CENOTES, RE­LI­QUIAS MAYAS

Pre­ten­den crear el ‘Co­rre­dor de los cenotes' pa­ra ofer­tar en for­ma uni­da y só­li­da su ex­plo­ta­ción

Quintana Roo Hoy - - PORTADA - Luis Mén­dez QUIN­TA­NA ROO HOY

Los cenotes (del maya "tz'onot": ‘ho­yo con agua') sur­gie­ron en ca­ver­nas tras los de­rrum­bes de te­cho de una o más cue­vas en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán; con la acu­mu­la­ción de aguas sub­te­rrá­neas, se for­ma­ron es­tan­ques que pue­den ser más o me­nos pro­fun­dos.

Pue­den ser sub­te­rrá­neos, se­mi­abier­tos o abier­tos, ca­rac­te­rís­ti­cas que es­tán re­la­cio­na­das con la edad de la es­truc­tu­ra (los más jó­ve­nes man­tie­nen su cú­pu­la, y que los más an­ti­guos es­tán abier­tos).

LU­GA­RES SA­GRA­DOS

Pa­ra los mayas, los cenotes eran lu­ga­res sa­gra­dos. Allí so­lían rea­li­zar sa­cri­fi­cios y ri­tua­les que se en­mar­ca­ban en su cos­mo­lo­gía; sin em­bar­go, en va­rios pun­tos de Quin­ta­na Roo, co­mo en el mu­ni­ci­pio de Lá­za­ro Cár­de­nas, los eji­da­ta­rios lu­chan por crear fuen­tes de em­pleo ex­plo­tan­do es­tos es­pa­cios co­mo en la co­mu­ni­dad de Nue­vo Xcan, San Lo­ren­zo y Na­ran­jal don­de se pre­ten­de crear el “Co­rre­dor de los cenotes” con el fin de ofer­tar en for­ma uni­da y só­li­da, la ex­plo­ta­ción de es­tos es­pa­cios.

En es­tos eji­dos exis­ten cenotes en par­ti­cu­lar que son de una be­lle­za im­pre­sio­nan­te, el “Yod­zo­not”, don­de pue­den des­cen­der por me­dio de ra­pel o a tra­vés de es­ca­le­ras de ma­de­ra, de mo­do que pue­den des­can­sar a la som­bra de los ár­bo­les que exis­ten den­tro del ce­no­te, y con­tem­plar los pe­ces o las tor­tu­gas te­rres­tres.

Otro ce­no­te, co­no­ci­do co­mo “Los Hal­co­nes”, tie­ne una pro­fun­di­dad de apro­xi­ma­da­men­te 25 me­tros, y se des­cien­de ha­cia una pla­ta­for­ma de ma­de­ra por me­dio de una es­ca­le­ra col­gan­te he­cha a ba­se de ma­de­ra y cuer­das.

“TALÓN DE AQUI­LES”

Aun­que la ma­yo­ría de los cam­pe­si­nos y ga­na­de­ros de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán si­guen uti­li­zan­do el "tz'onot" pa­ra abas­te­cer­se de agua pa­ra su ran­cho o áreas agrí­co­las, al­gu­nos eji­da­ta­rios han vis­to es­tos po­zos o es­tan­ques na­tu­ra­les de agua dul­ce co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra im­pul­sar el eco­tu­ris­mo, que les per­mi­te ob­te­ner fuen­tes de em­pleo; sin em­bar­go, en al­gu­nos lu­ga­res, es­tas fuen­tes se en­cuen­tran sa­tu­ra­dos de co­li­for­mes fe­ca­les.

Un 70% de los cenotes re­gis­tra­dos en Yu­ca­tán (unos mil 800) es­tán in­fes­ta­dos de bac­te­rias pro­ve­nien­tes del la­va­do de le­tri­nas, ac­ti­vi­da­des por­cí­co­las o fo­sas sép­ti­cas y pes­ti­ci­das, por lo que es prio­ri­ta­rio su sa­nea­mien­to y res­ca­te, afir­mó el ar­queó­lo­go y espeleólogo yu­ca­te­co, Sergio Grosjean Abimerhi.

ES PO­SI­BLE CON­TEM­PLAR EN LA BÓ­VE­DA DE LA CAVERNA, CAPRICHOSAS FOR­MAS TALLADAS EN PIE­DRA Las bac­te­rias de los cenotes pro­vie­nen del la­va­do de le­tri­nas, ac­ti­vi­da­des por­cí­co­las o fo­sas sép­ti­cas y pes­ti­ci­das, por lo que es prio­ri­ta­rio su sa­nea­mien­to y res­ca­te” SERGIO GROSJEAN ABIMERHI AR­QUEÓ­LO­GO Y ESPELEÓLOGO YU­CA­TE­CO

Los eji­da­ta­rios lu­chan por crear fuen­tes de em­pleo en es­tas ca­ver­nas con acu­mu­la­ción de agua.

En “Los Hal­co­nes” se des­cien­de ha­cia una pla­ta­for­ma de ma­de­ra por me­dio de una es­ca­le­ra.

Se pue­den con­tem­plar pe­ces o tor­tu­gas te­rres­tres que ha­bi­tan en el lu­gar.

Se pue­de con­tem­plar la im­pre­sio­nan­te bó­ve­da de la caverna.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.