Cuan­do el ce­re­bro eli­ge no sen­tir pa­ra no su­frir

Cuan­do atra­ve­sa­mos por una si­tua­ción que pro­vo­ca do­lor o ma­les­tar, sur­ge una ten­den­cia na­tu­ral a que­rer evi­tar di­chas ex­pe­rien­cias in­có­mo­das

Publimetro Monterrey - - Nuevamujer.com - KA­REN HER­NÁN­DEZ nue­va­mu­jer.com

To­dos te­ne­mos un ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia na­tu­ral que crea una reac­ción aver­si­va an­te los acon­te­ci­mien­tos des­agra­da­bles o in­có­mo­dos pe­ro cuan­do ha­ce­mos to­do por des­ha­cer­nos de las emo­cio­nes que es­to nos pro­vo­ca, pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un pro­ble­ma.

Pa­ra ahon­dar en el te­ma, en Nue­va Mu­jer en­tre­vis­ta­mos al doc­tor Ós­car Ga­li­cia, es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­cien­cias de la Con­duc­ta y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, quien ex­pli­ca que la lla­ma­da “evi­ta­ción ex­pe­rien­cial”, no se tra­ta de un tras­torno o una en­fer­me­dad, sino de un pro­ce­so vin­cu­la­do a las ex­pe­rien­cias de vi­da de ca­da per­so­na.

“Cuan­do nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción di­fí­cil, en mu­chas oca­sio­nes po­de­mos no sen­ti­mos pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar­la, al gra­do de ni si­quie­ra nom­brar­la”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. “Pre­fe­ri­mos evi­tar­la o eli­mi­nar­la de nues­tra reali­dad”.

El do­lor es inevi­ta­ble y la vi­da es­tá lle­na de momentos y pen­sa­mien­tos que lle­gan acom­pa­ña­dos de és­te; la cues­tión es la ma­ne­ra en la que una per­so­na reac­cio­na y pro­ce­sa. La men­te es en­ga­ño­sa y mu­chas ve­ces es ca­paz de crear un su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio, otras, lo “des­apa­re­ce” por com­ple­to o me­jor di­cho, lo blo­quea.

En los úl­ti­mos años, la so­cie­dad ha en­fren­ta­do acon­te­ci­mien­tos de gran im­pac­to, des­de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, has­ta imá­ge­nes de vio­len­cia ex­tre­ma pre­sen­ta­da a tra­vés de los di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que de un mo­do u otro mue­ven cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, di­fe­ren­tes ti­pos de ma­les­tar.

El im­pac­to es tal, que mu­chas ve­ces pre­fe­ri­mos apa­gar la te­le­vi­sión o ha­cer cual­quier otra co­sa que no ten­ga na­da que ver con las si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas. In­clu­si­ve la pér­di­da de un ser que­ri­do o una en­fer­me­dad pue­den ser mo­ti­vos pa­ra que uno blo­quee sus emo­cio­nes, con la es­pe­ran­za de que ese ma­les­tar des­apa­rez­ca. “Es co­mún que cuan­do mue­ren pa­pá o ma­má, no se men­cio­nen por un tiem­po. Lo que no es­tá bien es pre­ten­der por siem­pre que na­da pa­sa”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. “An­te to­do, es im­por­tan­te li­diar con el pro­ble­ma. No po­de­mos pa­sar el res­to de la vi­da ne­gan­do la exis­ten­cia de un pro­ble­ma ya que pue­de afec­tar de ma­ne­ra pro­fun­da nues­tra ca­pa­ci­dad de res­pon­der al en­torno”.

De acuer­do con Ós­car Ga­li­cia, evi­tar de­jar sa­lir nues­tras emo­cio­nes fren­te a la ad­ver­si­dad, es una cues­tión de pos­ter­gar la con­fron­ta­ción. En un pri­mer mo­men­to pue­de ser adap­ta­ti­vo, es de­cir, se es­pe­ra un mo­men­to de ma­yor for­ta­le­za psi­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra li­diar con el pro­ble­ma. “Pue­de fun­cio­nar, pe­ro en al­gún mo­men­to hay que re­sol­ver­lo y en­fren­tar­lo”.

