¿OTRO IN­FOR­ME DE GO­BIERNO? CARLOS JOA­QUÍN ABRA­ZA­DO POR SU HI­JO CO­MO SI NECESITASE PRO­TEC­CIÓN…

Quintana Roo Hoy - - POST LOCAL - ISABEL ARVIDE

Pa­ra lle­gar al Po­li­fo­rum Be­ni­to Juá­rez hay que pa­sar por ese “ele­fan­te blan­co” que de­bió ha­ber si­do el “au­di­to­rio de la gen­te”. Di­fí­cil ac­ce­so, con gen­te to­da­vía peor. En reali­dad, es un gim­na­sio, o al me­nos así se sien­te uno den­tro. In­có­mo­da ma­ne­ra de aten­der al fren­te, sen­ta­do de la­do. ¿Otro In­for­me de Go­bierno?

Su­pon­go que la de­ci­sión ofi­cial de ve­nir a Can­cún par­te de una reali­dad: Hay un Quin­ta­na Roo que ha­ce su vi­da ha­cía el Nor­te, y otro ins­ta­la­do en el Sur. A la ca­pi­tal del Es­ta­do no sue­len, ni pue­den via­jar la ma­yo­ría de quie­nes asis­tie­ron al even­to en Can­cún. Por tan­to, ve­nir con ellos es una ma­ne­ra efi­cien­te de acor­tar dis­tan­cias.

¿Era im­por­tan­te lo que te­nía que de­cir Carlos Joa­quín? De­fi­ni­ti­vo. Es el ba­lan­ce del pri­mer, com­pli­ca­dí­si­mo, año de su go­bierno. So­bre to­do, es el re­cuen­to de to­do lo que no su­ce­dió. De las mu­chas ma­ne­ras en que la so­cie­dad quin­ta­na­rroen­se de­ci­dió se­guir ade­lan­te.

El Es­ta­do, no ol­vi­dar, es­ta­ba que­bra­do. Reali­dad que, en otras en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, co­mo Ve­ra­cruz o Chihuahua, no han po­di­do re­mon­tar en el mis­mo tiem­po.

Por pri­me­ra vez, en mis mu­chos años de asis­tir en Quin­ta­na Roo a es­tos even­tos, se pri­vi­le­gió el tes­ti­mo­nio de los be­ne­fi­cia­dos por las obras de go­bierno. Vo­ces que no pue­den ser ob­je­ta­das ba­jo nin­gún ar­gu­men­to. Gen­te de ver­dad, del pue­blo, que ha­bla­ba de sus ex­pe­rien­cias.

Al go­ber­na­dor se le no­ta el es­fuer­zo he­cho. Se ve que ha tra­ba­ja­do, que no ha si­do fá­cil, las hue­llas son fí­si­cas. Y aho­ra, te­ma que pre­va­le­ce en cual­quier es­pa­cio, la in­se­gu­ri­dad. Una ame­na­za nue­va que ha ve­ni­do a tras­to­car has­ta el hu­mor so­cial. Con ab­so­lu­ta jus­ti­fi­ca­ción.

Por eso di­jo que el ma­yor desafío es re­cu­pe­rar la con­fian­za fa­mi­liar. Que equi­va­le, ob­vio, a re­cu­pe­rar la se­gu­ri­dad. Que la gen­te ten­ga con­fian­za pa­ra sa­lir a la ca­lle.

Tan­to, tan com­pli­ca­do, tan di­fí­cil en es­tos días.

Ade­más de to­do el con­tex­to po­lí­ti­co, tan ob­vio, hay que agre­gar en es­te In­for­me un cam­bio. Aun­que pa­rez­ca un con­cep­to gas­ta­do, en el go­bierno del cam­bio, pe­ro nun­ca ha­bía es­cu­cha­do a un go­ber­na­dor de­cir que bus­ca con­ta­giar el áni­mo de “sí po­de­mos, de que sí se pue­de ven­cer la inac­ción, la de­sidia, la in­do­len­cia, el au­to­ri­ta­ris­mo, la im­pu­ni­dad y el la­tro­ci­nio”.

Pe­ca­dos ca­pi­ta­les que sa­be­mos han es­ta­do pre­sen­tes, por mu­chos años, en Quin­ta­na Roo. Tan­to que pa­re­cía que se ha­bían con­ver­ti­do en nues­tra reali­dad.

Ven­cer in­do­len­cia, inac­ción, de­sidia bas­ta­ría pa­ra una trans­for­ma­ción pro­fun­da, in­men­sa de nues­tra reali­dad.

Por es­tos “pe­ca­dos” no en­con­tra­mos, los quin­ta­na­rroen­ses, gen­te dis­pues­ta a tra­ba­jar. Por es­tos vi­cios pa­de­ce­mos que no ha­ya elec­tri­cis­tas, plo­me­ros, ayu­da do­més­ti­ca… Por es­tas la­cras so­mos mal­tra­ta­dos en los res­tau­ran­tes, en las tien­das, en las ofi­ci­nas. Por es­to se tra­ba­ja tan po­cas ho­ras en las ofi­ci­nas pú­bli­cas. Por es­to no he­mos avan­za­do so­cial­men­te.

Fue un even­to in­tere­san­te por mu­chas ra­zo­nes, la prin­ci­pal ob­ser­var co­mo el hi­jo ma­yor del go­ber­na­dor, con quien ca­mi­nó al fi­nal, lo abra­za con in­men­sa ternura, co­mo si necesitase pro­tec­ción, co­mo si en­ten­die­se…

En Tui­ter: @isa­be­lar­vi­de Blog: Es­ta­doMa­yor.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.