EL AMOR A TRA­VÉS DE LA PAN­TA­LLA DE­JA HUE­LLA

En la ac­tua­li­dad existe tal ne­ce­si­dad por la tec­no­lo­gía que un men­sa­je bo­ni­to al día pa­re­ce va­ler más que una do­ce­na de car­tas de amor

Publimetro Monterrey - - Portada - KA­REN HER­NÁN­DEZ nue­va­mu­jer.com

Sin re­mon­tar­nos a tiem­pos de Romeo y Ju­lie­ta, hu­bo una épo­ca en la que se es­cri­bían car­tas de amor con tin­tas de co­lo­res a la per­so­na que nos gus­ta­ba; po­nía­mos co­ra­zo­nes por to­das par­tes y has­ta un be­so mar­ca­do con lá­piz la­bial jun­to a la fir­ma. Con suer­te, con­se­guía­mos su te­lé­fono y es­pe­rá­ba­mos con an­sias una lla­ma­da y que nos in­vi­ta­ran a sa­lir.

Fue una épo­ca en la que no exis­tía la idea de te­ner un te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra te­ner con­tac­to con el otro y en la que el amor se ba­sa­ba en el en­cuen­tro ca­ra a ca­ra y la con­ver­sa­ción fren­te a fren­te pa­ra sa­ber si ha­bía quí­mi­ca o no. Hoy, to­do ha cam­bia­do, el amor ha dado un gi­ro de 180º ba­sa­do en lo vir­tual an­tes que en lo fí­si­co. En Nue­va Mu­jer en­tre­vis­ta­mos a la se­xó­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en re­la­cio­nes de pa­re­ja Betsy Reuss, quien ha­bló so­bre có­mo la cul­tu­ra di­gi­tal y la tec­no­lo­gía han cam­bia­do en las re­la­cio­nes ac­tua­les. “Es una ma­ne­ra di­fe­ren­te de vi­vir las re­la­cio­nes, el amor es igual pe­ro la for­ma de lle­var­lo ha evo­lu­cio­na­do. La di­ná­mi­ca es­tá en­ca­mi­na­da a có­mo lle­var una bue­na re­la­ción, apro­ve­chan­do las tec­no­lo­gías”, ex­pli­ca.

Reuss afir­ma que el sur­gi­mien­to y ma­si­fi­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías ha traí­do más be­ne­fi­cios que nada en cues­tión de so­cia­li­za­ción, em­pe­zan­do por­que per­mi­ten una co­mu­ni­ca­ción más di­rec­ta y ver­sá­til. Hoy, mu­chas per­so­nas han lo­gra­do for­ta­le­cer re­la­cio­nes a dis­tan­cia, mien­tras que otras in­clu­so han en­con­tra­do a su me­dia na­ran­ja a tra­vés de apli­ca­cio­nes y de­más re­des so­cia­les que per­mi­ten el in­ter­cam­bio de men­sa­jes e imá­ge­nes.

“En una re­la­ción a dis­tan­cia, la di­ná­mi­ca es di­fe­ren­te, es­pe­cial­men­te ha­blan­do del te­ma se­xual pues no es­tás fí­si­ca­men­te con la per­so­na”, ex­pli­ca Reuss. “Hay que in­ge­niár­se­las pa­ra man­te­ner la lla­ma en­cen­di­da. Las fotos o un men­sa­je sim­ple de ‘bue­nos días’ pue­den ayu­dar a man­te­ner a la pa­re­ja uni­da, pues es una for­ma de com­par­tir mo­men­tos al ins­tan­te”.

Mien­tras que an­tes, la quí­mi­ca de­pen­día me­ra­men­te de cuán­to se vie­ran las per­so­nas, hoy bas­ta con man­te­ner una bue­na con­ver­sa­ción vía tex­to. Ni si­quie­ra se ne­ce­si­ta es­cu­char la voz del otro a tra­vés de una lla­ma­da pues el amor tam­bién se ma­ni­fies­ta con fotos, vi­deos y es­ta­dos que plas­men la vi­da de pa­re­ja que se tie­ne, ade­más de “ofi­cia­li­zar” a tra­vés de la ac­tua­li­za­ción del perfil que acla­re que es­tás “en una re­la­ción”.

“A ve­ces un men­sa­je bas­ta pa­ra lo­grar que una per­so­na se que­de pen­san­do en ti to­do el día”, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta. “Es una for­ma de de­cir que es­tás presente”. Aun­que cla­ro, la era di­gi­tal tie­ne cier­tas afec­cio­nes, es­pe­cial­men­te al mo­men­to de ha­cer pú­bli­co lo que se es­tá vi­vien­do. So­bre es­to, Reuss ex­pli­ca que el per­ma­nen­te con­tac­to y ac­ce­so a la vi­da pri­va­da pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas si no hay una bue­na co­mu­ni­ca­ción y una con­cor­dan­cia en pa­re­ja. Pue­de ha­ber con­ver­sa­cio­nes des­cu­bier­tas o co­men­ta­rios sos­pe­cho­sos o ma­lin­ter­pre­ta­dos.

“En el ám­bi­to emo­cio­nal, la tec­no­lo­gía pue­de afec­tar a al­gu­nas per­so­nas, so­bre to­do, si tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma. Sin em­bar­go, el es­tar se­gu­ra de tu ima­gen y de la reali­dad te fa­ci­li­ta­rá en­ta­blar una re­la­ción. Al fi­nal, uno pue­de be­ne­fi­ciar­se de la ex­po­si­ción pa­ra lle­gar a per­so­nas que en otras cir­cuns­tan­cias no po­drías lle­gar”, ex­pli­ca. “El sen­ti­mien­to de amor no cam­bia, lo que cam­bia es la for­ma en la que lo lle­va­mos a ca­bo y có­mo lo to­ma ca­da quién”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta.

“A ve­ces un men­sa­je bas­ta pa­ra lo­grar que una per­so­na se que­de pen­san­do en ti to­do el día” Betsy Reuss, se­xó­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en re­la­cio­nes de pa­re­ja

ISTOCK PHOTO

Apro­ve­char la tec­no­lo­gía pa­ra man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal pue­de ser be­ne­fi­cio­so o no, de­pen­dien­do de có­mo la pa­re­ja se com­por­te. |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.