­bres, de acuer­do al re­la­to de Da­vid Ver­gel, hi­jo de Ja­cin­to, el ré­gi­men re­cién es­ta­ble­ci­do en aquel en­ton­ces por Fidel se en­car­gó de arre­ba­tar lo más pre­cia­do tam­bién a los me­nos afor­tu­na­dos eco­nó­mi­ca­men­te.

“Mi pa­pá era una per­so­na de fa­mi­lia muy po­bre, era muy po­bre pe­ro muy li­bre en Cuba. Era un lí­der de la ju­ven­tud ca­tó­li­ca y él no se fue de Cuba, lo obli­ga­ron a ir­se” pun­tua­li­zó Ver­gel hi­jo, cu­yo pa­dre lle­gó lue­go a Puer­to Ri­co a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1960, jun­to a su es­po­sa El­ba de Mi­ran­da Ro­dri­gues.

Ja­cin­to –quien fa­lle­ció ha­ce cua­tro años– era un gua­ji­ro, lo que en Puer­to Ri­co se co­no­ce co­mo un jí­ba­ro. Ha­bía al­can­za­do el ter­cer gra­do de es­co­la­ri­dad y fue des­cri­to por su hi­jo co­mo un lu­cha­dor por la jus­ti­cia so­cial y abier­ta­men­te en contra del ré­gi­men de Ful­gen­cio Ba­tis­ta. Pe­ro esos va­lo­res no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra una Re­vo­lu­ción que tam­bién arre­me­tió contra los cris­tia­nos.

“[Ja­cin­to] Fue per­se­gui­do, ma­ta­ron a sus ami­gos, fue pre­so y tor­tu­ra­do con can­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias. Fue per­se­gui­do por sus idea­les cris­tia­nos, la gen­te fue sa­ca­da de las igle­sias, ese da­to his­tó­ri­co no lo tie­ne la ge­ne­ra­ción de aho­ra, los tem­plos fue­ron sa­quea­dos”, re­la­tó Ver­gel, em­pre­sa­rio lo­cal na­ci­do y cria­do en Puer­to Ri­co.

“Mi fa­mi­lia me na­rra que en es­te ré­gi­men que­rían co­mo úni­co dios a Cas­tro y que el po­der ab­so­lu­to se­ría Cas­tro. Ha si­do una dic­ta­du­ra, cuan­do la gen­te no pue­de ex­pre­sar sus li­ber­ta­des, eso es una dic­ta­du­ra”, pun­tua­li­zó.

Aun­que Ja­cin­to tu­vo la di­cha de sa­lir con vi­da, mu­chos de sus ami­gos fue­ron per­se­gui­dos y ase­si­na­dos, se­gún re­la­tó Ver­gel a Pu­bli­me­tro. Otros cum­plie­ron con­de­nas de cár­cel co­mo pre­sos po­lí­ti­cos. Uno de ellos fue Da­niel, me­jor ami­go de Ja­cin­to, quien es­tu­vo 14 años pre­so y en cu­yo ho­nor el hi­jo ma­yor del cu­bano ra­di­ca­do en Puer­to Ri­co, lle­va su nom­bre. Da­niel, quien tam­bién fue un lí­der ca­tó­li­co, fue ab­suel­to por in­ter­ven­ción del Pa­pa Pa­blo IV, lue­go de que Ja­cin­to hi­cie­ra la pe­ti­ción al Va­ti­cano a tra­vés de una car­ta. Se­gún re­la­tó Ver­gel, su pa­dre ayu­dó a que más de 200 cu­ba­nos sa­lie­ran de la is­la, in­clu­yen­do to­da su fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, va­rios de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia ma­ter­na de Ver­gel no com­par­ten la mis­ma vi­sión, aun­que un la­zo más fuer­te que las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas los man­tie­nen uni­dos. Hoy, ca­da cual re­fle­xio­na so­bre la muer­te de Cas­tro, des­de dos pun­tos de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­tos.

“Soy Da­vid Ver­gel De Mi­ran­da, hi­jo de cu­ba­nos que fue­ron per­se­gui­dos por el ré­gi­men de Cas­tro y con­si­de­ro a Cas­tro un ase­sino por to­do lo que hi­cie­ron a mi fa­mi­lia . Mi pri­ma y ahi­ja­da ve al go­bierno cu­bano co­mo quien le ha da­do va­lo­res y sen­ti­do de jus­ti­cia so­cial. Ella vi­ve muy fe­liz de ser cu­ba­na re­vo­lu­cio­na­ria”, es­cri­bió Ver­gel en su per­fil de Fa­ce­book.

“Yo amo a mi ahi­ja­da y ella a mí. Ella ve a Cas­tro co­mo un hé­roe y su to­do y yo lo veo to­tal­men­te dis­tin­to. Los dos he­mos op­ta­do por res­pe­tar­nos y en­ten­der­nos y unir­nos co­mo fa­mi­lia y co­mo an­ti­lla­nos. Jun­tos tra­ba­ja­re­mos des­de ca­da reali­dad por un mun­do más jus­to so­li­da­rio, par­ti­ci­pa­ti­vo, de­mo­crá­ti­co de ver­dad y fe­liz. El amor es más fuer­te”, aña­dió en su men­sa­je.

“Mi fa­mi­lia me na­rra que en es­te ré­gi­men que­rían co­mo úni­co dios a Cas­tro y que el po­der ab­so­lu­to se­ría Cas­tro. ”

Da­vid Ver­gel De Mi­ran­da

|GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.