Mu­je­res fa­ria­nas: “Las Farc-EP tam­bién tie­nen ros­tro de mu­jer”

Li­lia­na López per­te­ne­ce a las fi­las de las FARC des­de ha­ce 36 años. Ase­gu­ra que las mu­je­res de la gue­rri­lla bus­can más par­ti­ci­pa­ción

Publimetro Monterrey - - Nuevamujer.com - MA­RIA PAU­LA SUÁ­REZ NA­VAS Me­tro World News

La vi­da pa­ra las mu­je­res no es fá­cil en el mon­te, pe­ro hay ven­ta­jas si se pien­sa en la reali­dad que vi­vían en sus ca­sas, an­tes de in­gre­sar a la gue­rri­lla.

En las FARC, ellas no tie­nen que co­ci­nar pa­ra los hom­bres, ni aten­der a na­die (co­mo les ha­bría to­ca­do en me­dio de la vi­da fa­mi­liar cam­pe­si­na), pe­ro en cam­bio tie­nen que apren­der a ma­ne­jar el ma­che­te y el aza­dón. De un tiem­po pa­ra acá, tam­bién apren­die­ron lo que ellos de­no­mi­nan ‘el man­do’ y a ma­ne­jar las ar­mas, por­que la gue­rra de­jó de ser só­lo un asun­to de ‘ma­chos’.

Es­tas son al­gu­nas de las reali­da­des que cuen­ta Li­lia­na López, más co­no­ci­da por el alias de Ol­ga Lu­cía Ma­rín, quien lleva 36 años en la gue­rri­lla y se sien­te or­gu­llo­sa de per­te­ne­cer a la or­ga­ni­za­ción. Ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de cur­sar has­ta una maes­tría en Asun­tos de Gé­ne­ro y De­sa­rro­llo, y tras vol­ver sus ojos ha­cia es­ta pers­pec­ti­va, ha apren­di­do a dis­tin­guir la lu­cha de las mu­je­res den­tro de las FARC.

“A lo lar­go de mi vi­da he te­ni­do ‘diez mil alias’, y la ma­yo­ría de ve­ces me he pues­to nom­bres de he­roí­nas… por­que a uno no le al­can­za la vi­da pa­ra tan­to”, co­men­ta López. Sin em­bar­go, el alias de Ol­ga Lu­cía es en ho­nor a su her­ma­na, con la que siem­pre es­tu­vo pe­lea­da an­tes de in­gre­sar a las FARC. Y el Ma­rín só­lo lo usó por­que le pa­re­ció que ha­cía una bue­na com­bi­na­ción.

La idea­li­za­ción de las he­roí­nas no es en vano. La reali­dad es que mu­chas ni­ñas in­gre­sa­ron a las FARC por­que veían a las gue­rri­lle­ras co­mo una es­pe­cie de mu­je­res su­per­po­de­ro­sas y en­va­len­to­na­das, ju­gan­do un rol di­fe­ren­te al que la so­cie­dad ru­ral po­dría im­po­ner­les.

“La te­sis (de maes­tría) la hi­ce so­bre las cau­sas de in­gre­so ma­si­vo de mu­je­res a la gue­rra y la con­clu­sión que yo hi­ce es que uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos es la vio­len­cia de gé­ne­ro. Los tes­ti­mo­nios son muy cru­dos. Mu­chas mu­je­res in­gre­san a la gue­rri­lla hu­yen­do de la vio­len­cia en sus fa­mi­lias. Por una par­te, la cau­san­te es la mi­se­ria; por otra, la in­vi­si­bi­li­za­ción de las mu­je­res en el cam­po, por­que el pa­triar­ca­do es­tá allí ins­ta­la­do”, ex­pli­ca López.

“Mu­chas cam­pe­si­nas, cuan­do ven a las gue­rri­lle­ras que lle­gan a las ca­sas ar­ma­das has­ta los dien­tes, pe­ro ade­más con sus flo­re­ci­tas, sus co­li­tas y sus gan­chi­tos en el pe­lo y to­das ale­gres y co­lo­ri­nas, ha­blan­do y con­tan­do historias, se sien­ten chi­qui­ti­cas y dis­mi­nui­das, y en­ton­ces quie­ren ser co­mo ellas”, cuen­ta la mu­jer. Y es que, al fin y al ca­bo, “las ar­mas dan po­der”.

Pe­ro, se­gún López, en las FARC no siem­pre las mu­je­res pu­die­ron em­pu­ñar un ar­ma o lle­gar a te­ner man­do. Las co­sas han cam­bia­do pau­la­ti­na­men­te, en la me­di­da en que han de­mos­tra­do que tie­nen las mis­mas ca­pa­ci­da­des de los hom­bres, en me­dio de una or­ga­ni­za­ción ne­ta­men­te de­ter­mi­na­da por ellos.

