La vi­da en la na­tu­ra­le­za

La ho­lan­de­sa Mi­riam Lan­ce­wood lle­va seis años vi­vien­do en las áreas sil­ves­tres de Nue­va Ze­lan­da, jun­to con su es­po­so Pe­ter. Via­jan por las mon­ta­ñas co­mo ver­da­de­ros nó­ma­das. To­das sus per­te­nen­cias ca­ben en dos mo­chi­las y duer­men en una pe­que­ña car­pa. Su es

Publimetro Ciudad de Mexico - - DÍA DE LA TIERRA - Me­tro World News

LI­SA VERMEIJ Mi­riam de­jó los Paí­ses Ba­jos cuan­do te­nía 21 años, por­que que­ría ha­cer tra­ba­jo vo­lun­ta­rio en Áfri­ca. Via­jó por la In­dia y allí co­no­ció al neo­ze­lan­dés Pe­ter, trein­ta años ma­yor. Jun­tos via­ja­ron por el Hi­ma­la­ya pa­ra fi­nal­men­te lle­gar a Nue­va Ze­lan­da. Mi­riam tra­ba­jó co­mo pro­fe­so­ra de gim­na­sia pa­ra ga­nar di­ne­ro. Des­pués se fue­ron a las mon­ta­ñas. Ella no lo hi­zo por­que se sen­tía re­cha­za­da por la so­cie­dad o por­que que­ría dis­tan­ciar­se de su fa­mi­lia y ami­gos, sino por­que que­ría sen­tir la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za. Mi­riam no que­ría tra­ba­jar to­da su vi­da por di­ne­ro y es­ta­tus, com­pran­do co­sas que en reali­dad no ne­ce­si­ta­ba. En su li­bro re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do Wo­man in the wil­der­ness, di­ce que quie­re in­ten­tar vi­vir sin ba­rre­ras en­tre ella y la na­tu­ra­le­za. Co­ci­nar so­bre fo­ga­tas, be­ber agua pu­ra y dor­mir en el sue­lo. La na­tu­ra­le­za pue­de en­se­ñar­nos mu­cho si nos to­ma­mos el tiem­po de es­cu­char, di­ce.

¿Có­mo es es­tar de vuel­ta en Ho­lan­da?

– Es muy es­pe­cial es­tar de vuel­ta des­pués de nue­ve años y ver tan­ta gen­te. Lo pri­me­ro que pen­sé fue: to­do lo que veo aho­ra es­tá he­cho por el hom­bre. In­clu­so los ár­bo­les han si­do plan­ta­dos por per­so­nas. Si vi­ves en los Paí­ses Ba­jos to­da tu vi­da, no sa­bes có­mo es real­men­te el mun­do. En Nue­va Ze­lan­da to­do si­gue in­tac­to. Des­pués de una se­ma­na en los Paí­ses Ba­jos vuel­vo a sen­tir­me in­sa­lu­bre.

Has es­ta­do vi­vien­do en la na­tu­ra­le­za du­ran­te seis años. ¿Cuál es la his­to­ria de­trás de eso?

– Mi vi­da es in­creí­ble­men­te her­mo­sa. No echo de me­nos la so­cie­dad mo­der­na. Allí me preo­cu­po por co­sas que no son im­por­tan­tes en ab­so­lu­to. En la na­tu­ra­le­za, me sien­to más fuer­te que nun­ca. Es­ta­mos en bue­na for­ma, te­ne­mos mu­cha ener­gía y nun­ca es­ta­mos en­fer­mos. El pri­mer año lo en­con­tré di­fí­cil, te­nía mie­do de to­do en aquel en­ton­ces: los ani­ma­les sal­va­jes, la oscuridad, pe­ro aho­ra he su­pe­ra­do esos te­mo­res (ri­sas). ¡Aho­ra me sien­to co­mo un ni­ño en el pa­tio tra­se­ro y es­toy com­ple­ta­men­te a gus­to!

¿Có­mo ob­tie­nes co­mi­da?

– En los Paí­ses Ba­jos siem­pre fui ve­ge­ta­ria­na, pe­ro en la na­tu­ra­le­za, tie­nes que co­mer car­ne. De lo con­tra­rio, mo­ri­rás de ham­bre. Me en­se­ñé a ca­zar. Me da mu­cha con­fian­za el po­der atra­par mi pro­pia co­mi­da.

¿Pri­me­ro fuis­te ve­ge­ta­ria­na y aho­ra es­tás ca­zan­do?

– Sí, con un ar­co y una fle­cha, no sa­bía que po­día ha­cer­lo. Pe­ro en reali­dad, es­ta­mos mu­cho más co­nec­ta­dos con el hom­bre prehis­tó­ri­co de lo que pen­sa­mos, es co­mo si es­tu­vie­ra en nues­tra san­gre. La ca­za agu­di­za tus sen­ti­dos. Apren­des a oler, sen­tir y sa­bo­rear me­jor y tu in­tui­ción me­jo­ra. La ca­za es una es­pe­cie de me­di­ta­ción, por­que el pen­sa­mien­to ya es una es­pe­cie de rui­do en tu ca­be­za. En Nue­va Ze­lan­da hay un ex­ce­den­te de ca­bras, zor­za­les y otros ani­ma­les im­por­ta­dos. No pue­do ex­pli­car el ase­si­na­to de ani­ma­les, pe­ro al me­nos es­ta­mos comiendo es­tas pla­gas.

¿Só­lo co­mes car­ne?

