EL OLÍM­PI­CO ES AZULCREMA

Amé­ri­ca vol­vió a al­zar el vue­lo pa­ra lo­grar su sép­ti­ma vic­to­ria en los 10 due­los más re­cien­tes en CU

Record - - FUTBOL NACIONAL - Por Fe­li­pe Mo­ra­les @el­fran­co­del­fut

Las Águi­las vol­vie­ron a em­pren­der el vue­lo en ca­sa aje­na. Amé­ri­ca re­apa­re­ció en el Es­ta­dio Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio pa­ra re­fren­dar su do­mi­nio an­te Pu­mas y se­llar su triun­fo sie­te en los úl­ti­mos 10 due­los en te­rri­to­rio fe­lino.

Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria siem­pre ha te­ni­do pri­sa de gol cuan­do Pu­mas y Amé­ri­ca jue­gan ba­jo el ra­dian­te sol. Es­tos par­ti­dos son la or­ga­ni­za­ción del caos. La via­bi­li­dad de un fre­ne­sí or­ga­ni­za­do. Tie­nen mu­cho de ejer­ci­cio de fut­bol me­mo­ri­za­do, ver­ti­gi­no­so y exac­to. Otro tan­to de lo ve­loz y lo pre­ci­so con con­tor­nos de im­pro­vi­sa­ción efec­ti­va.

Cuan­do se pi­sa esa can­cha, de­li­nea­da por los tra­zos del an­ta­go­nis­mo, to­do lo es­ta­ble­ci­do to­ma un ta­xi ha­cia la es­pon­ta­nei­dad. Se jue­ga con la mo­tri­ci­dad de lo apren­di­do y con el ta­len­to del pro­ce­so crea­ti­vo de un hé­roe en ac­ción, que to­ma a la vi­da y a la pe­lo­ta co­mo ven­ga.

La to­ma de de­ci­sio­nes en es­ce­na­rios tan ace­le­ra­dos en su con­tex­to, de­man­da un es­ta­do de gra­cia que no se en­tre­na. Se jue­ga. Y el Amé­ri­ca lo hi­zo a tra­vés de los bo­ti­nes de se­da de Ori­be Pe­ral­ta, que sir­ve ba­lo­nes al área, co­mo cuan­do se sir­ve un ca­fé, que se be­be Sil­vio Ro­me­ro sin so­plar­le. Así des­pier­tan los fut­bo­lis­tas de área. Sal­tán­do­se la co­mi­da y dis­fru­tan­do la so­bre­me­sa.

Ro­me­ro ha­bía pul­ve­ri­za­do la por­te­ría, por­que la jus­ti­cia no sa­bía de con­ce­sio­nes. Nico Cas­ti­llo ha­bía de­ja­do ir un gol co­mo un es­tú­pi­do de­ja ir al amor de su vi­da. Ori­be hi­zo el se­gun­do, con un ja­lón co­mo an­te­ce­den­te y un des­plan­te de de­lan­te­ro ca­ro, co­mo con­fir­ma­ción de que hay ano­ta­cio­nes que per­do­nan in­frac­cio­nes.

Pe­ro Pu­mas es mu­cho más equi­po cuan­do el sol se es­con­de un po­co. Le pla­cen las som­bras. Le gus­ta ser una re­mon­ta­da en­cu­bier­ta. Cas­ti­llo, en­ton­ces, le lle­vó ro­sas a la red y fue per­do­na­do. Si ya le ha­bía fa­lla­do una vez, aho­ra se iban al gol de la mano con un ca­be­za­zo fes­te­ja­do, an­tes de ha­ber si­do eje­cu­ta­do, an­te tan­ta au­sen­cia de mar­ca.

Cas­ti­llo rom­pe la Li­ga. No sa­be de ano­ta­cio­nes fue­ra de ca­sa. Ahí se con­fir­ma co­mo un lí­der de go­leo que se sien­ta en la sa­la, en­cien­de la te­le, dis­pa­ra, se pre­pa­ra un sánd­wich y que no pa­ga ren­ta en CU. Lo ha­bi­ta. Ahí se duer­me y se le­van­ta. Se ba­ña y se em­pa­pa de ano­ta­ción. Los in­vi­ta­dos co­mo Mar­che­sín a ve­ces le lle­van re­ga­los en dis­pa­ros de me­dia dis­tan­cia.

Así, Pu­mas era más, por­que nun­ca fue me­nos. Pe­ro el Amé­ri­ca cuen­ta con Do­mín­guez, el que pro­bó que en el fut­bol, el cam­bio de ve­lo­ci­dad y la ace­le­ra­ción en­cau­za­das nor­mal­men­te ter­mi­nan en gol, por­que a la sor­pre­sa le gus­tan los atre­vi­mien­tos. De esa for­ma, es­qui­vó tram­pas en tres cuar­tos de can­cha e hi­zo un gol en­tre­na­do por la vo­lun­tad ati­na­da. La le­sión se cu­ró con gol.

CU vol­tea a ver a la lu­na. Aún se pre­gun­ta qué pa­só en una tar­de en la que les apa­ga­ron el sol.

IM­PO­NEN­TE. Ori­be Pe­ral­ta re­ma­ta pa­ra el gol, con Sal­dí­var ya ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.