FIDEL CAS­TRO - RE­FLE­XIO­NES DES­DE EL CA­FÉ LA HA­BA­NA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER -

Es­te es el ca­fé La Ha­ba­na, se ubi­ca en el cru­ce de la Ave­ni­da Bu­ca­re­li y la ca­lle Mo­re­los. Aquí, don­de pe­rio­dis­tas se han atrin­che­ra­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, en es­te mis­mo si­tio, co­men­zó la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, momento de la his­to­ria uni­ver­sal que no se bo­rra ni con el tiem­po.

Fidel Cas­tro Ruz, án­gel y de­mo­nio, fa­lle­ció el pa­sa­do 25 de no­viem­bre. Su vic­ti­ma­rio fue el tiem­po pre­ci­sa­men­te, la en­fer­me­dad, la ve­jez. No lo ma­tó el des­gas­te, lo ma­tó su hu­ma­ni­dad, co­mo a to­dos al­gún día.

Trans­gre­sor en su épo­ca, re­sis­ten­te al im­pe­ria­lis­mo, vi­sio­na­rio ne­go­cia­dor, lo­gró sa­car y man­te­ner le­jos al im­pe­rio yan­kee de Cu­ba, pa­ra lue­go re­ci­bir­lo de nue­vo. So­bre­vi­vió a más de 600 aten­ta­dos de la CIA, vi­vió lo su­fi­cien­te pa­ra ver y per­mi­tir que la is­la en­tra­ra al si­glo XXI, lue­go de años de re­sis­ten­cia a un ge­no­ci­da blo­queo. Pu­do sa­car a Ba­tis­ta y a los ex­plo­ta­do­res de los in­ge­nios de ca­ña de azú­car, pa­ra per­mi­tir cin­co dé­ca­das des­pués, que los Ro­lling Sto­nes le die­ran la bien­ve­ni­da a las nue­vas li­ber­ta­des del pue­blo; pa­ra que Cha­nel, es­ta ex­clu­si­va ca­sa de mo­das, sím­bo­lo de las éli­tes, rea­li­za­ra un des­fi­le con di­se­ños ins­pi­ra­dos en la Re­vo­lu­ción, con boi­nas in­cluí­das por su­pues­to.

Odia­do por los que su­frie­ron los abu­sos que to­do ré­gi­men que bus­que so­bre­vi­vir co­me­te, por las éli­tes de cu­ba­noa­me­ri­ca­nos que nun­ca vie­ron flo­re­cer sus in­tere­ses en la is­la, Fidel Cas­tro fue des­pe­di­do en Mia­mi con jú­bi­lo ra­bio­so, con­te­ni­da ale­gría que es­pe­ra­ba la ho­ra de su muer­te des­de ha­ce mu­chos años.

En con­tras­te, los lí­de­res del mun­do re­co­no­cie­ron su gi­gan­te fi­gu­ra, mien­tras mi­llo­nes en la is­la des­fi­la­ron pa­ra de­cir­le adiós y gra­cias, al hombre que los de­jó con la ta­sa de anal­fa­be­tis­mo más ba­ja del pla­ne­ta, 0%, o con uno de los me­jo­res sis­te­mas de sa­lud que exis­ten; fue des­pe­di­do con llan­to por sus ami­gos, en­tre ellos Diego Ma­ra­do­na, Oli­ver Sto­ne y Ke­vin Cost­ner.

Hombre de su tiem­po y de los tiem­pos por ve­nir, Fidel sa­bía cuán­do en­trar y cuan­do re­ti­rar­se, su­po que con Oba­ma ha­bría cam­bio, y tal vez an­ti­ci­pó pa­ra sí mis­mo el as­cen­so de Donald Trump, quien pre­ten­de man­te­ner a Cu­ba blo­quea­da y en las som­bras.

Fidel Cas­tro Ruz mu­rió en un tiem­po no­dal, de cam­bio re­gre­si­vo. Es pro­ba­ble que en los ve­ni­de­ros años, año­re­mos una re­sis­ten­cia co­mo la su­ya. Es pro­ba­ble que su he­ren­cia la vea­mos en el es­pí­ri­tu del úni­co pue­blo que pue­da re­sis­tir a la era Trump, el de la Cu­ba li­bre; la Cu­ba de Fidel... És­te es el ca­fé La Ha­ba­na, don­de co­men­zó la Re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.