Lo que bien se apren­de no se ol­vi­da

Quintana Roo Hoy - - Post Local -

La se­ma­na pa­sa­da las le­gis­la­do­ras quin­ta­na­rroen­ses Sa­ra La­ti­fe Ruiz Chá­vez y Ar­let Mól­go­ra Glo­ver die­ron de qué ha­blar lue­go de que en ple­na se­sión del Con­gre­so de la Unión gri­ta­ran el tris­te­men­te cé­le­bre “eeeehh... pu…” a un dipu­tado fe­de­ral de Mo­re­na.

Una ver­güen­za pa­ra la en­ti­dad y pa­ra su gé­ne­ro es­te par de dipu­tadas, que le­jos de des­ta­car­se por sus ini­cia­ti­vas o tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo lo ha­cen por un com­por­ta­mien­to ho­mo­fó­bi­co y dis­cri­mi­na­dor.

Tan­to Mól­go­ra Glo­ver co­mo Ruiz Chá­vez son priis­tas su­ma­men­te cer­ca­nas a los ex go­ber­na­do­res Fé­lix Gon­zá­lez Can­to y Ro­ber­to Bor­ge An­gu­lo. Sa­ra se desem­pe­ñó prin­ci­pal­men­te con Fé­lix, de quién era par­te de su círcu­lo cer­cano y gra­cias a quien lle­gó a la dipu­tación fe­de­ral la pri­me­ra vez.

El es­cán­da­lo no le es ajeno, pues cuan­do bus­có la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PRI jun­to a En­ri­que Jack­son sa­lió a re­lu­cir que fue due­ña de un ta­ble dan­ce en Co­zu­mel, ade­más de que de so­bra es co­no­ci­do su florido len­gua­je, co­mo cuan­do en una reunión de mu­je­res priis­tas lle­vó una ca­nas­ta de hue­vos e hi­zo alu­sión a que eso era lo que le fal­ta­ba a va­rios de sus com­pa­ñe­ros hom­bres.

Con Ro­ber­to Bor­ge se desem­pe­ñó co­mo se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción, don­de fue in­ca­paz de re­sol­ver el con­flic­to do­cen­te que per­sis­tía en ese mo­men­to.

Por su par­te, Ar­let Mól­go­ra tam­bién es he­chu­ra de Fé­lix, con quien es­tu­vo co­mo ad­mi­nis­tra­do­ra en la Se­cre­ta­ría de Sa­lud. Pos­te­rior­men­te que­dó ba­jo la tu­te­la de Bor­ge An­gu­lo, quien la hi­zo dipu­tada lo­cal y lue­go fe­de­ral, con un bre­ve des­can­so en el que bus­có -sin éxi­to- la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Ot­hón P. Blan­co.

Es gra­ve que le­gis­la­do­ras fe­de­ra­les ten­gan ese com­por­ta­mien­to tan vul­gar, lo es más que se tra­te de mu­je­res, sobre to­do cuan­do en el estado se es­tán ha­cien­do los es­fuer­zos pa­ra cum­plir las re­co­men­da­cio­nes en ma­te­ria de equi­dad de gé­ne­ro y res­pe­to ha­cia las fé­mi­nas.

De­jan en­tre­ver un com­por­ta­mien­to mi­só­gino y ho­mó­fo­bo al re­pli­car en la má­xi­ma tri­bu­na del país un cán­ti­co que ya fue ve­ta­do en los es­ta­dios por es­tas mis­mas ra­zo­nes.

Es aún más preo­cu­pan­te que una de las dipu­tadas, Sa­ra La­ti­fe, sea se­cre­ta­ria de la co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos del Con­gre­so; ¿ac­tua­rá éti­ca­men­te y re­nun­cia­rá a la co­mi­sión des­pués de lo acon­te­ci­do?

Por lo pron­to la Co­na­pred ya se pro­nun­ció al res­pec­to y ex­hor­tó a los dipu­tados a evi­tar la re­pro­duc­ción de pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos.

La ac­ti­tud de las dipu­tadas re­fle­ja a la per­fec­ción lo que fue el bor­gis­mo, cuan­do se ex­hi­bía a las per­so­nas por sus pre­fe­ren­cias se­xua­les in­clu­so por sus me­dios “ofi­cia­les”. Bas­ta re­cor­dar el ca­so de la re­vis­ta Po­lé­mi­ca, acu­sa­da an­te la jus­ti­cia por ha­ber ven­ti­la­do y de­nos­ta­do por su orien­ta­ción se­xual a un abo­ga­do so­lo por­que pre­ten­día lo­grar un pues­to en el Ór­ga­nis­mo Po­lí­ti­co Lo­cal Elec­to­ral (OPLE) sin la ve­nia del ex go­ber­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.