YA CO­MEN­ZA­RON LAS VA­CAS FLA­CAS DEL “WARNING” Y REM­BER­TO EN TRA­TOS PA­RA SER CAN­DI­DA­TO…

Quintana Roo Hoy - - POST LOCAL - ISA­BEL ARVIDE

Nun­ca ha­bía vis­to el ae­ro­puer­to de Can­cún, uno de los más con­cu­rri­dos del mun­do, de­sier­to co­mo el miér­co­les por la tar­de. Gra­ve, en ver­dad, ver sus ins­ta­la­cio­nes va­cías. En las puer­tas de sa­li­da B, igual que arri­ba en las sa­las A. Ni una per­so­na es­ta­ba en las tien­das. Tan gra­ve era el asun­to que unos clien­tes se que­ja­ban de re­ci­bir el ca­fé frío en Star­bucks, jus­ta­men­te cuan­do sus be­bi­dos siem­pre es­tán hir­vien­do.

Miér­co­les por la tar­de, no en la ma­dru­ga­da.

Tal vez por eso In­ter­jet tie­ne bo­le­tos has­ta por 900 pe­sos. ¿Así nos ha­bre­mos aba­ra­ta­do? ¿Es una se­ñal de la cri­sis que se nos vie­ne?

Los se­ño­res ho­te­le­ros ya se que­ja­ron, con voz to­da­vía ti­tu­bean­te, pe­ro que­ja, al fin y al ca­bo, de que tie­nen una dis­mi­nu­ción del 10 por cien­to en re­ser­va­cio­nes pa­ra es­te di­ciem­bre. Que equi­va­le a cer­ca de ocho mi­llo­nes de dó­la­res.

Por pri­me­ra vez, en mu­chos años, la ocu­pa­ción ho­te­le­ra en Quin­ta­na Roo va a la ba­ja. Con el con­se­cuen­te des­em­pleo. Los po­cos ne­go­cios que no han ce­rra­do por ame­na­zas cri­mi­na­les co­men­za­rán a ba­jar sus cor­ti­nas por la fal­ta de clien­tes.

De igual for­ma, el mar­tes de es­ta se­ma­na, la Quin­ta Ave­ni­da de Pla­ya del Car­men es­ta­ba va­cía. Mu­chos res­tau­ran­tes no te­nían ni una me­sa ocu­pa­da. ¿Qué nos es­tá pa­san­do?

Al “warning” del go­bierno nor­te­ame­ri­cano hay que su­mar la cri­sis de tu­ris­mo na­cio­nal, por las mis­mas ra­zo­nes de vio­len­cia y por el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre.

Fren­te a es­to hay que cues­tio­nar, fuer­te, a to­das las au­to­ri­da­des. Por­que el pa­raí­so co­mien­za a de­jar de ser­lo, por­que el me­jor lu­gar pa­ra vi­vir ha ini­cia­do una cri­sis que pue­de lle­var­nos a la des­truc­ción. Au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad, fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les que no es­tán ha­cien­do su tra­ba­jo. Au­to­ri­da­des de Tu­ris­mo, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les, que no es­tán res­pon­dien­do con pron­ti­tud, con ta­len­to, con ima­gi­na­ción a es­ta reali­dad.

Ca­da día au­men­ta el número de fa­mi­lias que lle­van me­nos pan, si al­guno, a su me­sa. Lo que ha­brá de de­ve­nir en pro­ble­mas to­da­vía peo­res a los que es­ta­mos vi­vien­do.

De ca­ra a es­to, la ti­tu­lar de Tu­ris­mo no apa­re­ce. No es­tá en el ex­tran­je­ro con­ven­cien­do a los gran­des ma­yo­ris­tas. No es­tá, pun­to.

Y el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Be­ni­to Juá­rez, ca­be­ce­ra Can­cún, el jo­ven­ci­to Rem­ber­to Estrada se fo­to­gra­fía con los dipu­tados de su par­ti­do, con­gra­tu­lán­do­se de ha­ber con­se­gui­do di­ne­ro pa­ra “obra pú­bli­ca” … o sea, qué es lo que no es­tá vien­do… ¿es­ta­rá en­fer­mo?

Su des­fa­se de la reali­dad es tan gran­de que ha lle­ga­do a de­cir que pien­sa con­ver­tir­se en can­di­da­to, pa­ra re­pe­tir co­mo al­cal­de de es­te mu­ni­ci­pio… el peor que he­mos te­ni­do.

En al­guien de­be ca­ber la ca­pa­ci­dad, la ima­gi­na­ción, el ta­len­to, hay que re­pe­tir es­tas cua­li­da­des, pa­ra en­fren­tar es­ta cri­sis… o la dis­mi­nu­ción del 10 por cien­to en re­ser­va­cio­nes de ho­tel no se­rá sino el prin­ci­pio del desas­tre…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.