MÉ­XI­CO ES GRANDE

En los mo­men­tos que si­guie­ron al desas­tre, el país dio una emo­ti­va mues­tra al mun­do de lo me­jor que tie­ne: sus ciu­da­da­nos. Aquí, un tri­bu­to al hé­roe que hay den­tro de to­dos y ca­da uno de no­so­tros.

Quien - - ESTILO - -MA­RIO VI­LLA­GRÁN

Mart­ha se en­te­ró que en el par­que de su co­lo­nia se creó un cen­tro de aco­pio y llevó botellas de agua a Su­sa­na, que coor­di­na la en­tre­ga de víveres a las dis­tin­tas zo­nas donde la ca­tás­tro­fe al­can­zó a las­ti­mar a la ciu­dad. Ella le da ins­truc­cio­nes a Jai­me so­bre có­mo car­gar la ca­mio­ne­ta que les prestó su ve­cino Raúl pa­ra lle­gar a la co­lo­nia Nar­var­te y, ahí, en­tre­gar lo re­cau­da­do a Ri­car­do, quién da ins­truc­cio­nes a los ca­mio­nes car­gue­ros que Fe­de­ri­co ha pues­to a dis­po­si­ción pa­ra lle­gar has­ta Mo­re­los y Pue­bla...

Es ver­dad que el do­lor pa­ra­li­za y las ca­tás­tro­fes las­ti­man y és­ta no se­rá la ex­cep­ción, pe­ro aún con los hom­bros pe­sa­dos por la car­ga del caos, to­dos bus­can ayu­dar. Por­que la ca­de­na en el pá­rra­fo de arri­ba po­drá cam­biar de nom­bres y de ubi­ca­ción, pe­ro se repite en ca­da rin­cón.

El dia­rio in­glés The Te­le­graph abrió la in­for­ma­ción so­bre el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017 con un men­sa­je cla­ro: “Lo me­jor de Mé­xi­co”, una fra­se que de­ja en cla­ro que eso es­tá en sus ciu­da­da­nos. “Al ob­ser­var las bri­ga­das que se for­ma­ron a los po­cos mi­nu­tos del desas­tre y al con­tem­plar las imá­ge­nes de solidaridad, que­da cla­ro que en es­te mun­do hay vi­sos de es­pe­ran­za”, men­cio­na la no­ta re­sal­tan­do que, en la ad­ver­si­dad, los me­xi­ca­nos no ol­vi­dan el do­lor ajeno has­ta ha­cer­lo pro­pio.

“El pue­blo me­xi­cano es fuer­za y fe”, men­cio­nó otro dia­rio en Co­lom­bia. Uno en Es­pa­ña di­jo que “la fuer­za siem­pre la sa­can de la unión” y, en otros rin­co­nes, el en­ca­be­za­do fue sim­ple­men­te “Solidaridad me­xi­ca­na”. Un con­cep­to que pa­ra la RAE im­pli­ca una “ad­he­sión cir­cuns­tan­cial a las cau­sas”, pe­ro que en Mé­xi­co se ha adap­ta­do a una ad­he­sión na­tu­ral al do­lor.

A una em­pa­tía de to­da la co­mu­ni­dad que de­mues­tra que la unión es el ma­yor ac­to contra la ad­ver­si­dad y gra­cias a ella hoy po­de­mos re­cons­truir, aún con la des­truc­ción en­ci­ma. Hoy, que­da cla­ro que es­ta­mos listos pa­ra mos­trar que esos vi­sos de es­pe­ran­za que ven afue­ra sean el mo­tor pa­ra re­cu­pe­rar­nos aden­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.