Pso­ria­sis: to­do lo que de­bes sa­ber de es­ta en­fer­me­dad

Quie­nes la pa­de­cen su­fren dis­cri­mi­na­ción por la apa­rien­cia de su piel

Publimetro Guadalajara - - NOTICIAS / MUNDO - VA­LE­RIA ZU­RI­TA nue­va­mu­jer.com

La pso­ria­sis es una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria cró­ni­ca de la piel. No es con­ta­gio­sa, pue­de apa­re­cer a cual­quier edad y tie­ne va­rias for­mas de ma­ni­fes­tar­se. La más co­mún son pla­cas ro­jas con es­ca­mas blan­cas que se des­pren­den fá­cil­men­te y que se ubi­can en el cue­ro ca­be­llu­do (pa­re­ci­do a la cas­pa, pe­ro más se­ca), co­dos, ro­di­llas, lum­bar in­fe­rior o cual­quier otra ubi­ca­ción, aun­que ge­ne­ral­men­te no sue­le de­cla­rar­se en el ros­tro.

Es­ta en­fer­me­dad pue­de apa­re­cer a cual­quier edad, afec­ta por igual a am­bos se­xos. Es im­por­tan­te re­cal­car que no exis­te re­la­ción en­tre pso­ria­sis y cán­cer de piel. En en­tre­vis­ta, Sa­ra de la Gar­za, pre­si­den­ta y fun­da­do­ra de Vi­da Nue­va sin Pso­ria­sis A.B.P., fun­da­ción en don­de se apo­ya a per­so­nas con es­ta en­fer­me­dad y cu­ya mi­sión es que quie­nes la pa­de­cen no se sien­tan so­los y es­tén acom­pa­ña­dos de pro­fe­sio­na­les (der­ma­tó­lo­gos, psi­có­lo­gos, psi­quia­tras y te­ra­peu­tas en bio­mag­ne­tis­mo mé­di­co) que los ayu­den en el tra­ta­mien­to, ha­bló so­bre los re­tos a los que se en­fren­tan las per­so­nas que vi­ven con es­ta en­fer­me­dad.

“En la ma­yo­ría de los ca­sos la pso­ria­sis cau­sa pla­cas de piel grue­sa, en­ro­je­ci­da y con es­ca­mas pla­tea­das. Es­tas pla­cas pue­den pro­du­cir pi­cor o do­lor. A me­nu­do se en­cuen­tran en los co­dos, las ro­di­llas, otras par­tes de las pier­nas, el cue­ro ca­be­llu­do, la par­te ba­ja de la es­pal­da, la ca­ra, las pal­mas de las ma­nos y las plan­tas de los pies. Tam­bién pue­den apa­re­cer en otras par­tes ta­les co­mo las uñas de las ma­nos y los pies, los ge­ni­ta­les y la par­te in­te­rior de la bo­ca”, ex­pre­só Sa­ra de la Gar­za.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

Si bien la in­ves­ti­ga­ción ha avan­za­do mu­cho, has­ta el mo­men­to no es­tá cla­ra la cau­sa de es­ta en­fer­me­dad.

Se sa­be que es ge­né­ti­ca y que se ac­ti­va por cier­tos es­tí­mu­los: es­trés fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, trau­ma cu­tá­neo, fár­ma­cos o in­fec­cio­nes.

Sin em­bar­go, el me­ca­nis­mo de­to­nan­te es ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción.

Los sín­to­mas o ma­ni­fes­ta­cio­nes que in­di­can que es­ta per­so­na tie­ne es­ta en­fer­me­dad son: ron­chas, es­ca­mas y co­me­zón.

Si lle­gas a pre­sen­tar es­tos sín­to­mas es im­por­tan­te que acu­das in­me­dia­ta­men­te con un der­ma­tó­lo­go y no con un doc­tor ge­ne­ral. Es muy co­mún que es­ta en­fer­me­dad sea con­fun­di­da con der­ma­ti­tis, cas­pa o sar­na.

Asi­mis­mo, hay que ha­cer hin­ca­pié que es­ta en­fer­me­dad no es con­ta­gio­sa.

Mu­chos de los pa­cien­tes han su­fri­do dis­cri­mi­na­ción, han per­di­do sus tra­ba­jos, a los ni­ños les han prohi­bi­do la en­tra­da a las es­cue­las.

To­do por la fal­ta de in­for­ma­ción que hay so­bre es­ta en­fer­me­dad de la piel.

| ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.