QUIN­TA­NA ROO 43 AÑOS

Quintana Roo Hoy - - PORTADA - Quin­ta­na­RooHoy1 @Quin­ta­naRoo_hoy

Es­te mes se ce­le­bra el aniversario de Quin­ta­na Roo co­mo Es­ta­do Li­bre y So­be­rano, en los me­dios un al­ter­ca­do ha ocu­pa­do las re­des so­cia­les y se de­jó a un la­do lo im­por­tan­te, que es ha­cia dón­de va­mos.

De­bi­do a que re­sul­ta más atrac­ti­vo los me­mes y co­men­ta­rios al mar­gen de una dispu­ta en­tre un se­cre­ta­rio y un po­lé­mi­co ex go­ber­na­dor, po­co se ha re­sal­ta­do del men­sa­je del go­ber­na­dor Car­los Joaquín an­te el Con­gre­so del Es­ta­do.

En el men­sa­je ha­bla de uni­dad, de re­cons­truc­ción y de alian­zas. Es­to sin que sea en­ten­di­do co­mo im­pu­ni­dad. Sin em­bar­go, el pun­to es que a un año de ha­ber ini­cia­do es­ta ad­mi­nis­tra­ción y ya ha­bien­do sen­ta­do las ba­ses es im­por­tan­te la re­con­ci­lia­ción, pe­ro no me re­fie­ro a la re­con­ci­lia­ción en­tre ac­to­res po­lí­ti­cos sino en­tre los pro­pios ciu­da­da­nos.

Mien­tras los lí­de­res par­ti­dis­tas que no se vie­ron fa­vo­re­ci­dos en las elec­cio­nes bus­can rea­li­zar acuer­dos y alian­zas, los mi­li­tan­tes se van lle­nan­do de odios in­ne­ce­sa­rios.

El re­cla­mo de un pro­gre­so del sur no se­rá po­si­ble mien­tras se si­gan di­fun­dien­do ru­mo­res fal­sos, mien­tras el pro­gre­so se si­ga atan­do a un pues­to en go­bierno o com­pa­draz­go; es pre­ci­so alen­tar la productividad en la ini­cia­ti­va pri­va­da, que se le pi­da al go­bierno no so­lo pues­tos pa­ra che­tu­ma­le­ños sino ma­yo­res ca­na­les que per­mi­tan la productividad y pro­gre­so de la ca­pi­tal.

He se­ña­la­do que ni per­dón ni ol­vi­do a quie­nes han sa­quea­do es­ta tie­rra. Pe­ro tam­po­co po­de­mos to­mar la jus­ti­cia por cuen­ta pro­pia y lin­char­los o in­mo­lar­los, de­je­mos eso en ma­nos de las au­to­ri­da­des.

Quin­ta­na Roo cum­ple 43 años y hay un pro­pó­si­to de madurez, es­te es que en ver­dad se ten­ga una ple­na in­de­pen­den­cia en los po­de­res. Así se ha vis­to, sin em­bar­go, en ca­da nom­bra­mien­to del Con­gre­so se le re­cla­ma al Eje­cu­ti­vo; nos han acos­tum­bra­do tan­to a es­ta de­pen­den­cia que en lu­gar de exi­gir al go­ber­na­dor que se cui­de la se­lec­ción de los car­gos, de­be­ría­mos cues­tio­nar en su ca­so a los dipu­tados por sus de­ci­sio­nes y no asu­mir que de­ben se­guir una ins­truc­ción.

La evo­lu­ción del es­ta­do ha si­do ex­po­nen­cial, es el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de sol y pla­ya y es­to pe­se a to­dos los ma­los ma­ne­jos y la so­bre­ex­plo­ta­ción que se ha te­ni­do.

Es mo­men­to de que de­je­mos de pen­sar en un ré­gi­men de una so­la per­so­na, en don­de co­mo ciu­da­da­nos no so­lo se­ña­le­mos sino cons­tru­ya­mos, que no to­do lo bueno ni lo mano vie­ne del Po­der Eje­cu­ti­vo. Que la productividad no de­pen­de so­lo del Ga­bi­ne­te y si de la po­bla­ción en su con­jun­to cuan­do ca­da uno de no­so­tros cum­pla lo que le co­rres­pon­de.

Ce­le­bre­mos es­tos 43 años de so­be­ra­nía en­ten­dien­do tam­bién que so­mos un Es­ta­do con­for­ma­do por mu­chí­si­mas cul­tu­ras, de­je­mos atrás los na­ti­vis­mos in­ne­ce­sa­rios y asu­ma­mos una so­cie­dad mul­ti­cul­tu­ral con or­gu­llo.

Va­le la pe­na es­cu­char de nue­vo el dis­cur­so del go­ber­na­dor en el Con­gre­so y re­cor­dar que sus pa­la­bras son un com­pro­mi­so con los quin­ta­na­rroen­ses y una in­vi­ta­ción cons­truir jun­tos y no se­guir di­vi­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.