Por su­pues­to, la con­fron­ta­ción no de­pen­de de la ex­pe­rien­cia en sí, sino de la for­ma en la que la per­so­na pro­ce­sa la si­tua­ción. “Un tem­blor, es el mis­mo pa­ra to­dos, pe­ro no to­dos caen en pá­ni­co o en cri­sis. Aque­llos que lo ha­cen, es por­que no han sa­bi­do pro­ce­sar la in­for­ma­ción de lo que ocu­rre, pro­vo­can­do que el cuer­po se pa­ra­li­ce”.

“El ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra re­gis­trar y re­cor­dar cier­tos even­tos trau­má­ti­cos y aun­que uno no vi­ve pen­san­do en ello to­do el tiem­po, los ma­los re­cuer­dos pue­den reac­ti­var­se con cual­quier acon­te­ci­mien­to si­mi­lar. No hay que re­pri­mir­los, pues sir­ven pa­ra apren­der de la ex­pe­rien­cia y así sa­ber ma­ne­jar las co­sas a fu­tu­ro”, afir­ma Ga­li­cia.

Ca­da per­so­na tie­ne di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos pa­ra li­diar con el es­trés y al­gu­nos re­quie­ren muy po­co pa­ra pro­ce­sar­lo, aco­mo­dar­lo en su vi­da y se­guir ade­lan­te, otros re­quie­ren has­ta de una in­ter­ven­ción far­ma­co­ló­gi­ca. “En al­gún mo­men­to hay que ha­blar, pro­ce­sar, su­frir­lo, vi­vir­lo y aco­mo­dar­lo en nues­tra reali­dad. Pos­ter­gar­lo pa­ra siem­pre es anó­ma­lo y ha­bla de ca­rac­te­rís­ti­cas de un tras­torno de per­so­na­li­dad”, afir­ma el es­pe­cia­lis­ta.

Lo im­por­tan­te es re­cor­dar que siem­pre se pue­de re­cu­rrir a una te­ra­pia con ex­per­tos, sin em­bar­go, la per­so­na afec­ta­da es quien de­be dar­se cuen­ta de que ne­ce­si­ta ayuda pa­ra pro­ce­sar sus emo­cio­nes.

“Se va­le sen­tir do­lor, e in­clu­so por otras per­so­nas. La em­pa­tía es lo que más nos ca­rac­te­ri­za co­mo se­res hu­ma­nos. Sa­ber de la tra­ge­dia de otros, a pe­sar de no co­no­cer­los, des­pier­ta nues­tra hu­ma­ni­dad. Es un do­lor que no po­de­mos evi­tar sen­tir. Es una mues­tra de que me im­por­ta la so­cie­dad en la que vi­vo”.

“La vi­da es así. Hay co­sas te­rri­bles y tam­bién hay luz. Lo im­por­tan­te es te­ner de­seos de apren­der a vi­vir con lo me­jor de ca­da si­tua­ción. Pa­ra mu­chos, el acep­tar la par­te de su­fri­mien­to es an­gus­tian­te pe­ro el ver só­lo la par­te po­si­ti­va del mun­do es tam­bién una for­ma de evi­tar la par­te os­cu­ra”.

Exis­ten di­ver­sos mo­dos de li­be­rar las emo­cio­nes, el mind­full­nes, por ejem­plo, es una es­pe­cie de en­tre­na­mien­to que nos per­mi­te ver las co­sas con ma­yor cla­ri­dad y apren­der a so­bre­lle­var las di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les. Y cla­ro, re­cor­dar que to­do es pa­sa­je­ro y que el do­lor, las emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes do­lo­ro­sas, van per­dien­do fuer­za.

“La vi­da es así. Hay co­sas te­rri­bles y tam­bién hay luz. Lo im­por­tan­te es te­ner de­seos de apren­der a vi­vir con lo me­jor de ca­da si­tua­ción” Doc­tor Ós­car Ga­li­cia, es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­cien­cias de la Con­duc­ta y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na.

|ISTOCK

El ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia hu­ma­na pue­de lle­var a las per­so­nas a no que­rer sen­tir do­lor o an­gus­tia fren­te a una si­tua­ción des­agra­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.