No es una his­to­ria cual­quie­ra

15 / OC­TU­BRE / 2017

Quien - - EDITORIAL - Edi­to­ra Ge­ne­ral @It­ziar­ca­rra­ce­do

Su nom­bre es Luz No­guez. Es in­tér­pre­te y vi­ve en Mix­coac. Sus pa­pás per­die­ron su pri­mer de­par­ta­men­to en el sis­mo de 1985, por lo que el te­ma no le era ajeno. Pa­só, co­mo mu­chos de no­so­tros, la no­che del 19 de sep­tiem­bre en ve­la. Só­lo es­pe­ró que ama­ne­cie­ra pa­ra aga­rrar una mo­chi­la, unos jeans, unos tenis y se di­ri­gió a Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria don­de se en­lis­tó en la fuer­za de vo­lun­ta­rios que des­de ahí es­ta­ban coor­di­nan­do. Le asig­na­ron la co­lo­nia Con­de­sa y su la­bor fue ha­cer un po­co de to­do, des­de ayu­dar con las cu­be­tas lle­nas de es­com­bros, has­ta re­par­tir agua. “Hi­ci­mos de to­do, en reali­dad es­tá­ba­mos ahí pa­ra lo que se ne­ce­si­ta­ra”, ase­gu­ra Luz, dos se­ma­nas des­pués en nues­tros es­tu­dios de fo­to.

Es­ta es la his­to­ria de nues­tra chi­ca de por­ta­da de la edi­ción que cir­cu­ló só­lo un par de días des­pués del tem­blor. Bus­ca­mos en­tre cien­tos de imá­ge­nes en las agen­cias de fo­to­gra­fía, has­ta que di­mos con és­ta. Una mu­jer con el pu­ño en al­to (esa se­ñal que tan­to sig­ni­fi­ca en las pri­me­ras ho­ras des­pués de una tra­ge­dia). Ilus­tra­ba el men­sa­je exac­to que que­ría­mos trans­mi­tir: no el de desas­tre, ni el de de­s­es­pe­ran­za, sino la idea de que Mé­xi­co es­tá de pie y que, aun en las peo­res cri­sis, sa­be man­te­ner­se unido. Luz re­pre­sen­ta a to­dos esos ni­ños, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y adul­tos que sin pen­sar­lo dos ve­ces, de­ja­ron sus ca­sas, tra­ba­jos, es­cue­las e in­clu­so sus fa­mi­lias y sa­lie­ron a las ca­lles a ayu­dar. En lo que hi­cie­ra fal­ta, a la ho­ra que fue­ra y en las con­di­cio­nes que exis­tie­ran.

De­ci­di­mos bus­car a Luz por me­dio de nues­tras re­des so­cia­les pues que­ría­mos co­no­cer de pri­me­ra mano su his­to­ria. Tam­bién lo­ca­li­za­mos al fo­to­pe­rio­dis­ta Pe­dro Par­do, quien se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en las zo­nas de desas­tre cap­tu­ran­do imá­ge­nes, que co­mo és­ta, for­man ya par­te de nues­tra his­to­ria y la de nues­tra que­ri­da ciu­dad. Ellos no se co­no­cían, por su­pues­to que en el caos en que fue to­ma­da es­ta ima­gen, nin­guno de los dos re­cuer­da al otro. Tam­po­co nin­guno sa­bía de la exis­ten­cia de es­ta por­ta­da has­ta que la vie­ron ex­hi­bi­da o has­ta que al­gún ami­go o co­no­ci­do les avi­só.

Co­mo mu­cho de lo que he­mos vi­vi­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, ser tes­ti­gos de es­te en­cuen­tro, fue un mo­men­to muy emo­ti­vo pa­ra no­so­tros. Más de es­ta his­to­ria en las si­guien­tes pá­gi­nas. #Fuer­za­mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.