NAO­MI WATTS MUES­TRA SU PA­SIÓN SI­NIES­TRA

La ac­triz de 48 años man­tie­ne su buen pa­so por el cine, pe­ro ha caí­do en la ten­ta­ción de va­rios pro­yec­tos pa­ra te­le­vi­sión; ha­bla de su vi­da y ca­rre­ra

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA - GA­BRIE­LA ACOS­TA SIL­VA @ga­cos­ta13

El guio­nis­ta y di­rec­tor me­xi­cano Gui­ller­mo Arria­ga, du­ran­te una con­ver­sa­ción con Publimetro, re­ve­ló que Nao­mi Watts es una ac­triz que pue­de cu­brir to­dos los ma­ti­ces de un per­so­na­je, ade­más es una mu­jer con un gran po­ten­cial hu­mano. La ac­triz de 48 años se sin­tió ha­la­ga­da por las pa­la­bras del me­xi­cano, con quien ha tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes y en en­tre­vis­ta en­fa­ti­zó que ella apo­ya el tra­ba­jo de los rea­li­za­do­res me­xi­ca­nos, por­que han de­mos­tra­do su ca­li­dad, no só­lo en Es­ta­dos Uni­dos.

Nao­mi Watts man­tie­ne su buen pa­so por el cine, pe­ro en los úl­ti­mos dos años ha te­ni­do una atrac­ción por las se­ries. Aun­que tra­ta de cui­dar su vi­da pri­va­da, en oca­sio­nes tie­ne que ex­po­ner­la pa­ra acla­rar su si­tua­ción, co­mo es su re­cien­te se­pa­ra­ción de Liev Schrei­ber, su com­pa­ñe­ro por más de 11 años.

Ac­tual­men­te, a la ac­triz la po­de­mos ver en el cine con el th­ri­ller psi­co­ló­gi­co, Pre­sen­cia si­nies­tra; ella ha pro­ta­go­ni­za­do más de 70 pe­lí­cu­las a tra­vés de su ca­rre­ra.

¿Es cier­to que no te gus­ta ver­te en la pan­ta­lla?

— ¡No! No dis­fru­to mu­cho vien­do mi tra­ba­jo. Nor­mal­men­te me gus­ta ver­me años des­pués y re­cor­dar cier­tos mo­men­tos y anéc­do­tas. Creo que dis­fru­to más ca­da pro­yec­to lue­go de unos años, en ese as­pec­to soy un po­co ex­tra­ña.

Hay escenas que mar­can tu ca­rre­ra, ¿cuál fue en la cin­ta Pre­sen­cia si­nies­tra?

— Sin du­da, la ba­ñe­ra. Nor­mal­men­te en una película de te­rror, no pa­san co­sas bue­nas cuan­do es­tás to­man­do un ba­ño ca­lien­te. Las peo­res co­sas ocu­rren ahí (ri­sas) pe­ro to­do lo to­mé con cal­ma. Voy a con­fe­sar­te que du­ran­te esas escenas pa­se ho­ras su­mer­gi­da en el agua ca­lien­te y que­dé ¿có­mo le di­cen?, la piel co­mo muy arru­ga­da por tan­tas ho­ras ba­jo el agua.

Ha­ces dra­ma y ficción en la pan­ta­lla gran­de y chica, ¿por qué no hay tan­ta co­me­dia?

— Sue­lo ha­cer esa co­me­dia os­cu­ra y un po­co dra­má­ti­ca, que es­tá lle­na de hu­mor ne­gro. Qui­zá más ade­lan­te lle­gue un guión de una co­me­dia, pe­ro aho­ra que lo co­men­tas creo que la bus­ca­ré. Me gus­ta reír y creo que mis hi­jos son los ma­yo­res mo­ti­va­do­res de son­ri­sas en mi vi­da.

¿Qué ha­ce Nao­mi Watts cuan­do no es­tá tra­ba­jan­do?

— Soy una mu­jer muy nor­mal, me gus­ta es­tar en ca­sa, pre­pa­rar el de­sa­yuno an­tes de en­viar a los ni­ños a la es­cue­la, ha­cer ejer­ci­cio y sa­lir con ami­gos. Dis­fru­to co­ci­nar, a ve­ces no ten­go mu­cho tiem­po, pe­ro go­zo me­ter­me a la co­ci­na y ha­cer mez­clas. Tam­bién me gus­ta es­tar ac­ti­va en cues­tio­nes de apo­yar fun­da­cio­nes o al­gu­nas cau­sas, me gus­ta com­pro­me­ter­me. Es­toy tra­ba­jan­do con ONUSIDA, que es un pro­gra­ma con­jun­to de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el VIH/Si­da.

Vie­ne una nue­va se­rie, ¿qué pue­des ade­lan­tar­me de Gipsy?

— No pue­do de­cir mu­cho, pe­ro es­te pro­yec­to con Net­flix me tie­ne muy emo­cio­na­da, es otro rit­mo de tra­ba­jo. In­ter­pre­to a Jean Ho­llo­way, una terapeuta que co­mien­za a desa­rro­llar

re­la­cio­nes pe­li­gro­sas e ín­ti­mas con la gen­te en la vi­da de sus pa­cien­tes. Ade­más soy pro­duc­to­ra, así que es­pe­ro que sea un tra­ba­jo que le gus­te a la gen­te pa­ra 2017.

¿Cuál es tu ma­yor preo­cu­pa­ción?

— Mi fa­mi­lia, sin du­da. En es­ta ca­rre­ra siem­pre es­tá muy ex­pues­ta, por aho­ra vi­vo un buen mo­men­to en mi vi­da y só­lo quie­ro ase­gu­rar­me que mis hi­jos ten­gan sa­lud y no se vean afec­ta­dos por mis de­ci­sio­nes. Se ha­bla mu­cho de mi se­pa­ra­ción con Liev (Schrei­ber) y eso re­per­cu­te en mis dos hi­jos. Se­re­mos una fa­mi­lia, aun­que él y yo no es­te­mos jun­tos; al fi­nal nos se­pa­ra­mos co­mo pa­re­ja, pe­ro siem­pre se­re­mos los pa­dres de nues­tros hi­jos. De­ci­dí que era la me­jor de­ci­sión pa­ra se­guir con ese res­pe­to y amis­tad, por el bien de nues­tros hi­jos. A ve­ces, los ru­mo­res son crue­les, pe­ro he apren­di­do a de­jar­los pa­sar.

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.