Es tiempo de las mu­je­res

Quintana Roo Hoy - - Post Local -

Ados me­ses que el Con­gre­so del Estado emi­ta con­vo­ca­to­ria pa­ra pre­sen­tar pro­pues­tas al car­go de Pre­si­den­te de la Co­mi­sión de los De­re­chos Hu­ma­nos de nues­tro estado, quie­nes tra­ba­ja­mos en la de­fen­so­ría de los mis­mos des­de la ba­se de la so­cie­dad ci­vil con­si­de­ra­mos que el pró­xi­mo Om­buds­man pa­ra ocu­par por cua­tro años tan im­por­tan­te car­go de­be “ser mu­jer” ya que no per­mi­ti­ría el que se con­ti­nua­ra aten­tan­do con­tra la dig­ni­dad de las per­so­nas co­mo de los gru­pos en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, y sobre to­do con­tra las gra­ves vio­la­cio­nes que vi­ven las mu­je­res de Quin­ta­na Roo, que por omi­sión han co­lo­ca­do a nues­tro estado en Aler­ta de Gé­ne­ro.

Con­si­de­ro es­ti­ma­do lec­tor, que la próxima Om­buds­man, más allá de aten­der las vio­la­cio­nes a los de­re­chos de es­te sec­tor des­de una agen­da fe­mi­nis­ta, po­dría im­pul­sar ma­yo­res cam­bios en las es­truc­tu­ras de po­der en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da de nues­tro estado.

Y si bien, más allá de las vir­tu­des o los de­fec­tos que ha­ya po­di­do te­ner la equi­dad de gé­ne­ro en las dos úl­ti­mas re­for­mas elec­to­ra­les de nues­tro país que so­lo se en­fa­ti­za­ron por lo­grar una igual­dad del (60-40) y una pa­ri­dad de 50-50 en la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el ám­bi­to po­lí­ti­co, la im­por­tan­cia que le da­ría en es­te te­ma una próxima de­fen­so­ra, in­flui­ría pa­ra que es­tos ba­lan­ces de­ja­ran de se­guir tor­nán­do­se dis­tan­tes. La fuer­te pro­ble­má­ti­ca por la de­mo­cra­cia que es­ta­mos vi­vien­do, co­mo las gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que se sus­ci­tan a dia­rio, de­man­dan la ne­ce­si­dad a que el pró­xi­mo de­fen­sor del pue­blo per­ma­nez­ca ga­ran­te a las vio­la­cio­nes de de­re­chos y apli­que un estado del mis­mo en ca­da con­flic­to que es­tá per­pe­tran­do la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da a lo lar­go de la geo­gra­fía don­de la fuer­za bru­ta ha su­pe­ra­do con sus eje­cu­cio­nes toda pe­lí­cu­la de te­rror y mie­do. An­te es­te pa­no­ra­ma y a mo­do per­so­nal con­si­de­ro que una ex­ce­len­te as­pi­ran­te se­ría Clau­det­te Gon­zá­lez Are­llano, jo­ven mu­jer y pro­fe­sio­nis­ta quien, con su cons­tan­te tra­ba­jo des­de la Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca de la SEGOB, po­si­bi­li­ta­ría la ple­na rea­li­za­ción en la pro­mo­ción de nues­tros de­re­chos con­vir­tien­do por la pro­pia im­pron­ta de sus fun­cio­nes y la di­ná­mi­ca de su ac­ti­vi­dad, de un ins­tru­men­to de opro­bio que ge­ne­ra­ría la sa­tis­fac­ción de lo­grar y sal­va­guar­dar nues­tros de­re­chos.

Si ya no que­re­mos que es­ta si­tua­ción con­ti­núe ocu­rrien­do, ha­brá de in­ci­dir y exi­gir­le a la XV Le­gis­la­tu­ra de nues­tro Con­gre­so, que la próxima de­sig­na­ción del De­fen­sor del Pue­blo sea “de­mo­crá­ti­ca y trans­pa­ren­te” y no so­lo im­pues­ta co­mo la de los 3 úl­ti­mos pre­si­den­tes quie­nes fue­ron ele­gi­dos a mo­do o arro­pa­dos por fuer­tes víncu­los de com­pro­mi­so y afec­to.

No hay que omi­tir que aun­que la pre­sen­cia de la mu­jer no su­pere por aho­ra el 25% con su par­ti­ci­pa­ción en es­pa­cios im­por­tan­tes en el ám­bi­to po­lí­ti­co, el te­ma de la mu­jer no pue­de se­guir sien­do mar­gi­nal ni tam­po­co de ex­clu­sión y avan­ce den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes, por lo que hoy an­te es­tos atro­pe­llos y ba­jo la pre­mi­sa fun­da­men­tal de que co­mo so­cie­dad ten­ga­mos un sen­ti­mien­to más exi­gen­te de la jus­ti­cia de ser y es­tar más pro­te­gi­dos del ac­tuar de los ser­vi­do­res pú­bli­cos, de­be­mos pro­po­ner des­de nues­tra fa­cul­tad de ciu­da­da­nos, as­pi­ran­tes cla­ves que par­ti­ci­pen en el pró­xi­mo pro­ce­so de elec­ción.

Qué pien­sa us­ted, que pien­sa más… ¿Apo­ya­mos a Clau­det­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.