¿ES­TA­MOS LIS­TOS?

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - TO­ÑO ESQUINCA WWW.ANTONIOESQUINCA.COM ES­TA CO­LUM­NA EX­PRE­SA SÓ­LO EL PUN­TO DE VIS­TA DE SU AU­TOR

Cier­to, muy cier­to es que los go­bier­nos, la cla­se po­lí­ti­ca y au­to­ri­da­des tie­nen que com­po­ner­se, ali­near­se a con­duc­tas más ho­nes­tas, asép­ti­cas, com­pro­me­ti­das y dig­nas de la im­por­tan­cia de sus car­gos.

Cier­to es que ne­ce­si­ta­mos au­to­ri­da­des que nos ins­pi­ren res­pe­to y que nos con­duz­can con un li­de­raz­go ins­pi­ra­dor. Cier­to es que to­dos ju­ga­mos una par­te que na­die pue­de su­plir pues­to que a ca­da pie­za le to­ca una fun­ción dis­tin­ta.

La si­tua­ción ac­tual de nues­tra so­cie­dad y de nues­tro país ha si­do es­tu­dia­da y ana­li­za­da por mi­les de men­tes que la han di­sec­cio­na­do des­de di­fe­ren­tes flan­cos, y con to­da su com­ple­ji­dad, es muy di­fí­cil afir­mar el ori­gen de nues­tros ma­les. Lo cier­to es que pro­ba­ble­men­te no sea uno so­lo, sino que en su con­jun­to sea un en­tra­ma­do de mu­chos en­gra­nes que en­ca­ja­ron y re­sul­ta­ron en el es­ce­na­rio de hoy.

No hay cul­pa­bles, sino to­dos, no hay res­pon­sa­bles, sino to­dos. Y a to­dos de­be­mos re­fe­rir­nos en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, in­clu­yen­do a to­das las ge­ne­ra­cio­nes que mo­men­to a mo­men­to de la his­to­ria han de­ci­di­do el rum­bo del país. No­so­tros es­ta­mos pa­ra­dos en el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de los ciu­da­da­nos de ha­ce dos, tres, cua­tro y más ge­ne­ra­cio­nes. Ca­da acier­to o ca­da desa­tino, pin­ta­ron el es­ce­na­rio que te­ne­mos aho­ra co­mo mal­di­ción o co­mo ben­di­ción, y hoy, pa­ra in­cli­nar­nos ha­cia uno u otro la­do de la ba­lan­za, vol­ve­mos a te­ner en las ma­nos la he­rra­mien­ta que tu­vie­ron nues­tros an­ces­tros y que he­mos te­ni­do siem­pre, que no es nue­va, y que es su­ma­men­te po­de­ro­sa: nues­tra elec­ción.

Es muy se­gu­ro que los que nos an­te­ce­die­ron sub­es­ti­ma­ron tre­men­da­men­te ca­da pe­que­ña de­ci­sión cuan­do eli­gie­ron to­mar lo ajeno, ro­bar, co­rrom­per, se­pa­rar­se de la in­te­gri­dad, me­ter a tra­ba­jar a su com­pa­dre, he­re­dar­le pla­zas a su fa­mi­liar, tran­zar con los re­cur­sos de la gen­te, ven­der me­di­ci­nas pú­bli­cas, com­prar la peor ca­li­dad pa­ra las obras pú­bli­cas, re­pa­vi­men­tar mil ve­ces una ca­lle, me­ter­se en una fi­la, ocu­par el lu­gar de los des­fa­vo­re­ci­dos, abu­sar de ini­cia­ti­vas no­bles, men­tir por sis­te­ma, fal­si­fi­car do­cu­men­tos, pa­gar pa­ra evi­tar la im­par­ti­ción de jus­ti­cia, com­prar jue­ces, echar la ba­su­ra en la ca­lle si­guien­te, o en la ca­sa del ve­cino que no es­tá, ra­yar­le el co­che al que es­tre­nó, ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción, ocul­tar­la, ven­der­se por tres pe­sos, ga­nar­se la vi­da trans­gre­dien­do la de los de­más, no pla­ni­fi­car la pa­ter­ni­dad, aban­do­nar a los hi­jos, ser ma­los ejem­plos pa­ra la ni­ñez: pa­dres, maes­tros, po­li­cías, cual­quier ti­po de au­to­ri­dad, ha­cer ma­las prác­ti­cas: mé­di­cas, ju­rí­di­cas, mo­ra­les, en don­de quie­ra que las per­so­nas se acer­can por ayu­da; no ten­der la mano, no ayu­dar al pró­ji­mo, no pen­sar en los de­más, ser pu­si­lá­ni­mes, no de­fen­der una bue­na cau­sa, no arro­par al des­pro­te­gi­do, me­ter el pie, dar­le rien­da suel­ta a la en­vi­dia y a la ma­gia ne­gra de las pa­la­bras, creer­se su­pe­rio­res, abu­sar de las mi­no­rías, es­cu­pir en el sue­lo sa­gra­do de quien tie­ne car­gos pú­bli­cos, vi­vir ce­ga­dos an­te la co­lo­sal ver­dad de que jun­tos, pa­so a pa­so, elec­ción tras elec­ción, he­mos da­do luz al mons­truo de las sie­te ca­be­zas, y se­gui­re­mos sien­do, uno a uno, el ali­men­to de su exis­ten­cia.

Ca­da par­te jue­ga su gran res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro no jue­ga so­la, no es­tá se­pa­ra­da, no se pue­de des­arrai­gar. Pa­ra cam­biar el con­te­ne­dor tie­ne que es­tar pre­pa­ra­do. ¿Nos sen­ti­mos lis­tos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.