– Al prin­ci­pio pen­sé que iba a vi­vir co­mo en la pe­lí­cu­la In­to the wild, pe­ro en Nue­va Ze­lan­da, por des­gra­cia, hay po­ca fruta, fru­tos se­cos y se­mi­llas dis­po­ni­bles. De vez en cuan­do va­mos a un pue­blo don­de te­ne­mos ha­ri­na y arroz. Vi­vi­mos con 35 dó­la­res a la se­ma­na, di­ne­ro que he pues­to a un la­do.

¿No es muy so­li­ta­ria tu vi­da?

– La na­tu­ra­le­za es nues­tro me­jor ami­go. Es­toy más co­nec­ta­da con mi pro­pio cuer­po que an­tes. Oca­sio­nal­men­te nos en­con­tra­mos con gen­te y eso es muy agra­da­ble. Los ca­za­do­res, por ejem­plo, a quie­nes les doy cartas pa­ra man­dar, así que to­da­vía man­ten­go con­tac­to con fa­mi­lia­res y ami­gos.

Una vi­da sin bue­na co­mi­da, al­cohol, mú­si­ca, te­le­vi­sión, li­bros e in­ter­net, eso es ca­si im­po­si­ble, ¿no?

– No echo de me­nos esas co­sas. A ve­ces te­ne­mos li­bros con no­so­tros, muy com­pli­ca­dos, fi­lo­só­fi­cos, Nietzs­che, por ejem­plo. Es­to per­mi­te que Pe­ter y yo siem­pre ten­ga­mos mu­cha con­ver­sa­ción. Si el cli­ma es­tá agra­da­ble ca­mi­na­mos mu­cho y ha­ce­mos una ex­pe­di­ción ex­plo­ra­to­ria. Si llue­ve, ju­ga­mos al aje­drez. Ade­más, tam­bién es­toy ocu­pa­da con la ca­za y la con­fec­ción de ro­pa de pie­les de ani­ma­les, por ejem­plo.

Tie­nes el cuer­po de un atle­ta y te ves glo­rio­sa. ¿To­do por la ma­dre na­tu­ra­le­za?

– Nun­ca me sen­tí tan sa­na y en for­ma co­mo aquí en Nue­va Ze­lan­da. Eso es de­bi­do a la car­ne sal­va­je que co­me­mos, pe­ro tam­bién de­bi­do a las mu­chas ho­ras de sue­ño. De­bi­do a que no te­ne­mos elec­tri­ci­dad o luz eléctrica dor­mi­mos mu­cho. Nun­ca es­ta­mos en­fer­mos, pe­ro tan pron­to co­mo es­ta­mos en la ciu­dad nos res­fria­mos o nos da gri­pe.

Co­mo mu­jer, ¿có­mo te la­vas el pe­lo y có­mo te ase­gu­ras de no apes­tar te­rri­ble­men­te de su­dor de­bi­do a to­da la ca­za?

– Mi con­se­jo es usar tan po­co de to­do co­mo sea po­si­ble. No hay ab­so­lu­ta­men­te nin­gu­na ne­ce­si­dad de usar to­dos esos pro­duc­tos de be­lle­za. Me la­vo el pe­lo de vez en cuan­do con ja­bón co­mún. No uso des­odo­ran­te, siem­pre hay un po­co de bri­sa aquí. No apes­ta­mos, sin em­bar­go, pe­ro sí ole­mos a hu­mo de nues­tra fo­ga­ta (ri­sas).

Tu vi­da con­tras­ta fuer­te­men­te con la vi­da rá­pi­da en la so­cie­dad de con­su­mo oc­ci­den­tal. ¿Qué le acon­se­ja­rías a las per­so­nas que po­drían usar al­go de re­la­ja­ción?

– “Sal por la li­ber­tad, por­que no hay lla­ve ... Re­cuer­da, la li­ber­tad es gra­tis”. Esa es una fra­se de una de las can­cio­nes que he es­cri­to. To­da­vía no en­tien­do por qué uno tra­ba­ja­ría pa­ra al­go que real­men­te no ne­ce­si­ta en ab­so­lu­to. Via­ja­mos sin po­se­sio­nes, to­dos esos ar­tícu­los cues­tan mu­cha ener­gía. No de­bes re­com­pen­sar­te con las co­sas, sino con la na­tu­ra­le­za.

“Des­pués de una se­ma­na en los Paí­ses Ba­jos vuel­vo a sen­tir­me in­sa­lu­bre”

¿Có­mo se pue­de ex­pe­ri­men­tar eso en los Paí­ses Ba­jos?

– Vi­vi­mos sin tiem­po y sin re­loj. El tiem­po es la pri­sión de la vi­da mo­der­na. En­tien­do que la ma­yo­ría de las per­so­nas tie­nen que cum­plir con sus obli­ga­cio­nes, pe­ro hay que tra­tar de ir­se por una se­ma­na sin má­qui­nas. In­clu­so si es una se­ma­na sin tu te­lé­fono. Y so­bre to­do, no hagas pla­nes. Co­no­ce lo des­co­no­ci­do, si ha­ces pla­nes, el fu­tu­ro es só­li­do y no hay lu­gar pa­ra reunio­nes es­pon­tá­neas. No pue­des ex­pe­ri­men­tar de la aven­tu­ra sin un po­co de ries­go.

|COR­TE­SÍA

Mi­riam co­ci­nan­do en la na­tu­ra­le­za.

|COR­TE­SÍA

Jun­tos via­jan por las mon­ta­ñas vi­vien­do co­mo nó­ma­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.