En­se­ña a los ni­ños a to­mar de­ci­sio­nes

Quintana Roo Hoy - - VIVIR BIEN -

En­se­ñar al ni­ño a to­mar de­ci­sio­nes con­sis­te en que el ni­ño apren­da a va­lo­rar las di­fe­ren­tes op­cio­nes que se tie­nen, re­fle­xio­nar so­bre lo que im­pli­ca ca­da elec­ción, a es­cu­char­se, a sa­ber de­cir no. » » Evi­tar la so­bre­pro­tec­ción. Pa­ra ayu­dar es bueno que los adul­tos adop­ten el pa­pel de acom­pa­ñan­tes pro­por­cio­nan­do apo­yo y dan­do con­se­jo a sus hi­jos pa­ra que sean ellos mis­mos los que eli­jan.

Es­ta­ble­ci­mien­to de res­pon­sa­bi­li­da­des. Por ejem­plo, el re­par­to de las ta­reas del ho­gar. Es­tas res­pon­sa­bi­li­da­des de­ben ir en fun­ción de la edad que ten­ga el ni­ño. Es­te re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des es muy im­por­tan­te en la to­ma de de­ci­sio­nes, ya que al asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des sur­gen pro­ble­mas que han de re­sol­ver­se.

Es­to otor­ga ex­pe­rien­cias pre­vias que ayu­da­rán a las elec­cio­nes fu­tu­ras.

» Va­lo­ra los erro­res. Si ca­da vez que el ni­ño se equi­vo­ca se le cas­ti­ga y sien­te » re­cha­zo, lo que apren­de­rá es a no ele­gir nun­ca pa­ra no equi­vo­car­se y no te­ner que asu­mir las con­se­cuen­cias. En cam­bio, lo que de­be­mos en­se­ñar­le que equi­vo­car­se es una opor­tu­ni­dad de apren­der y que un error es so­lo un pro­ble­ma que no se ha sa­bi­do so­lu­cio­nar.

Que va­lo­re las di­fe­ren­tes op­cio­nes. Cuan­do el ni­ño es­té en la si­tua­ción de ele­gir en­tre va­rias op­cio­nes, los pa­dres han de ani­mar­le a que vea la elec­ción co­mo un re­to que de­be afron­tar con aten­ción y tiem­po.

En­sé­ña­le a ser pa­cien­te y no ac­tuar de ma­ne­ra irre­fle­xi­va. El pe­que­ño de­be va­lo­rar cuá­les son sus pre­fe­ren­cias y en es­ta ta­rea los pa­dres ayu­dan pro­por­cio­nan­do apo­yo, con­se­jo, es­cu­cha, opi­nión y orien­ta­ción en fun­ción de los in­tere­ses de su hi­jo. Así es­ta­rán fo­men­tan­do au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.