Un nue­vo y va­lien­te mun­do: los atle­tas ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos

Atle­tas cy­ber ge­né­ti­cos es­tán dis­pues­tos a do­mi­nar el de­por­te en un fu­tu­ro. Los ex­per­tos dan sus ar­gu­men­tos a fa­vor y en con­tra de las me­jo­ras ge­né­ti­cas

Publimetro Ciudad de Mexico - - PUBLISPORT.MX - DMITRY BELYAEV Me­tro World News

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y mé­di­cos han me­jo­ra­do las ac­tua­cio­nes de los atle­tas a tra­vés de los tiem­pos.

Hoy en día, los en­tre­na­do­res pue­den em­pu­jar a los atle­tas de éli­te a ca­si su pun­to de rup­tu­ra, sin cau­sar le­sio­nes, ana­li­zar sus ac­tua­cio­nes a tra­vés de da­tos in­for­má­ti­cos y ar­mar­los de equi­pos más li­ge­ros y ae­ro­di­ná­mi­cos pa­ra afei­tar esas vi­ta­les frac­cio­nes de se­gun­do de sus tiem­pos.

Pe­ro, mien­tras la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se con­vier­te en una par­te más gran­de de nues­tra so­cie­dad, cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do es­tán tra­ba­jan­do du­ra­men­te pa­ra en­ten­der có­mo con­du­cir a los de­por­tis­tas más allá de los lí­mi­tes na­tu­ra­les de un hu­mano.

De he­cho, uno de los be­ne­fi­cios po­ten­cia­les de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca es au­men­tar la re­sis­ten­cia. Por ejem­plo, los ri­ño­nes hu­ma­nos li­be­ran eri­tro­po­ye­ti­na (EPO) cuan­do el su­mi­nis­tro de oxí­geno de la san­gre se es­tá ago­tan­do. En teo­ría, ge­nes po­drían in­ser­tar­se pa­ra pro­du­cir más EPO que la ha­bi­li­dad na­tu­ral de un cuer­po, per­mi­tien­do a los atle­tas co­rrer más rá­pi­do, en­fren­tar más y ac­tuar en su má­xi­ma ca­pa­ci­dad du­ran­te más tiem­po.

“Creo que los deportes se­gui­rán es­ta ten­den­cia y las me­jo­ras ge­né­ti­cas trans­for­ma­rán com­ple­ta­men­te qué ti­pos de per­so­nas pue­den te­ner éxito”, di­jo a Me­tro Andy Miah, in­ves­ti­ga­dor so­bre el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad en la Uni­ver­si­dad de Sal­ford, Reino Uni­do. “¡Es el ma­yor re­to que en­fren­ta el de­por­te en el si­glo XXI! Sigue nues­tro de­seo de ex­ten­der la sa­lud y la vi­da por el ma­yor tiem­po po­si­ble”.

Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que la im­ple­men­ta­ción real de ta­les me­jo­ras pa­ra los de­por­tis­tas im­pli­que una se­rie de cam­bios di­fí­ci­les. Los or­ga­nis­mos de­por­ti­vos ten­drán que de­ci­dir qué dis­ci­pli­nas, en su ca­so, le­ga­li­za­rán es­tas me­jo­ras.

“Los te­mas que van des­de la bio­éti­ca a la nue­va le­gis­la­ción de­ben ser dis­cu­ti­dos. Pe­ro po­dría ser el fu­tu­ro del de­por­te”, ex­pli­có Martín Avi­lés, reportero de­por­ti­vo con se­de en Mé­xi­co en ele­co­no­mis­ta.es.

Aña­dió: “Creo que por el momento es­ta si­tua­ción no de­be ser con­si­de­ra­da has­ta que, en pri­mer lu­gar, ha­ya una cer­te­za cien­tí­fi­ca de que las mo­di­fi­ca­cio­nes de ADN no ten­drán un im­pac­to a lar­go pla­zo”.

Tam­bién es­tá el te­ma de si las me­jo­ras ge­né­ti­cas se­gui­rán des­mon­tan­do el cam­po de jue­go en fa­vor de los atle­tas de las na­cio­nes más Da­niel Ja­mes, je­fe de la­bo­ra­to­rios de in­ge­nie­ría bio­mé­di­ca y de­por­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Grif­fith, Aus­tra­lia ri­cas que ya tie­nen ac­ce­so a me­jo­res ins­ta­la­cio­nes y en­tre­na­mien­to. Y co­mo de­mos­tra­ron los Jue­gos Olím­pi­cos de Río, los paí­ses más ri­cos inevi­ta­ble­men­te ter­mi­nan en la ci­ma del po­dio.

“Es­to es in­he­ren­te­men­te in­jus­to”, di­jo Bill Co­le, ex­per­to en psi­co­lo­gía de­por­ti­va. “Sin em­bar­go, es emo­cio­nan­te ver un ver­da­de­ro un­der­dog o aquel que es el más dé­bil, ele­var­se por en­ci­ma de sus li­mi­ta­cio­nes pa­ra de­rro­tar a un atle­ta su­pe­rior, que ha te­ni­do el lu­jo de lo me­jor de to­do. Eso es lo que ha­ce que los con­cur­sos sean emo­cio­nan­tes.”

Pe­ro los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y los avan­ces cien­tí­fi­cos siem­pre han si­do par­te del de­por­te y son es­tos avan­ces los que no só­lo nos lle­van a lo­grar éxi­tos que an­tes se con­si­de­ra­ban im­po­si­bles, sino que tam­bién au­men­tan el pla­cer de los fans al de­por­te.

“De­be­mos ser cons­cien­tes de que pa­ra que la tec­no­lo­gía y la cien­cia be­ne­fi­cien ple­na­men­te al de­por­te, se de­ben co­me­ter mu­chos erro­res has­ta que es­tos cam­bios sean com­ple­ta­men­te po­si­ti­vos”, con­clu­yó Avi­lés. “Por ejem­plo, el sis­te­ma Hawk-Eye en el tenis que aho­ra tam­bién se uti­li­za en el fut­bol co­mo una he­rra­mien­ta, no se im­ple­men­tó de la no­che a la ma­ña­na. Es un pro­ce­so lar­go. Lo mis­mo su­ce­de­rá con cual­quier nue­vo desa­rro­llo pa­ra me­jo­rar las ac­tua­cio­nes de los de­por­tis­tas”.

“La tec­no­lo­gía mis­ma es amo­ral y co­mo cual­quier otra co­sa tie­ne usos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos. El de­por­te, sin em­bar­go, es­tá al­ta­men­te re­gu­la­do y creo que es­to ase­gu­ra­rá que cual­quier me­jo­ra­mien­to só­lo lo be­ne­fi­cia­rá”.

| FLICKR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.