Ñá­ña­ras en el oc­ci­pu­cio

Quintana Roo Hoy - - show -

Siem­pre he si­do adic­to al te­rror, pú­bli­co que­ri­do, da­dor de amor y ca­ri­ño a su vez; creo que es evi­den­te: des­de ni­ño mi pa­pá nos lle­va­ba pe­lí­cu­las de te­rror a la ca­sa pa­ra pa­sár­nos­las en la be­ta­mo­vie, pe­lí­cu­las que mu­chas ve­ces no ha­bían ni fil­ma­do, pero El Con­cho ya las ha­bía con­se­gui­do. Ob­via­men­te no traían sub­tí­tu­los, pero El Con­cho nos las iba tra­du­cien­do a su en­ten­der, co­sa que re­sul­ta­ba to­da­vía más di­ver­ti­da. Nos reunía­mos en la re­cá­ma­ra azul, que era el cuar­to de te­le en la ca­sa, mis pa­pás, mi her­ma­na, mi her­mano (que ape­nas si ha­bla­ba, bueno si­gue así) a ve­ces has­ta mi abue­li­ta Que­ta y yo. Y dis­fru­tá­ba­mos pe­lí­cu­las co­mo Ha­llo­ween, Vier­nes 13, No­che in­fer­nal y La pro­fe­cía, por so­lo men­cio­nar al­gu­nas.

Y ol­ví­de­se, ca­da que al­guien te­nía que ba­jar por al­go a la co­ci­na, te­nía­mos que de­jar­lo a la suer­te, pues a to­dos nos da­ba te­rror. Mu­chas ve­ces el que ter­mi­na­ba yen­do era mi her­mano el me­nor, que no­más al­can­za­ba a de­cir “mata mi­cha­cha”, y le to­ca­ba ba­jar por los Frut­sis.

Ese te­rror se vol­vió par­te esen­cial de mi vi­da y has­ta la fe­cha dis­fru­to mu­cho de las pe­lí­cu­las de mie­do, de las ca­sas de te­rror (voy a to­das), de to­do lo que ten­ga que ver con el gé­ne­ro; pero siem­pre tie­ne uno en el sub­cons­cien­te la ga­ran­tía de que al fin y al ca­bo es fic­ción, sa­be­mos que lo que su­ce­de es­tá de­trás de la pan­ta­lla, en el es­ce­na­rio, y eso es un gran ali­vio.

Di­ga­mos que par­te de ese pla­cer por dis­fru­tar el te­rror es el po­der apa­gar la te­le o sa­lir­te de la ca­sa de te­rror. Pero, pú­bli­co que­ri­do, ha­ce unos días vi­ví al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te, una ex­pe­rien­cia muuy dis­tin­ta, y co­mo no quie­ro que es­to pa­rez­ca un co­mer­cial, no voy a de­cir la mar­ca de la cer­ve­za que lo pa­tro­ci­na, pero es un ho­tel de le­yen­das en Pa­seo de La Re­for­ma. Me in­vi­ta­ron en sá­ba­do en la no­che, cla­ro que mi ver­da­de­ro te­rror co­men­zó des­de an­tes de la lle­ga­da pues to­do Re­for­ma y to­dos los ac­ce­sos es­ta­ban com­ple­ta­men­te ce­rra­dos, por­que era una mar­cha ci­clis­ta. Des­pués de dos ho­ras de ver­da­de­ro te­rror pu­de es­ta­cio­nar mi co­che a va­rias cua­dras del lu­gar, en un cen­tro co­mer­cial sobre la Ave­ni­da de los In­sur­gen­tes y ca­mi­nar du­ran­te me­dia ho­ra to­mán­do­me fo­tos y sa­lu­dan­do ci­clis­tas. Ima­gi­nen qué lin­da ex­pe­rien­cia lle­va­ba yo vi­vi­da has­ta el mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.