DE PE­NA AJE­NA LAS DIPU­TADAS

Quintana Roo Hoy - - POST LOCAL - ISA­BEL ARVIDE

Otra vez hay que pos­po­ner es­cri­bir de lo im­por­tan­te, de las ra­zo­nes por las que que­dó en li­ber­tad Mau­ri­cio Ro­drí­guez Ma­rru­fo, y có­mo es­to nos de­fi­ne mu­cho del fu­tu­ro de Ro­ber­to Bor­ge, pa­ra ir­nos con la anéc­do­ta, que nos aver­güen­za.

Y que de­be­ría te­ner más que preo­cu­pa­da a Ma­ría Had­dad y a to­das las mu­je­res que as­pi­ran a una po­si­ción a par­tir de su per­te­nen­cia al PRI. Por­que más allá del ri­dícu­lo, la ex­hi­bi­ción de que nues­tras dipu­tadas fe­de­ra­les son unas ca­rre­to­ne­ras sin edu­ca­ción les cie­rra puer­tas.

Por mu­chos años, no ha­ble­mos so­la­men­te del go­bierno an­te­rior, se uti­li­zó a las mu­je­res “po­lí­ti­cas” có­mo re­lleno en una bo­le­ta elec­to­ral. Y su in­clu­sión se de­bió a ra­zo­nes per­so­na­les, tan per­so­na­les co­mo quie­ra ima­gi­nar­se.

¿O qué po­de­mos ima­gi­nar si­quie­ra que la se­ño­ri­ta Sa­ra La­ti­fe Ruiz tie­ne la pre­pa­ra­ción, la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­ber si­do ti­tu­lar de va­rias se­cre­ta­rías y dos ve­ces dipu­tada fe­de­ral? Su lle­ga­da al po­der tie­ne el se­llo per­so­nal de Fé­lix Gon­zá­lez. Así co­mo Ar­let Gón­go­ra, que no era sino una bu­ró­cra­ta sin ca­pa­ci­dad al­gu­na, cuan­do la hi­cie­ron can­di­da­ta pa­ra que per­die­se.

Co­mo des­pués per­dió la elec­ción en Che­tu­mal por el re­cha­zo de sus “elec­to­res”.

Es­ta se­ño­ri­ta, ve­ni­da a más de so­bra, di­ce en su cu­rrícu­lo que tie­ne una maes­tría de “al­ta di­rec­ción” en la Uni­ver­si­dad Anáhuac. Pa­ra lo que ten­dría que ha­ber ter­mi­na­do una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria an­tes… Men­ti­ra so­bre men­ti­ra.

¿Por qué gri­ta­ron “ehh pu­to” a un dipu­tado de Mo­re­na? Qué pe­na te­ner que es­cri­bir de es­to. No hay jus­ti­fi­ca­ción, no hay ra­zón, no hay ex­pli­ca­ción más allá de que vi­ven su pre­sen­cia, re­pre­sen­tan­do al pue­blo de Quin­ta­na Roo, en el Con­gre­so co­mo si es­tu­vie­sen en un bar de ma­la muer­te vien­do un par­ti­do de fut­bol, por­que ni si­quie­ra en los es­ta­dios es­tá ya per­mi­ti­do el gri­to hu­mi­llan­te. Así cre­cie­ron, en­tre gri­tos e in­sul­tos. Así creen que es el mun­do.

Ar­let Gón­go­ra su­ma to­dos los ne­ga­ti­vos po­lí­ti­cos a ima­gi­nar. Y “Sa­ri­ta” no can­ta mal las ran­che­ras en es­to. En las dos hay que re­sal­tar su ca­pa­ci­dad de trai­ción, a to­dos y pa­ra to­do. Y ha­bría que pre­gun­tar por los mo­ti­vos de sus abul­ta­das cuen­tas de ban­co. Las dos tie­nen un pro­ble­ma gra­ve con su cuer­po, y de­mues­tran su pro­fun­do re­cha­zo a su ser fe­me­nino con bu­li­mia o lo que se le pa­rez­ca. Las dos no sa­ben dón­de es­tán pa­ra­das. Las dos lle­ga­ron a don­de es­tán por ra­zo­nes aje­nas a la po­lí­ti­ca.

Pe­ro, so­bre to­do, las dos dipu­tadas fe­de­ra­les, nos aver­güen­zan. Nos po­nen en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la peor for­ma.

Tal vez ha­bría que agra­de­cer­les es­te “gri­to” en el Con­gre­so pa­ra el pro­ce­so elec­to­ral que se ave­ci­na. Han he­cho más con­tra el PRI que el mis­mo Ray­mun­do King y sus in­ca­pa­ci­da­des su­pi­nas, que ya es de­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.