Quien - - SPOTLIGHT -

tie­ne un pro­gra­ma dia­rio de te­le­vi­sión y otro de ra­dio, es­cri­be una co­lum­na po­lí­ti­ca y ade­más es ma­dre de dos hi­jos, Pau­lo y Leo­nar­do, de ca­si sie­te años. Pe­rio­dis­ta com­pro­me­ti­da con “acer­car” vo­ces y per­so­nas que no sue­len ac­ce­der a los me­dios, por es­tos días ha es­ta­do ba­jo un es­cru­ti­nio inusual que la ha re­ta­do, pe­ro tam­bién la ha he­cho com­pren­der que es más fuer­te de lo que pen­sa­ba y dar­se cuen­ta de to­do el amor que la ro­dea.

Ha da­do ejem­plo al man­te­ner la ele­gan­cia y el sen­ti­do del hu­mor y al re­afir­mar su vo­ca­ción de apren­der de ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que la vi­da le pre­sen­ta co­mo eter­na es­tu­dian­te que es.

Ha­bla­mos por te­lé­fono. Es­tá fue­ra por un com­pro­mi­so fa­mi­liar, pe­ro en po­cas ho­ras re­gre­sa a la ciu­dad pa­ra ser par­te de la co­ber­tu­ra de las elec­cio­nes más gran­des que ha vi­vi­do Mé­xi­co. Elec­cio­nes con re­sul­ta­dos que tam­bién ten­drán re­tos de co­mu­ni­ca­ción que se aso­cian, de cier­ta ma­ne­ra, con lo que es­tá vi­vien­do.

SER MA­MÁ Y PE­RIO­DIS­TA; EL RE­TO DE EDU­CAR EN EQUI­DAD

Le pre­gun­to có­mo vi­ve el ma­la­ba­ris­mo que ha­ce to­da mu­jer que tra­ba­ja y tie­ne hi­jos.

“Duer­mo po­co y des­can­so cam­bian­do de ac­ti­vi­dad. Me fun­cio­na que las dos co­sas las ha­go muy mo­ti­va­da: dis­fru­to mu­cho ser ma­má, les de­di­co a mis hi­jos to­do el tiem­po que pue­do por­que me gus­ta, me di­vier­to, apren­do. Bus­co ser una ma­má pre­sen­te y, aun­que ten­ga mu­cho tra­ba­jo, ellos de al­gu­na ma­ne­ra se in­vo­lu­cran. Si ten­go via­jes, me acom­pa­ñan, apren­de­mos mu­cho jun­tos.

“Mi tra­ba­jo me gus­ta mu­chí­si­mo. Pue­do lle­gar a es­tar fí­si­ca­men­te can­sa­da, pe­ro men­tal­men­te siem­pre ten­go ga­nas de se­guir tra­ba­jan­do, me apa­sio­na.

“Pe­ro vi­vo di­rec­ta­men­te las di­fi­cul­ta­des de com­bi­nar las dos ac­ti­vi­da­des y sé que pa­ra mu­chas mu­je­res es mu­cho más di­fí­cil to­da­vía.

“Me gus­ta ver ca­da vez a más mu­je­res en es­pa­cios im­por­tan­tes. Si bien los suel­dos si­guen sin ser igua­les, los ni­ve­les de au­dien­cia sí lo son. He te­ni­do mu­cho apo­yo co­mo mu­jer y co­mo ma­má en las em­pre­sas en las que tra­ba­jo. En ra­dio, cuan­do mis bebés eran chi­qui­tos, hi­ce mu­cho tiem­po el no­ti­cie­ro des­de ca­sa. La ma­ter­ni­dad no de­be ser un im­pe­di­men­to pa­ra el tra­ba­jo, pe­ro tie­ne que ha­ber con­di­cio­nes.

“Al­gu­nos ra­dio­es­cu­chas, en su mo­men­to, se ha­bi­tua­ron a es­cu­char un llan­to ahí que se co­la­ba en el re­su­men de noticias y es que es­ta­ba ali­men­tan­do a mis hi­jos—di­ce con una ri­sa. Pro­ba­ble­men­te fue des­con­cer­tan­te, pe­ro tam­bién poderoso”.

Las ma­dres te­ne­mos un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra edu­car a niños y ni­ñas de ma­ne­ra di­fe­ren­te y no ma­chis­ta. Le pre­gun­to có­mo le ha­ce ella.

“Es un re­to siem­pre. Pro­cu­ro que sea con el ejem­plo: ellos me ven tra­ba­jan­do, com­par­tien­do res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro tam­bién bus­co mos­trar­les otras reali­da­des cuan­do no exis­te en al­gún ám­bi­to equi­dad o es­pa­cio pa­ra las mu­je­res.

“Un ejem­plo muy con­cre­to. Ha­ce ya un tiem­po es­ta­ban jugando fut­bol y lle­ga­ron dos cha­vi­tas a que­rer­se su­mar al jue­go. Uno de mis hi­jos con­tes­tó: ‘No, no, no, eres ni­ña’. ‘¿Y qué tie­ne?’, di­je yo. ‘Ma­má, ¿cuán­do has vis­to en la te­le a mu­je­res ju­gar fut­bol?’.

“Me en­car­gué ese mis­mo día de que tu­vie­ran en la pan­ta­lla de la ca­sa los equi­pos fe­me­ni­les, los acer­qué. Co­mo to­das las ma­más: ir po­co a po­co en­con­tran­do es­pa­cios pa­ra que vean que las mu­je­res so­mos va­lio­sas, de­be­mos ser res­pe­ta­das, que no de­be­mos ser vio­len­ta­das co­mo cla­ra­men­te si­gue ocu­rrien­do”.

VIO­LEN­CIA CONTRA LAS MU­JE­RES

Mé­xi­co tie­ne un al­to ín­di­ce de vio­len­cia contra las mu­je­res. No só­lo son ocho fe­mi­ni­ci­dios dia­rios (ase­si­na­tos por la úni­ca ra­zón de ser mu­jer), sino mu­chas otras vio­len­cias que se ven aún co­mo al­go “normal”: emo­cio­na­les, fí­si­cas, se­xua­les, pa­tri­mo­nia­les o dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral. El 66.1% de las mu­je­res, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INEGI), ha vi­vi­do un epi­so­dio vio­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.