Mus­ker y Cle­ments

EL DÚO DE­TRÁS DE MOA­NA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - ALE­XAN­DRA OR­TIZ @Din­wen

Los di­rec­to­res res­pon­sa­bles de clá­si­cos de Dis­ney co­mo La si­re­ni­ta y Aladdín die­ron su pri­mer pa­so ha­cia la ani­ma­ción por compu­tado­ra con la his­to­ria de una he­roí­na po­li­ne­sia, le­jos de los cli­chés de las his­to­rias de amor y de los es­te­reo­ti­pos que se han lle­ga­do a ver en pan­ta­lla al­re­de­dor de los pue­blos de las is­las del Pa­cí­fi­co

Des­pués de La prin­ce­sa y el

sa­po, John Mus­ker y Ron Cle­ments em­pren­die­ron un pro­yec­to que sig­ni­fi­ca­ría un nue­vo pa­so pa­ra ellos al pa­sar de la ani­ma­ción 2D a las pro­duc­cio­nes por compu­tado­ra de Walt Dis­ney Ani­ma­tion Stu­dios. Una vez más, su “prin­ce­sa” se em­bar­ca a desafiar el ar­que­ti­po del rol fe­me­nino con un cuen­to de ha­das mu­si­cal con las is­las po­li­ne­sias co­mo es­ce­na­rio.

¿Có­mo co­men­zó el via­je ha­cia Moa­na? ¿Qué en­con­tra­ron en las is­las del Pa­cí­fi­co que de­bía con­tar­se?

Mus­ker: No sa­bía­mos mu­cho, pe­ro in­ves­ti­gan­do des­cu­bri­mos las le­yen­das de

Maui. Era co­mo un su­per­hé­roe cu­bier­to en ta­tua­jes con que po­día­mos con­tar mu­chas his­to­rias. Tam­bién apren­di­mos so­bre la gen­te de esa re­gión; eran gran­des na­ve­gan­tes que uti­li­za­ban las es­tre­llas pa­ra cru­zar el mar.

Cle­ments: Ha­ce cin­co años la his­to­ria se desa­rro­lla­ba al­re­de­dor de Maui, pe­ro des­pués de es­tar tres se­ma­nas en las is­las apren­di­mos mu­cho de la gen­te y su re­la­ción con su mun­do y el mar.

Moa­na na­ció en ese via­je y se con­vir­tió en la es­tre­lla.

La re­pre­sen­ta­ción de las cul­tu­ras en la pan­ta­lla y el cui­da­do de no per­pe­tuar es­te­reo­ti­pos es un te­ma com­pli­ca­do. ¿Có­mo lo abor­da­ron?

Mus­ker: Des­de nues­tro pri­mer via­je fue una de las pri­me­ras co­sas que nos di­je­ron. En Fi­ji nos co­men­ta­ron que en las pe­lí­cu­las veían mu­chos es­te­reo­ti­pos que no re­pre­sen­ta­ban su cul­tu­ra, co­mo los sos­te­nes he­chos de co­co. Uno de los ase­so­res que tu­vi­mos en Tahi­tí fue un hom­bre ma­yor que nos di­jo: ‘du­ran­te años no­so­tros he­mos si­do de­vo­ra­dos por su cul­tu­ra, por pri­me­ra vez se­rán de­vo­ra­dos por la nues­tra’. Que­ría­mos ha­cer un fil­me que la gen­te que co­no­ci­mos ahí pu­die­ra acep­tar. Ese fue nues­tro re­to.

En per­so­na­jes co­mo Moa­na, Tia­na (La prin­ce­sa y el

Sa­po) e, in­clu­so, Jaz­mín

(Aladdín), ve­mos una “prin­ce­sa” que desafía el con­cep­to de la da­mi­se­la en pe­li­gro. ¿Es al­go que con­si­de­ra­ron al mo­men­to de es­cri­bir es­ta cin­ta y a su he­roí­na?

Mus­ker: Des­de el prin­ci­pio sa­bía­mos que no de­bía te­ner que ver con el ro­man­ce. De­bía ser una lu­cha in­ter­na y por eso te­nía­mos que sa­car el gé­ne­ro de la ecua­ción. Ella tie­ne que sal­var el mun­do y tie­ne un con­flic­to con que otras per­so­nas de­fi­nan su rol. Moa­na de­be re­sol­ver esas di­fe­ren­cias y ser te­naz en su bús­que­da al es­cu­char su voz in­ter­na. Cree­mos que ése es un men­sa­je va­lio­so tan­to pa­ra ni­ñas co­mo ni­ños.

En ese sen­ti­do, ¿có­mo ha cam­bia­do la for­ma en que se es­cri­ben fil­mes pa­ra ni­ños hoy en día?

Mus­ker: En el pro­ce­so tam­bién tra­ba­ja­mos con

mi­llen­nials y nos ayu­da­ron a in­for­mar­nos más por­que no so­mos de es­ta ge­ne­ra­ción (ri­sas). Aún así cree­mos en la esen­cia de crear per­so­na­jes cau­ti­va­do­res e his­to­rias in­tere­san­tes. Eso tras­cien­de ge­ne­ra­cio­nes”.

Cle­ments: El con­flic­to de

Moa­na tie­ne mu­cha re­le­van­cia hoy con to­do lo que los ado­les­cen­tes de­ben pa­sar pa­ra en­con­trar su ca­mino en la vi­da. Es al­go uni­ver­sal.

El as­pec­to vi­sual es uno de los pun­tos más aplau­di­dos de la cin­ta. ¿Có­mo fue pa­ra us­te­des pa­sar de la ani­ma­ción tra­di­cio­nal?

Mus­ker: Fue al­go nue­vo pa­ra no­so­tros. Tu­vie­ron que dar­nos mu­chos tu­to­ria­les so­bre có­mo ha­cer­lo, por­que el pro­ce­so de pro­duc­ción sí es di­fe­ren­te. Es un po­co más tar­da­do co­men­zar por­que de­bes cons­truir to­do, des­de los mo­de­los, has­ta el am­bien­te. En el pa­pel pue­des ha­cer­lo con pa­pel y lá­piz de in­me­dia­to. Los ar­tis­tas di­gi­ta­les ha­cen co­sas in­creí­bles; te­ne­mos to­da la be­lle­za del océano, la tex­tu­ra de las te­las y, al pa­re­cer, te­ne­mos uno de los me­jo­res ca­be­llos he­chos en ani­ma­ción has­ta aho­ra. Es fascinante.

Cle­ments: To­da la ani­ma­ción tie­ne una gra­ti­fi­ca­ción tar­día. To­ma cin­co años ha­cer una pe­lí­cu­la. Ha­bía mu­cho por ha­cer y mu­chas eta­pas pa­ra ello. Fue com­pli­ca­do ima­gi­nar­se có­mo se ve­ría to­do cuan­do es­tu­vie­ra lis­to. Fue has­ta en los úl­ti­mos seis días que to­do co­men­zó a to­mar for­ma. Nos im­pre­sio­nó mu­cho ver el re­sul­ta­do fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.