La re­vo­lu­ción de los an­ti­con­cep­ti­vos

Des­de el sur­gi­mien­to de las FARC, en los años cin­cuen­ta, las mu­je­res han es­ta­do pre­sen­tes, pe­ro só­lo a los hom­bres les en­se­ña­ban a atrin­che­rar­se; las mu­je­res ja­más fue­ron re­co­no­ci­das en esa pri­me­ra eta­pa co­mo com­ba­tien­tes, en par­te por cuen­ta de las “obli­ga­cio­nes” de la ma­ter­ni­dad, cuen­ta López. Se­gún sus es­tu­dios, las mu­je­res em­pe­za­ron a ha­cer­se sen­tir den­tro de la or­ga­ni­za­ción ha­cia los años se­ten­ta. “An­tes no éra­mos tan­tas por­que por cuen­ta de los em­ba­ra­zos mu­chas sa­lían (…) Con la re­vo­lu­ción de los an­ti­con­cep­ti­vos, las co­sas co­men­za­ron a ser di­fe­ren­tes”.

Lue­go, en los años ochen­ta, se dio un he­cho ‘his­tó­ri­co’, si se quie­re ver de es­ta ma­ne­ra. “Co­men­za­ron a en­trar más mu­je­res, en par­te por­que em­pe­za­mos a ser más fa­mo­sos por los diá­lo­gos de La Uribe –N. de la R: mu­ni­ci­pio don­de las FARC y el go­bierno co­lom­biano fir­ma­ron un acuer­so de ce­se al fue­go–”. Re­sul­ta que pa­ra es­ta épo­ca ya ha­bía al­gu­nas mu­je­res con man­do que lla­ma­ron la aten­ción de la co­mu­ni­dad y has­ta de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ade­más, “la cri­sis es­ta­ba du­ra” y ya no só­lo em­pe­za­ron a in­gre­sar mu­je­res cam­pe­si­nas, sino va­rias con es­tu­dios, in­clu­so con va­rios se­mes­tres de uni­ver­si­dad.

Fue en­ton­ces cuan­do en­tre las nor­mas de las FARC se hi­zo obli­ga­to­ria la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra las mu­je­res, y al ha­ber me­nos em­ba­ra­zos, co­men­zó la acu­mu­la­ción de ex­pe­rien­cias fe­me­ni­nas. Sin em­bar­go, pa­ra es­ta épo­ca Pa­ra quie­nes no lo sa­bían, exis­te una pá­gi­na web con es­te nom­bre, crea­da y ali­men­ta­da por ex gue­rri­lle­ras con el fin de ex­po­ner el sen­tir y los lo­gros de las mu­je­res in­te­gran­tes de la or­ga­ni­za­ción, un pro­yec­to que sur­gió cuan­do se em­pe­za­ron a vis­lum­brar los diá­lo­gos de paz.

“Al prin­ci­pio se iba a tra­tar de un blog, pe­ro un hom­bre nos di­jo que no íba­mos a ser ca­pa­ces, en­ton­ces hi­ci­mos la pá­gi­na, que era más di­fí­cil”, cuen­ta Li­lia­na López. “No se­ría la me­jor ni la pe­rio­dís­ti­ca­men­te ideal, pe­ro era nues­tra pá­gi­na”.

Tam­bién se pue­de ha­blar de que otro de los lo­gros de las mu­je­res den­tro de es­ta gue­rri­lla fue ayu­dar en la crea­ción de la Sub­co­mi­sión de Gé­ne­ro, de la mano de otras mu­je­res de las de­más par­tes de la ne­go­cia­ción.

Aho­ra, su nue­vo re­to es­tá li­ga­do al nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co de las FARC (la Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún). “Las mu­je­res es­ta­mos es­pe­ran­do que ha­ya más de no­so­tras en la di­rec­ción, aun­que eso im­pli­que que sal­gan los hom­bres. No va a ser fá­cil, pe­ro va a to­car dar­le el ti­re y aflo­je”, di­ce López en­tre ri­sas. (1982), pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en esas mis­mas nor­mas tam­bién es­ta­ba es­ti­pu­la­do que los man­dos au­to­ri­za­ban si las pa­re­jas se po­dían ca­sar, a la vez que in­ter­ve­nían si veían que al­gu­na pa­re­ja de­bía se­pa­rar­se.

“En 1993, pa­ra la Oc­ta­va Con­fe­ren­cia de las FARC, ya ese pá­rra­fo se qui­ta y men­cio­na que el ma­tri­mo­nio es li­bre, pe­ro tu­vie­ron que pa­sar 10 años”, pun­tua­li­za.

|JUAN PINO - PUBLIMETRO

Li­lia­na López ase­gu­ra que, so­lo des­de ha­ce al­gu­nos años, las mu­je­res pu­die­ron em­pu­ñar las ar­mas y te­ner man­do en las FARC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.