An­tiex­tor­sión Quin­ta­na Roo

Quintana Roo Hoy - - Post Local -

En di­fe­ren­tes ciu­da­des de nues­tro país el de­li­to de ex­tor­sión se ha ex­ten­di­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va y con ello afec­ta la tran­qui­li­dad, la se­gu­ri­dad y el pa­tri­mo­nio de mi­les de per­so­nas ca­da año. De for­ma ge­ne­ral exis­ten dis­tin­tos ti­pos de ex­tor­sión, pues­to que abar­ca es­pec­tros muy am­plios que van des­de la ven­ta de pro­tec­ción ile­gal has­ta los en­ga­ños te­le­fó­ni­cos o elec­tró­ni­cos. La ex­tor­sión te­le­fó­ni­ca ha te­ni­do un cre­cien­te im­pac­to. El INEGI se­ña­la que es uno de los de­li­tos que más creció en fe­chas re­cien­tes, así co­mo el homicidio y el se­cues­tro. La ex­tor­sión en Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno su­ma­men­te com­ple­jo, de­bi­do a la di­ver­si­dad de po­si­bles su­je­tos ac­ti­vos que pue­den co­me­ter di­cho de­li­to. Ello se de­be a que de­trás de una ex­tor­sión pue­de es­tar un in­te­gran­te de al­gún gru­po de cri­men or­ga­ni­za­do, au­to­ri­da­des de cual­quier or­den de go­bierno, de­lin­cuen­tes tra­di­cio­na­les que se en­cuen­tran en cen­tros de readap­ta­ción so­cial o sim­ple­men­te una per­so­na que in­ten­ta ha­cer­se pa­sar por al­guien más pa­ra en­ga­ñar.

Es por eso que con la fi­na­li­dad de pre­ve­nir y pro­te­ger a la po­bla­ción, en Quin­ta­na Roo ini­cia la cam­pa­ña de pre­ven­ción “An­tiex­tor­sión Quin­ta­na Roo”, una apli­ca­ción pa­ra te­lé­fo­nos mó­vi­les que aler­ta a los usua­rios sobre nú­me­ro te­le­fó­ni­cos que han si­do re­por­ta­dos co­mo de po­si­bles ex­tor­sio­na­do­res, pue­de ser des­car­ga­da a los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res An­droid de ma­ne­ra gra­tui­ta y me­dian­te la pla­ta­for­ma Play Sto­re. Una vez ins­ta­la­da en el apa­ra­to mó­vil, ca­da vez que en­tre una lla­ma­da de un nú­me­ro de­nun­cia­do pa­ra la ex­tor­sión, la apli­ca­ción aler­ta­rá al usua­rio con la pa­la­bra “EX­TOR­SIÓN: NO CONTESTES”. El fun­cio­na­mien­to de la apli­ca­ción no re­quie­re in­ter­net, pero sí su des­car­ga, Las re­co­men­da­cio­nes pa­ra la po­bla­ción es que si su te­lé­fono no iden­ti­fi­ca el nú­me­ro que lla­ma, lo me­jor es no res­pon­der. Si lo ha­ce y se tra­ta de una lla­ma­da de ex­tor­sión, se de­be ano­tar el nú­me­ro y re­por­tar­lo in­me­dia­ta­men­te al te­lé­fono de emer­gen­cia 911.

La ex­tor­sión es un de­li­to in­vi­si­ble de­bi­do a que pue­de co­me­ter­se sin gran in­fraes­truc­tu­ra, a que no tie­ne por qué co­me­ter­se en la ca­lle y a que ge­ne­ral­men­te no se ve por­que las per­so­nas no sa­ben ni co­no­cen el ver­da­de­ro ta­ma­ño de la ame­na­za o el en­ga­ño. Los cri­mi­na­les ope­ran con ba­se en el te­mor, la vio­len­cia ver­bal, frag­men­tos de in­for­ma­ción y a ve­ces sin nin­gún otro ele­men­to más que la in­for­ma­ción que pro­por­cio­na la víc­ti­ma du­ran­te la lla­ma­da; por ello al in­te­rior de la fa­mi­lia es pre­ci­so co­no­cer es­tos ele­men­tos pa­ra au­to-pro­te­ger­nos y dar la in­for­ma­ción a las au­to­ri­da­des. Aún que­da mu­cho por ha­cer, sin em­bar­go, con es­te ti­po de ini­cia­ti­vas se da un pa­so pa­ra en­fren­tar un de­li­to que las­ti­ma a la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.