HA­LLAZ­GOS QUE NOS DE­JAN CON CA­RA DE “WHAT?”

Cuan­do uno vi­si­ta Is­rael lo más co­mún es que le di­gan que “en tal hue­co de la pa­red Je­su­cris­to pu­so su mano y que en es­ta si­lla se sen­tó”; no le en­se­ñan al­gún re­tre­te, no­más por­que no uti­li­za­ba. To­do es di­fí­cil de com­pro­bar; sin em­bar­go, ha­ce unas se­ma­nas

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TA­PIA @TAPIAFERNANDA

“Oo­part: ob­je­to que se en­cuen­tra ra­di­cal­men­te fue­ra de lu­gar y de tiem­po, in­clu­so en oca­sio­nes lle­gan a un gra­do de con­si­de­rar­se un des­cu­bri­mien­to im­po­si­ble”.

De­fi­ni­ción

¿Han oí­do ha­blar de las pi­las de los an­ti­guos egip­cios (sin al­bur) o de un crá­neo per­fec­ta­men­te ta­lla­do pa­ra el cual ha­ría fal­ta tec­no­lo­gía más avan­za­da de la que po­seían los pro­pios mayas pa­ra crear­lo? Bueno, pues ahí les va una lar­ga lis­ta de ob­je­tos que los van a asom­brar:

Los es­que­le­tos de Gua­da­lu­pe, que son res­tos hu­ma­nos en­con­tra­dos en una is­la de las An­ti­llas con la pe­cu­lia­ri­dad de que fue­ron ha­lla­dos en un es­tra­to con una da­ta­ción geo­ló­gi­ca de, al me­nos, 28 mi­llo­nes de años, es de­cir, de la épo­ca del Mio­ceno (no de MiaTe­ta). Se su­po­ne que por esas épo­cas arrean­do ma­muts ya se po­dían ver hu­ma­nos. Lo que es ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­ño es que se en­con­tra­ran res­tos hu­ma­nos pre­ci­sa­men­te en es­ta is­la a don­de su­pues­ta­men­te to­da­vía no lle­ga­ban. La úni­ca ex­pli­ca­ción que se dan los es­cép­ti­cos es que “la da­ta­ción no es co­rrec­ta”, pe­ro el de­ba­te si­gue abier­to. Es­tas prue­bas se pue­den se­guir vien­do en el Mu­seo Bri­tá­ni­co; pue­den se­guir sien­do es­tu­dia­das, y de com­pro­bar­se, se­ría una con­tra­dic­ción ab­so­lu­ta a la teo­ría de la evo­lu­ción de Dar­win. La Lu­pa Egip­cia de 4 mil 800 años se tra­ta de un ob­je­to rea­li­za­do en un cris­tal de ro­ca en­con­tra­do en He­luan, Egip­to, en la me­ra tum­ba del fa­raón Se­mem­pses. El ob­je­to se con­si­de­ra ac­tual­men­te co­mo una lu­pa y, pa va­riar, es­tá ex­pues­to en el Mu­seo Bri­tá­ni­co. Es una lu­pa de per­fec­ción ab­so­lu­ta y se cree que se uti­li­za­ba pa­ra ob­ser­var el cie­lo. Us­té di­rá “qué chido”, pe­ro no es tan sen­ci­llo. No crea que la se­ña­la­ban en la ca­ji­ta fe­liz de aquel en­ton­ces. Los cien­tí­fi­cos se pre­gun­tan: “si el fa­raón Se­mem­pses lle­gó a idear ins­tru­men­tos pa­ra am­pliar la ima­gen en te­les­co­pios o mi­cros­co­pios, es­to se tra­ta­ría de una proeza in­creí­ble. Y lo se­ría no só­lo por la per­fec­ción que se ne­ce­si­ta pa­ra con­se­guir una len­te ope­ra­ti­va, sino tam­bién por lo ne­ce­sa­rio pa­ra pu­lir el cris­tal”. Sé­pan­se que el óxi­do de ce­rio no se des­cu­brió has­ta 1803, por el ale­mán Ja­kos Ber­ze­lius. El Ste­go­sau­rio del com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co de Ang­kor Wat mues­tra so­bre uno de sus mu­ros la fi­gu­ra la­bra­da de un di­no­sau­rio co­no­ci­do co­mo Ste­go­sau­rio. ¡¡¡tó­ma­la bar­bón!!! ¿Pues no que los hu­ma­nos pri­mi­ti­vos nun­ca lle­ga­ron a to­par­se con los dinosaurios? Y di­cen los his­to­ria­do­res: “El con­jun­to de cons­truc­cio­nes se ini­ció a prin­ci­pios del si­glo XII y no fue has­ta bien en­tra­do el si­glo XVI que Ang­kor Wat co­men­zó a caer en el más com­ple­to de los ol­vi­dos”. ¿Có­mo dia­blos es­tas per­so­nas se to­pa­ron con la ima­gen de un di­no­sau­rio? o con uno real...

El ma­pa de Pi­ri Reis es una car­ta náu­ti­ca ela­bo­ra­da, su­pues­ta­men­te, por el al­mi­ran­te oto­mano Pi­ri Reis en 1513 y pu­bli­ca­da en 1523 co­mo par­te de su obra El li­bro de las ma­te­rias ma­ri­nas.

Aquí lo mis­te­rio­so es que es­te hom­bre pin­tó los ma­pas del mun­do IN­CLU­YEN­DO A AMÉ­RI­CA. Si­mul­tá­neo a los via­jes de Co­lón, pe­ro bas­tan­te an­tes de las pos­te­rio­res ex­pe­di­cio­nes don­de se re­co­no­cía Amé­ri­ca co­mo un con­ti­nen­te y no só­lo co­mo un con­jun­to de pe­que­ñas is­las. Di­cen que el tal Pi­ri se ba­só en ma­pas con an­ti­güe­dad de mil 500 años, de la era de Ale­jan­dro. Co­lón y su tri­pu­la­ción bien pu­die­ron ha­ber na­ve­ga­do sa­bien­do per­fec­ta­men­te ha­cia qué lu­gar se di­ri­gían uti­li­zan­do los ma­pas del oto­mano, ya que hay pis­tas que los re­la­cio­nan y que to­da­vía exis­ten en Es­tam­bul. El mar­ti­llo de Te­xas Sin­gu­lar es un ob­je­to de más de 140 mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad en­con­tra­do en el año 1934. ¿Su mis­te­rio? Que es una es­pe­cie de mar­ti­llo ela­bo­ra­do en hie­rro de gran pu­re­za, ob­via­men­te im­po­si­ble de con­se­guir con la tec­no­lo­gía de la épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.