Nues­tra Ca­sa

Quintana Roo Hoy - - POST LOCAL -

La des­truc­ción y el odio que ma­ni­fies­tan las per­so­nas, son apren­di­dos a lo lar­go de la vi­da, por­que den­tro de lo más pro­fun­do del co­ra­zón de los se­res hu­ma­nos exis­te amor y paz, que en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes se ig­no­ra su exis­ten­cia por la fal­ta de prác­ti­ca. Co­mo di­jo Aris­tó­te­les, “El ser hu­mano es bueno por na­tu­ra­le­za, su mal­dad se de­be a la ig­no­ran­cia”.

A lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad hay un apa­sio­nan­te pro­ce­so evo­lu­ti­vo que ca­da día fa­ci­li­ta más la for­ma de vi­vir y ha­ce más dis­fru­ta­ble el pa­so por es­te her­mo­so pla­ne­ta lla­ma­do tie­rra, que es nues­tra ca­sa, la cual en el in­ten­to de dis­fru­tar se ha caí­do en los ex­ce­sos y en una cons­tan­te y pro­gre­si­va des­truc­ción del pla­ne­ta azul.

La tie­rra mi­de 12.742 km. De diá­me­tro, con una po­bla­ción mun­dial, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de­mo­grá­fi­co de las Na­cio­nes Uni­das (2015): de 7350 mi­llo­nes de per­so­nas, y hay la es­ti­ma­ción de cre­ci­mien­to de 80 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos ca­da año, lo que sig­ni­fi­ca que pa­ra 2030 po­dría­mos lle­gar a ser 8400 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y nues­tra ca­sa es tan gran­de que por es­pa­cio no ha­bría pro­ble­ma.

La si­tua­ción que se vi­ve res­pec­to al de­te­rio­ro de los eco­sis­te­mas es más que preo­cu­pan­te pa­ra mu­chas per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes y líderes de na­cio­nes que han pre­ten­di­do to­mar me­di­das de pre­ser­va­ción de es­pa­cios y es­pe­cies, sin dar­se cuen­ta que la so­lu­ción va más allá de los en­ga­ño­sos pro­gra­mas de se­pa­ra­ción de re­si­duos y pac­tos o acuer­dos pa­ra re­du­cir la emisión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, la so­lu­ción es­tá en cui­dar la ca­sa, la úni­ca ca­sa que te­ne­mos y su­bor­di­nar el in­te­rés par­ti­cu­lar (eco­nó­mi­co) al in­te­rés co­lec­ti­vo (Eco­ló­gi­co y sus­ten­ta­ble).

La so­lu­ción es de lo más sen­ci­llo que hay, no más au­to­ri­za­cio­nes de des­truc­ción a cam­bio de cons­truc­ción, no más im­pac­to ambiental a cam­bio de be­ne­fi­cio per­so­nal, no más co­rrup­ción a cam­bio de sa­tis­fa­cer la am­bi­ción, no más mu­ra­llas a cam­bio de nues­tras her­mo­sas pla­yas, no más lana a cam­bio de flo­ra y fau­na, No más sa­tis­fac­ción a ca­pri­chos y ra­bie­tas a cam­bio de des­truc­ción de la ca­sa, nues­tro pla­ne­ta.

Mi abue­la so­lía de­cir: “Dios siem­pre per­do­na, los se­res hu­ma­nos a ve­ces, pe­ro la na­tu­ra­le­za nun­ca” por eso de­be­ría­mos ele­var el ni­vel de con­cien­cia y to­mar de­ci­sio­nes pen­san­do en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Cui­de­mos nues­tra ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.